martes, 26 de abril de 2005

Grandes aspiraciones - 1ª Parte

En estos días en que nuestros “líderes” políticos no se atreven a tomar decisiones ni a fijarle un rumbo claro al país, es de rescatar la posición diáfana y consecuente que han asumido los dirigentes sindicales costarricenses. Eso es lo que se llama tener los pantalones bien puestos, y las neuronas cerebrales en su lugar y funcionando al 100%. Yo quise que las cosas no se queden en una simple declaración de intenciones de un grupo de dirigentes sindicales. Semejante virilidad y sabiduría no puede ser desaprovechada, especialmente no en estos días aciagos en que el Presidente no se acuerda donde dejó sus propios pantalones (será en el desaparecido Palacio del Pantalón?), ni dónde quedó su cabeza (no estoy seguro, pero tengo la corazonada de que se le quedó allá al final de la calle ancha de Pavas, a mano derecha, donde alguna vez trabajó).

Pero no estoy aquí para criticar a nuestro egregio Presidente (ni para ofender a los enfermos mentales del antiguo Chapuí), sino más bien para sugerir maneras de aprovechar la feliz coyuntura de que en nuestro país hayan surgido – desde lo más selecto del movimiento obrero – líderes con la capacidad para formular las valientes y sesudas declaraciones que motivan este comentario. En este sentido, me puse en contacto con don Albino Vargas, y le propuse que la Comisión Nacional de Enlace fundara un nuevo partido político dirigido por estos héroes de nuestros días. Raudo y veloz, don Albino se puso manos a la obra, y hace un par de días tuvo la gentileza de enviarme una copia del manifiesto político del nuevo partido, que por cierto se llamará Partido Auténtico Socialista Obrero de Centro América (PASOCA). Las siguientes son algunas ideas que me comentó don Albino durante nuestra conversación.

El PASOCA no será un partido como cualquier otro. Tomando prestadas algunas ideas de don Pepe, no pretende llegar al poder mediante el engorroso proceso de elecciones libres y democráticas en las que el pueblo se puede equivocar. Pero a diferencia de don Pepe, aspira a un modelo chavista bolivariano posiblemente unipartidista una vez que alcance el poder. No incurrirán en el gasto de organizar las típicas elecciones multipartidistas de las democracias burguesas, sino simples referendos populares como los que ocasionalmente observamos en Cuba. El PASOCA, a diferencia del PLN fundado por don Pepe después de haber tomado el poder por la fuerza, no será un partido de las clases medias burguesas neoliberales, sino de los pobres. En ese sentido, el PASOCA aspira a representar a la inmensa mayoría de la población costarricense.

El objetivo de largo plazo del Partido Auténtico Socialista Obrero de Centro América es la centroamericanización de Costa Rica. Para ello, deberá alcanzar el poder después de una revuelta – proceso al que las autoridades del partido se referirán como desobediencia civil – provocada por el error del pueblo al elegir al neoliberal vende patrias de Oscar Arias (Nota del autor: Nótese que el disparador de la revuelta sólo podrá ser la equivocada reelección de la Paloma de la Paz, porque la otra posibilidad mencionada en el manifiesto, que don Abel Pal’techo envíe el TLC al Congreso, no va a suceder porque con los huevos tan caros a como están, no creo que el ilustre Presidente encuentre los suyos de aquí al 8 de mayo del 2006).

Como todo partido político que se precie de respetable, y como además el PASOCA no es una máquina electoral porque no le interesa participar en procesos de esa naturaleza, es requisito indispensable contar con una plataforma ideológica que guíe su labor de gobierno.

El manifiesto ideológico del Partido Auténtico Socialista Obrero de Centro América está contenido en un documento aptamente llamado “La Centroamericanización de Costa Rica”. En él se describen las grandes aspiraciones que tienen para nuestro país estos valerosos y respetados ciudadanos fundadores del la Comisión Nacional de Enlace y del PASOCA. Aunque no es este el lugar ni el tiempo para transcribir el documento completo, si es importante dar a conocer sus principales postulados, para que el estimado lector pueda apoyar a este nuevo partido sin reservas. Consistente con el tema de la centroamericanización de nuestro país, las siguientes son las principales metas de en eventual gobierno popular del PASOCA.

En materia de política social, que constituye el principal eje de acción programática del PASOCA, la meta es alcanzar el porcentaje de familias viviendo por debajo de la línea de pobreza logrado por Guatemala en el año 2000. No hay que perder de vista que el PASOCA se identifica como el partido de los pobres, y aspira a representar a la gran mayoría de los costarricenses.

En cuanto a la política económica, el PASOCA aspira a alcanzar el nivel de ingreso nacional per capita de Nicaragua. Pasando a la salud pública, se propone alcanzar la esperanza de vida de los hondureños, la tasa de mortalidad infantil de Guatemala, y el porcentaje de hogares con acceso a agua potable de El Salvador.

En el tema de la educación, el PASOCA pretende llevar la tasa de matriculación o cobertura de la educación primaria y secundaria a las alcanzadas por Nicaragua y Guatemala respectivamente, con lo que podrá el país alcanzar, en un plazo más largo, las tasas de alfabetización de ambos países.

También es importante contar con un programa para los primeros cien días de gobierno, que señalarán el rumbo para el resto de la administración pasoquista. En ese sentido, las siguientes son algunas de las medidas de emergencia que tomará el PASOCA una vez que ascienda al poder después de las jornadas de desobediencia civil:

1) Las riendas del gobierno serán asumidas por una Junta de Gobierno compuesta por lo más selecto de la dirigencia sindical (Albino Vargas y Jorge Arguedas), lo más rescatable de la clase política (Rodrigo Alberto Carazo y José Miguel Corrales), y para darle altura intelectual, nadie mejor que el profesor universitario José Luis Vega Carballo.

2) Una vez en el poder, todas las casas de Barrio Escalante, Rohrmoser, Escazú, Curridabat y Santa Ana y cualquier latifundio existente en el país, serán confiscadas y repartidas entre los abnegados dirigentes del PASOCA para que puedan gobernar sin penurias y vivir al nivel que sus puestos exigen. Quedan exentas del requisito de confiscación las propiedades de la familia Carazo Zeledón.

3) Se nacionalizarán todas las empresas de Zona Franca y cualquier otra de capital extranjero que opere en el país.

4) Se creará un campo de concentración de ciudadanos norteamericanos en los predios de la residencia en Escazú del Embajador de ese país. En vez de expulsar a estos filibusteros del siglo XXI, el Ministro de Relaciones Exteriores de la Junta de Gobierno, el ilustrísimo y honorable José Merino del Río tomará una tea encendida y avanzará sin temores ni complejos (y con la ayuda de la gasolina venezolana) a prender fuego a esta casona, símbolo de la perversión capitalista.

5) Si falleciera en acción el héroe Merino y una vez expulsada Alterra del país, se procedería a renombrar el Aeropuerto Internacional José Merino del Río, Héroe de la Tercera República. Para ayudar a solventar la crisis fiscal, únicamente se le agregaría un bigote a la estatua del soldado Juan y se cambiaría la placa que identifica al héroe.

En una siguiente entrega analizaremos con mayor detalle las metas propuestas para cada campo de acción, y las políticas que seguirá el PASOCA para garantizar su consecución.

2 comentarios:

  1. ejem, ejem... un datillo nada más, decirle dictador a un presidente electo y confirmado 6 veces democráticamente es un error técnico evidente...

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Solentina, pero el carácter de dictador no se gana en las urnas sino con las acciones posteriores, sobre todo cuando todo indica que el seis veces confirmado lo que persigue es perpetuarse en el poder. En todo caso, al que le caiga el guante que se lo plante, y eso va por haber intuido lo que no puse por escrito...

    ResponderEliminar