martes, 25 de mayo de 2010

Dean CóRnito para Diputado

Iba a escribir un artículo sobre la barbaridad que es que los diputados se hayan recetado un aumento salarial de ₡1.8 millones al mes, lo que representa un incremento del 72% en sus ingresos, y que lo hayan hecho sin siquiera haber cumplido un mes en sus nuevos puestos. Pero después de mucho análisis y un intenso debate interno, he decido no ser tan hipócrita, ya que eso mismo es lo que yo quiero. La verdad es que la calle está muy dura, y ganarse ₡4.3 millones es algo que me toma varios meses. ¿Qué haría Dean CóRnito por un salario de ₡4.3 millones? Pues lanzar desde ya su candidatura para una diputación en el 2014.

Seguir leyendo...

La gran ventaja que tiene Dean CóRnito de esperarse hasta el 2014 es que para ese entonces el salario de un diputado va a ser de ₡6.350.000, porque la ley aprobada incluye, además del aumento inmediato del 72%, dos aumentos anuales del 5% cada uno sobre el salario vigente en ese momento, empezando en noviembre del presente año. Entonces reformulo la pregunta: ¿Qué haría Dean CóRnito por un salario mensual de ₡6.35 millones?

Por un salario de ₡6.35 millones mensuales, Dean CóRnito promete asistir a la mayoría de las sesiones del Congreso, tragarse sin chistar los encendidos discursos de Merino o quien lo sustituya en el 2014, escoger la curul justo al frente a la de Viviana Martín para pasarse la tarde entera viéndole la cara de Miss Universo, abandonar sus ideales liberales y proponer nuevos aumentos de impuestos – los cuales van a ser necesarios para cubrir el aumento del 72% que voy a proponer en mayo del 2014 para que la nueva Asamblea, mi Asamblea, no se quede atrás de la de los actuales padres de la patria.

Por “ganarme” un salario de ₡6.35 millones al mes, ni siquiera me voy a molestar en convalidar mis títulos de universidades extranjeras para acreditar mi preparación, voy a traspasar a mi esposa las acciones de la empresa que tenemos de manera que no viole la dedicación exclusiva, besaré bebitos malolientes en algún precario de mi natal San Eustaquio, y firmaré una declaración de sumisión total y absoluta a los deseos y propuestas de política social de Monseñor Hugo Barrantes y de la Conferencia Episcopal.

No pierdan de vista, mis estimados futuros votantes, que por ₡6.35 millones mensuales, también habría un montón de cosas que Dean CóRnito no haría.

Por un salario de ₡6.35 millones prometo hacer las de Guillermo Zúñiga y no contarles que el verdadero costo del tan necesario y justificado aumento salarial es de alrededor de ₡1.940 millones tan solo en los primeros 12 meses desde su entrada en vigencia, y no de ₡900 millones como nos dijo la paladina de la justicia diputadil Viviana Martín, ni de ₡1.500 millones como nos dijo el colega Zúñiga, aunque no nos quiera decir por qué. Ni siquiera les voy a contar que el costo en cuatro años del exiguo aumentillo ascenderá a alrededor de ₡9.050 millones (aumentos anuales incluidos), ni mucho menos que con eso se podría construir unas 1.800 viviendas de interés social, o cubrir casi la totalidad de las becas del programa Avancemos durante 4 años.

Prometo tampoco decir nada cuando el Presidente de la Asamblea (y diputado por tercera o cuarta vez), Luis Gerardo Villanueva, o la Jefa de Fracción Viviana Martín nos expliquen de dónde van a salir los recursos para pagar el aumentillo. No les contaré que los prometidos recortes en rubros como combustibles, viáticos y transporte en el exterior, capacitaciones, mantenimiento de edificios, licencias de software, y bebidas y alimentos no alcanzan ni para cubrir la mitad del costo anual del aumentillo. Tampoco les diré que si bien esos rubros pueden ser recortados por los diputados, el recorte es por un ejercicio fiscal únicamente, y que nada garantiza al pueblo que para los siguientes ejercicios fiscales no se vuelva a aumentar esas partidas. Es más, no les voy a contar que recortar algunos de esos rubros, tales como capacitaciones, software y viáticos, a quienes perjudicará será a los funcionarios de planta de la Asamblea (no a los diputados) y repercutirá negativamente en la eficiencia del funcionamiento legislativo. ¿Para qué les voy a contar que cualquier recorte en mantenimiento de edificios se pagará con intereses en los años posteriores?

A mis futuros compañeros diputados prometo no decir nada cuando mi colega Fabio Molina, o cualquier otro imbécil de similar calaña diga, con toda la faja de tiros expuesta de la risa que le da la animalada que está diciendo, que no es un aumento de salario, sino un cambio en la forma de retribuir las labores de los funcionarios públicos. No me voy a recordar de mis épocas de bloguero subversivo y anónimo cuando llamaba las cosas por su nombre y les decía que la mona, aunque se vista de seda, mona se queda. No señores, por ₡6.35 millones mensuales no haría nada de eso, porque seré un Diputado de principios. El pueblo lo que quiere es circo, y estas explicaciones son demasiado engorrosas.

Cuento con su voto para el 2014. ¡Dean CóRnito para diputado, y que viva la Pepa!

2 comentarios:

  1. excelente articulo ... y terminamos escuchando a Fishman decir que el aumento se hace para "hacer saber al pueblo" cuan meritorio, transcendental, importante es llegar al puesto de diputado!! por Dios!!!

    mas ironia... mas sarcasmo..solo aqui en Tikicia Land

    ResponderEliminar
  2. A veces, Costa Rica hace chistes sobre sí misma :/

    ResponderEliminar