lunes, 23 de enero de 2012

¿Firme y honesta?

Apenas se destapó el escándalo du jour, del cambio aparentemente fraudulento de cheques por parte de personeros de la campaña del PLN que la llevó a la Presidencia, doña Laura Chinchilla  no vaciló en desmarcarse de los actos irregulares.  “Pareciera que los cuestionamientos, fundamentalmente, están haciendo alusión a una estructura local, a una estructura descentralizada. Es decir, a lo que es el cantón Central de San José, de manera que no pareciera que se refiere, digamos, a la estructura central de campaña”, fueron sus palabras.

Tan solo un día después, se reveló que las irregularidades con los cheques fueron más comunes de lo que la Presidenta nos quisiera hacer creer. Según La Nación, de 109 cheques analizados (de un total de más de 500 presentados al TSE como evidencia del pago de servicios de transporte), casi el 92% fueron cambiados por funcionarios de la campaña del PLN en 19 cantones diferentes. También el Diario Extra nos informa que han sido encontradas anomalías en el cambio de cheques en 64 de los 81 cantones. Es decir, la práctica no se circunscribió al cantón central de San José,  y más bien hay evidencia de un patrón repetitivo a lo largo y ancho del país.

Doña Laura podrá alegar desconocimiento de los manejos de los fondos de su campaña, y en honor a la verdad, no se puede esperar que el candidato o candidata esté al tanto de la minucia y del detalle del día a día de la operación de la campaña.  Pero cuando presenciamos un patrón tan claro y la evidente de intención de estafar al Estado – además de a los proveedores de los servicios que nunca vieron los dineros que en su nombre fueron incluidos en la liquidación al Tribunal Supremo de Elecciones – no se vale que la máxima dirigente de la campaña haga las de Poncio Pilatos y venga ahora – casi 2 años después – a pedir que los responsables directos “den explicaciones lo más detalladas posibles” de lo sucedido.

Algunos pecan por comisión, y otros por omisión, pero a cada uno le toca aceptar su parte de responsabilidad. Doña Laura, como candidata a la Presidencia, era la máxima dirigente de su campaña, y como mínimo le corresponde una responsabilidad solidaria en los hechos denunciados. Como dirían en inglés, that’s where the buck stops.


7 comentarios:

  1. Parece que nadie está al salvo de la choriceada... ¿y el PAC?

    Parece que este es el "modus operandi" en la política... es, supongo, lo que llamaban la "engrasada maquinaria electoral"...

    ResponderEliminar
  2. Y vamos a seguir con la misma porqueria? Sera q en C.R no qdan politicos con un minimo d vrguenza? Y ahora viene esta y al mejor estilo d Figueres pretend hacrse d la vista gorda con todo el asunto!! A q hemos llegado y mas important q se requiere pr q en este pais haya un poco d honestidad x part d quienes nos gobiernan??

    ResponderEliminar
  3. Me extraña don Dean que se sume a la tropa de chuchingas que pulula en el país, con esas figuras grotescas de la Presidenta.

    Y qué es exactamene lo que quiere que haga ella? Estamos en una República de leyes, con presunción de inocencia y sistema judicial que se hara´cargo de estos problemas en su debido tiempo. No es necesario que la Presidenta actúe como los monarcas de antaño, que podían poner y quitar ministros y parlamentarios incluso a su antojo.

    Y habría que pensar si hay tanto escándalo en el financiamiento de partidos, no será quizás por lo alambicado y verdadermente complejo en que el TSE ha convertido el sistema, con un sadismo poco común, y que parece indicar que dicho organismo no estará feliz hasta que sea él mismo el que gaste los dineros de la campaña para cada partido personalmente, algo que no sería para nada adecuado para el país.

    En Chile, la contribución estatal se reparte a la semana de haber ocurrido la elección, por voto recibido por cada partido. Nuestor país, donde la constitución especifica una ayuda estatal a los partidos, el TSE entrega el dinero luego de un engorroso, estúpido e inútil trámite de liquidación de gastos, que al parecer no sirve para nada y sólo estimula coportamientos poco recomendables, como el PLN o el Libertario. Y al final, llevamos ya más de 2 años de la última elección y siguen saliendo ¨escándalos¨ que no son más que absurdos que desaprecerían con una adecuada fiscalización de TODOS los ingresos de los partidos. Incluso las contribuciones en especie, donde el PAC recibe mucho de su apoyo.

    Esta majadería de los pseudo escándalos de dineros electorales es un ejemplo más de cómo en este país nos empeñamos en construir un sistema con el peor de los dos mundos. Alguien fuera del TSE debería ver en forma objetiva y clara cómo mejorar el sistema para hacerlo más expedito y transparente. Volver a la repartici´n anticipada de la Deuda Política con base a resutlados de la eelcción anterior y contribución por voto recibido sería un primer buen paso.

    ResponderEliminar
  4. jajaja el problema no es solo de quienes nos gobiernan, es de nosotros que permitimos que nos gobiernen asi, asi que no se hagan las victimas

    ResponderEliminar
  5. Lo que se pregunta cualquier costarricense es hasta donde se justifica el pago de la deuda electoral de esta magnitud y luego los gobernantes hablan del problema fiscal y los políticos llegan al poder y continuan con sus ansias de ver que más le sacan al país, donde se benefician a sí mismos y mientras, los menos, los de menos recursos, los de menos oportunidades, la clase obrera, somos los que pagamos los impuestos antojadizos de estos politiquillos que se siguen sirviendo con cuchara grande. Esto del financiamiento de campaña, perdón, pero es una alcahuetería.

    ResponderEliminar
  6. Seguro que vamos a creer que no sabia nada... jajaja sinverguenzas los polìticos, pero algun dìa tendràn que dar cuenta a Dios de todas sus acciones, porque todo ese dinero mal habido en el infierno les servirà para pagar màs tormento y màs tormento por la eternidad

    ResponderEliminar