martes, 30 de septiembre de 2014

La gota que derramó el vaso

Carta Abierta a Luis Guillermo Solís

Estimado señor Presidente:

Mi nombre es Dean CóRnito, soy uno de los blogueros más antiguos del país, y probablemente el único de los originales que mantiene su blog tal cual era en aquellos remotos tiempos. Usted es el cuarto Presidente de la República al que me dirijo desde que inauguré La Suiza Centroamericana. Si desea saber más de mí, puede leer esto o pedirle a Mariano que me rastree.


 En mi usted encontrará a un crítico tenaz, pero también leal. No le voy a endilgar culpas que no le corresponden, y le voy a reconocer sus logros cuando lo amerite. Pero sobre todo lo que haré es criticar, con el ánimo de despertar conciencias y alertarlo cuando aún se pueda corregir el rumbo. Dirá usted que es muy fácil criticar, pero es mucho más difícil construir. Lo sé muy bien porque fui funcionario público, porque hoy soy un pequeño/mediano empresario que lucha con las uñas en su intento por superar todos los obstáculos que la burocracia y la mediocridad ponen en su camino, y porque llevo más de nueve años haciendo crítica de la gestión gubernamental desde este rincón cibernético, y conozco sus bemoles. Usted es una persona inteligente y entenderá que:

  •           Ejerzo mi derecho al berreo, consagrado en términos más elegantes en nuestra Constitución Política.
  •          Soy economista y creo en la división y especialización de las labores.
  •          Yo no fui electo para gobernar. Es más, ni siquiera he sometido mi nombre a consideración popular, y no tengo la intención ni los deseos de hacerlo.

Con esto le quiero decir que no es mi trabajo proponer soluciones, aunque cuando esté a mi alcance, tenga la seguridad de que lo haré.  Usted fue quien decidió bajarse del Olimpo académico para someterse a los rigores de la política. Usted fue votado por una amplia mayoría de mis compatriotas. Usted fue elegido para gobernar, lo cual requiere de una propuesta y un plan de acción. Es a usted a quien le toca construir.  Yo, como dicen, hago patria todos los días desarrollando proyectos que pretenden generar crecimiento, bienestar y empleo, invirtiendo en ellos mis recursos, mi tiempo y mi talento.

Ni durante su campaña, ni durante los 145 días que lleva en el gobierno, lo he criticado en este blog. Los años, y la madurez que a veces llega con ellos, me han enseñado a dar a la gente una oportunidad de demostrar lo que son, lo que traen, lo que tienen, o lo que aportan. Usted solito se fijó el benchmark de los 100 días, y a pesar de la decepción que me causó su informe, no lo critiqué. Ya se lo dije: yo fui funcionario público, y sabía que no es mucho lo que se puede lograr en 100 días. Sobre todo cuando no tenemos claro para qué fue que el pueblo nos eligió.

Don Luis Guillermo, la cosa está así: las tasas de interés vienen subiendo desde el año pasado, en algún momento tendrá que haber una devaluación (la de principios de año se quedó corta), el gobierno tiene un déficit que ronda el 5.5% del PIB, y Moody’s nos acaba de bajar a categoría de junk bonds.  El costo de la vida, además, se ha disparado, y el costo de producir en este país se ha vuelto prohibitivo. Pregúntele a cualquiera de las empresas que ha cerrado operaciones este año, sea Intel, Yanber, Bank of America, o la pulpería de mi barrio. Nada de esto es culpa suya, y no lo voy a criticar por ello. Es lo que heredó.

Pero hablemos entonces de lo que usted si puede hacer, y de lo que ha hecho. Para el próximo año presentó SU gobierno un presupuesto de gastos con un incremento del 19% (entre tres y cuatro veces la inflación esperada). Dice don Helio que en realidad el crecimiento es del 12%, si excluimos el servicio de la deuda (que también es heredada). Valga la aclaración, pero le advierto que en La Suiza Centroamericana, cualquier cosa que usted o su gente diga podrá ser y será usada en su contra a la primer oportunidad.  Ese 12% de don Helio sigue siendo más de dos veces el crecimiento esperado en los precios, algo poco sano para una economía en crisis. Es alimento para el déficit, la inflación, y las tasas de interés, con lo que se persigue robarles el ingreso a los ciudadanos, y negarles a los empresarios la posibilidad de hacer negocios y crear empleo.

Usted nos dijo en campaña que no pediría nuevos impuestos antes del 2016, porque quería poner la casa en orden y ganarse nuestra confianza de que iría a manejar esos recursos de manera eficiente y responsable. Le soy sincero: no tengo ningún problema con que usted mande nuevos impuestos a la Asamblea desde ahora, para que entren en vigencia en el 2016. Nunca creí, ni en campaña, que usted sería tan iluso de esperarse al 2016 para enviar a la Asamblea un proyecto que puede tardar varios años en discutirse, si lo quiere en vigencia para el mismo 2016.

Iluso no fue; los proyectos de ley ya están haciendo cola para ser enviados a la Asamblea. Lo que no ha hecho, don Luis Guillermo, es el menor esfuerzo por poner la casa en orden. Si es bien sabido que el Estado despilfarra recursos, ¿cómo se atreve usted a pedir un incremento de casi una quinta parte en el presupuesto? ¿Qué clase de orden es el que quiere poner? ¿Y cómo se atreve a insistir, usted, su Ministro de Hacienda, su Ministro de la Presidencia, o el Jefe de la DIS  (por cierto, ¿qué pitos toca en esta discusión?) en que ese presupuesto fue revisado a conciencia y que no se le puede recortar nada sin dejar al Estado incapacitado para actuar?

Sabemos que Ottón Solís puede ser muy terco, y no es exactamente santo de nuestra devoción. Pero al César lo que le pertenece: su lucha por controlar el gasto público es cosa de toda la vida, y no un capricho oportunista. Él ha intentado hacer – muy a su manera – lo que su Ministro de Hacienda no hizo a tiempo. Si a usted no le gusta la forma de proceder o los recortes que Ottón propone, debieron de venir de su gobierno las propuestas. Fue usted, y no él, quien se vio muy mal al montarle la caballería, enviarle a Victor Hugo Morales a la subcomisión el fin de semana, e insistir en que el presupuesto no se podía recortar, para finalmente mandar una propuesta que pretende rebajarlo en 221 mil millones de colones. ¿Se podía o no?

Lo que me lleva a escribirle esta carta es el cinismo de esa propuesta de recorte presupuestario.  Muchos caerán de majes, pero no yo. Ya he vivido y visto mucho como para irme en la finta. O tal vez sea que yo no tengo la jupa llena de helio.

Una vez más tengo que coincidir con Ottón Solís, cuando afirma que de esos 221 mil millones con los que don Helio nos pretende engañar, únicamente 61 mil millones son reducción real del gasto.  Lo demás es posponer gastos (100 mil millones) o financiarlos de otra manera (60 mil millones).

Para mí la gota que derramó el vaso, don Luis Guillermo, son esos 100 mil millones de colones de bonos de la deuda pública que vencen en el 2015 y usted pretende renegociar al 2020. Yo creí sinceramente que usted buscaba hacer las cosas de una manera diferente a la de “los mismos de siempre” que tanto criticó en campaña. Pero lo que usted está haciendo es sacado verbatim del manual de la política tradicional: es simplemente patear la bola para adelante, y dejándole desde sus primeros meses de gobierno, una nefasta herencia a su sucesor. No está contribuyendo a racionalizar el gasto, ni mucho menos a generar los ahorros suficientes para hacerle frente a esa obligación dentro de cinco años.  Y además lo está haciendo de la forma que tanto le hemos criticado en este blog a los políticos que le antecedieron en Zapote: tratando de verle al pueblo la cara de idiota.

Los errores se perdonan (y hasta se corrigen, cuando se tiene la suficiente humildad para reconocerlos). Las diferencias ideológicas se superan o se dejan de lado. Pero la falta de respeto de los gobernantes a su pueblo no puede ser tolerada. Don Luis Guillermo: yo tan solo le recuerdo sus palabras del pasado 8 de mayo: “Cuando me equivoque, corríjanme; cuando me pierda, búsquenme; cuando flaquee, denme fuerzas. Si no les escucho, reclámenlo; si les abandono, si no estoy ahí cuando más me necesiten, si usurpare con aviesa intención la confianza depositada en mí con tanta generosidad por un pueblo que demanda honestidad y buen gobierno, repúdienme.”  Éntrele en serio a la reducción del gasto público, ponga en cintura a esa burocracia que se ha convertido en un verdadero lastre para el productor nacional, y trate así de ganarse nuestra confianza si pretende que le acompañemos en la subida de impuestos que cree usted necesaria.  Ver para creer.

Yo, al igual que usted, creo en la importancia de los simbolismos en la gestión política. Pero gobernar no es izar banderas (que le aplaudimos), hacerse selfies en las celebraciones del Mundial, asumir poses patrioteras,  ni publicar frases ingeniosas en Twitter. Usted, entiendo, es historiador y politólogo. A usted le corresponde asegurarse de que su gobierno no pierda nunca de vista el bosque.  Hasta ahora, no parece que nadie le esté fijando el rumbo a la gestión de su Administración, y se están pegando contra todos los árboles.

17 comentarios:

  1. Mae, y lo que proponía Ottón era factible? Eran razonables los recortes? Es que yo entiendo que para cambiar de rumbo a un barco tan grande como el presupuesto se necesita tiempo, en ese sentido si sería razonable patear la bola mientras se reorganizan las cosas...

    ResponderEliminar
  2. Terox, el presupuesto del gobierno incorpora un crecimiento del 19%. La propuesta de recorte de Ottón Solís representa apenas un 3.9% del presupuesto total. O sea, que aún si se aprueba íntegra, el presupuesto estaría creciendo en alrededor de un 14.35% con respecto al año pasado. ¿Todavía te parece que no sea factible o que sea mejor patear la bola pa'lante?

    ResponderEliminar
  3. Interesante. Espero las reacciones del Presidente, con el objetivo de conocer las razones de este "plan" fiscal; si es que se le puede llamar plan a su acción, en este punto de la controversia.

    ResponderEliminar
  4. Sobre la antigüedad de tu blog. Creo que te gano. http://barvak.blogspot.com/2004/05/inicio-de-mi-weblog.html

    ResponderEliminar
  5. Si, por casi un año :)


    Por eso dije que soy uno de los blogueros más antiguos, no el más!!!

    ResponderEliminar
  6. O sea el señor abre una discusión importante y sale ud con que era mas antiguo en los blogs que el....

    ResponderEliminar
  7. Dean CóRnito, hoy por primera vez leo su blog y me gusto tanto, que leí varios mas.

    Es claro que nadie es dueño de la verdad absoluta, y que los medios son suseptibles de sus propios intereses, por lo que la economía es una materia complicada para los la mayoría de los ciudadanos

    Los políticos conocen esa debilidad de la gente por lo intentan vernos la cara de brutos y nuestro flamante nuevo señor presidente no es la excepción.

    Aunque yo no sepa nada de economía, el intento de don Luis Guillermo por tomarme el pelo me molesta mucho.
    Como va a ser que nuestro presidente nos dice en el informe de los 100 días es un mal generalizado el mal uso de los recursos públicos, que abundan los funcionarios corruptos, ineptos, torpes y faltos de compromiso quienes son los que manejan muchos de los recursos públicos y 15 días después nos presenta el presupuesto mas alto de la historia?
    Algo no calza

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por sus comentarios, Blopa. En efecto, yo me hago las mismas preguntas que usted, y por eso este artículo que comentamos. Definitivamente, algo no calza.


    Espero verlo por aquí a menudo. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Pues no sé, obviamente hay que reducir los gastos del gobierno, y mucho, pero tiene que ser donde no duela después... y hay cosas que no se pueden (todavía).. por ejemplo, reducir las transferencias a las U (ahí hay bastante que recortar)...

    ResponderEliminar
  10. La cosa, Terox, es que si nos ponemos a esperar a que se aclaren los nublados del día, nos va a caer la tormenta encima. La situación fiscal ya está llegando al grado de explosiva. Y las consecuencias serían muchísimo peores.

    ResponderEliminar
  11. La cosa, Terox, es que si nos ponemos a esperar a que se aclaren los nublados del día, nos va a caer la tormenta encima. La situación fiscal ya está llegando al grado de explosiva. Las consecuencias de no actuar ahora serían muchísimo peores que las del recorte.

    ResponderEliminar
  12. http://sonarconlospiesenlatierra.blogspot.com/2013/12/costa-rica-deficit-fiscal-crecimiento.html ---aquí el enlace al blog de Luis Paulino Vargas (economista) quien afirma que el abultado déficit fiscal con que HEMOS VENIDO VIVIENDO en las últimas décadas no ha sido causa de inflación ni aumento de las tasas de interés... Yo no soy economista y me parece muy interesante la discusión. Parece que hay un recetario en ciertos pensadores en economía que dicen: alto déficit = inflación + suben las tasas de interés ... Y Luis Paulino rebate con su conocimiento y los datos históricos, esta posición... Interesante

    ResponderEliminar
  13. Felicito a Dean CóRnito por su blog y por la opinión sobre el gobierno Solís Rivera y el análisis bastante objetivo de la situación actual.

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias por sus conceptos, Turco Tico, y por sus comentarios. Leí el artículo de don Luis Paulino, y su discusión da para hacer otro post completo... que no me comprometo a hacer por falta de tiempo. Pero me parece relevante hacer un par de comentarios, para dejar sentada mi posición al respecto.

    Don Luis Paulino hace una apología del keynesianismo, más que todo desde un punto de vista teórico. Es decir, no aporta un solo dato verificable que nos hable de la utilidad de hacer lo que propone (incrementar el gasto para dinamizar la economía), ni de la veracidad de su afirmación (que el recorte del gasto dispara el déficit). Algunos ejemplos recientes nos demuestran lo contrario.

    1. Canadá se embarcó hace unos años en la más drástica reducción del gasto público de la post-guerra, y lo hicieron acompañar de una importante reducción de impuestos. Hoy tienen unas finanzas públicas bastante sanas (déficit fiscal del 1.4% y con perspectivas de llevarlo a cero el próximo año), y una economía relativamente robusta (se considera que es el país desarrollado que mejor sobrellevó la recesión del 2008-9). Refuta por completo lo asegurado por don Luis Paulino. Al respecto le recomiendo leer estos artículos: http://www.libremercado.com/2014-09-27/canada-esquivo-la-crisis-bajando-el-gasto-publico-y-los-impuestos-1276529235/

    http://www.expansion.com/agencia/efe/2013/03/21/18191233.html

    2. La receta keynesiana (aumentar el gasto público en momentos de crisis) FUE EXACTAMENTE LO QUE HIZO OSCAR ARIAS SÁNCHEZ en el 2008-2010. ¿Cuál fue el resultado? Es cierto que se amortiguaron los peores efectos de la recesión, pero a cambio hoy tenemos las finanzas públicas en trizas, un crecimiento económico mediocre, y ya se está empezando a disparar la inflación.

    Para mi lo más curioso de todo este debate es que justamente quienes creen positivo aplicar el criterio keynesiano hoy en día, son algunos de los peores detractores de Oscar Arias. Eximo de responsabilidad a los liberales, que con los mismos argumentos con que criticaron las políticas de Oscar Arias en su momento, combaten ahora las pretensiones del gobierno de ponerse a gastar a lo loco.

    ResponderEliminar
  15. Es interesante, pero tampoco aporta una clara estrategia o posible solución. Yo mismo se lo he preguntado a Luis Paulino, por la respuestas que me ha dado y algunos de sus otros interesantes artículos, Infiero que sugiere una reactivación de la economía interna a través precisamente del gasto estatal directo o indirecto, y a su vez progresivamente ir desvinculando a CR de su mercado tradicional de exportaciones para insertarlo en los mercados "emergentes" tipo ALBA . Esto es solo una inferencia mía pues sé que Don Paulino es también miembro del FA y siempre aunque sea economía, la afiliación ideológica (especialmente extrema) inclina la percepción hacía un modelo X

    ResponderEliminar
  16. Los presidentes siempre se equivocan que pueden hacer por el país con el dinero disponible. En Costa Rica no se puede plantear rumbos políticos ni financieros, pues la barca Costa Rica solamente necesita un capitán que sabe navegar para no hundirse en el oleaje de la brava mar financiera causada por el portaaviones USS US.

    ResponderEliminar
  17. Al igual que la gran mayoría
    me tome el tiempo para leer todas y cada una de las palabras aquí expuestas y
    debo confesar que estoy de acuerdo en casi todo, está claro que los gobernantes
    suelen jugar con el pueblo y que a pesar de que esperábamos muchos del Señor
    Presidente, parece que es un poco más de lo mismo pero con colores
    diferentes y como bien lo dices, esperemos que pueda buscar ese rumbo que creíamos
    que tenia y llegue a sus ojos este comentario y no solo el articulo si no las
    muchas opiniones que de él se han agarrado. Sabemos que 100 días no son
    suficientes pero mucho menos 4 años y al parecer ya el tiempo es menos que
    cuando empezó y el país sigue igual, muchos ministros no tiene el conocimiento
    adecuando de con quién están bailando esta fiesta, y lo peor es la falta de
    buscar humildemente la ayuda adecuada, no es solo venir y dictar órdenes, es
    mucho más que eso… espero al igual que todos que no sea muy tarde cuando se den
    los cambios que el “Presi” prometió…

    ResponderEliminar