sábado, 7 de julio de 2007

El sonido de las máscaras al caer

Cuando una máscara cae al suelo, hace un sonido muy peculiar. Es el sonido del ridículo que hace quien portaba una y ahora podemos ver exactamente de quién se trata. Es el sonido de la disonancia entre el discurso y la práctica, que suena sospechosamente similar a la hipocresía, no muy distinto del engaño. Es muy parecido al crujir de la cáscara de un huevo, tan frágil como la mentira escondida entre la máscara y la verdadera cara del embustero. Es el sonido que están haciendo los “patriotas del No” desde que la Sala IV avaló el TLC con Estados Unidos. Para escuchar el sonido, basta con leer sus propias palabras.

Seguir leyendo...



Hay suficiente material para escribir veinte páginas, pero para no aburrir a mis pacientes lectores, voy a concentrarme en Otón Solís y su artículo publicado el viernes 6 de julio en La Nación. Yo tuve un profesor en la Universidad que decía que él era absolutamente fiel a su esposa, no porque fuera un hombre virtuoso, sino porque sabía que era imposible sostener una mentira durante mucho tiempo sin caer en contradicciones. Una valiosa lección de vida, que evidentemente los PUTICAS (Patriotas Unidos Ticos Contra Arias Sánchez) no aprendieron, Otón Solís incluido.

“La consulta de constitucionalidad, fundada en análisis de especialistas de la Universidad de Costa Rica, intentaba evitar que el pueblo se manifestara sobre un TLC que consideramos violatorio de nuestra Constitución." Palabras de Otontón Solís, trapito de dominguear del PAC.
Tomen nota, mis coterráneos: don Jetón Solís reconoce en un artículo de opinión firmado por él que su intención era evitar que el pueblo se manifestara sobre el TLC. Él, que se ha autonombrado en dos campañas presidenciales el legítimo representante del pueblo, quiere impedir que el pueblo de su opinión. Peor aún, Tontón Solís quiere evitar que el pueblo tome una decisión soberana. Como lo dijimos en un artículo durante la campaña electoral, Jetón Solís se arroga la representación del pueblo sin molestarse en averiguar qué es lo que ese pueblo quiere. Es producto de su ciega arrogancia creer que él sabe mejor que el pueblo lo que el pueblo necesita. A fin de cuentas, cómo nos lo dijo hace un par de años la tristemente célebre “Comisión Nacional de Enlace” en el contexto de la reelección presidencial, la decisión del pueblo favorable a Oscar Arias sería considerada una grave equivocación y sería desconocida por ellos. Lamentablemente, Otontón nunca corrió a deslindarse de semejantes posiciones extremistas y antidemocráticas, y ahora le agarró tarde. Creyó suficiente no participar en algunas reuniones con algunos dirigentes antidemocráticos, pero siempre los consideró sus compañeros de viaje y los acompañó en alguna que otra marcha y actividad anti TLC. Y eso habla muy pobremente de sus propios atestados democráticos.

“El fallo únicamente establece que el TLC no atenta contra el ordenamiento constitucional.” Nuevamente, palabras de Otontón Solís.
Además de obvia y auto evidente la afirmación, no nota don Jetón Solís la contradicción en que incurre en el mismo artículo de opinión: aquí nos dice que el TLC no es contrario a la Constitución; en la cita del párrafo anterior nos decía del TLC que lo “consideramos violatorio de nuestra Constitución. Don Otón: las cosas no pueden ser y no ser a un mismo tiempo. Pero ya le conocemos su costumbre de defender un argumento y su contra argumento, dependiendo del contexto y de sus intereses propios, sean estos comerciales, personales, o electoreros, así que no nos sorprende.

“Una vez que las(os) ciudadanas(os) escojan en el referéndum, se debe decidir el futuro del TLC y de esa agenda, no antes.” Jetón Solís.
Una vez más Otontón Solís, el sempiterno candidato presidencial del PAC, deja caer su máscara y se resbala en su propia mentira. Primero nos dijo que si el resultado del referéndum favorecía el SI, su partido no obstruiría la tramitación de la agenda paralela. Ahora nos dice que una vez que el pueblo escoja entre el Si y el No, “se debe decidir el futuro del TLC”. Y nosotros, los tonticos del pueblo, creíamos que es justamente el pueblo, en el referéndum, quien decidirá el futuro del TLC. Y resulta que también será después del referéndum que “se debe decidir” sobre el futuro de la agenda complementaria. No importa que ya antes nos había anunciado que si prevalecía el Si, la fracción de su partido no sería obstáculo para la tramitación de dicha agenda. No importa que una vez más se contradiga, y todo contenido en un solo artículo de opinión, firmado “de su puño y letra”, porque la verdad detrás de todas estas mentiras es que Otón es el camaleón político por excelencia, que cambia de discurso dependiendo de la audiencia, lugar, época, y de sus cambiantes intereses personales.

El referéndum es nuestra meta, es el verdadero desafío histórico que se le presenta a Costa Rica para distinguirse como una nación diferente, pacífica y profundamente democrática.” Quien habla no es otro que Otontón Solís.
De nuevo se contradice don Jetón, y ni siquiera se sonroja. Ahora resulta que el referéndum es su meta, pero en la primera cita arriba nos decía que la intención era evitar el referéndum. Entonces, ¿Somos o no somos? Don Jetón, sus mentiras y sus contradicciones nos tienen cansados. ¿Por qué no le habla de frente al pueblo y nos dice lo que usted piensa de nosotros? ¿Que somos una manada de burros necesitada de un líder preclaro y “todocognisciente” como usted que la salve de sus errores? Noooo, don Otón, de falsos mesías está llena la historia, y no tenemos que ir muy lejos en el plano físico ni en el temporal para ver los desastrosos resultados que ellos han provocado. Aquí mismo, en Latinoamérica a inicios del siglo XXI, apenas unos grados al sur, allá en las tierras bolivarianas del principal financista de la campaña del No. O en nuestra misma Costa Rica, no hace treinta años, cuando sufrimos el descalabro producto de las posiciones patrioteras de su otro compañero de viaje, don Rodrigo Carazo, musa e inspiración de la Comisión Nacional de Enlace, a quien en su época se le decía el Macho Cambiazo, porque al igual que usted, cambiaba de argumento más a menudo que lo que se cambiaba de calzoncillos.

Usted, don Otón, se pintará de demócrata de vocación, pero detrás de esa máscara, no es muy diferente del tirano de Hugo Chávez. Lo único bueno que ha hecho es haber dejado caer la máscara, para que los costarricenses sepamos quién es usted en verdad.

5 comentarios:

  1. Aquí hay una estrategia de fondo clarísima: unos agitan el árbol y otros recogen los frutos. Evidentemente el PAC está en el segundo grupo, en el de los que se aprovechan de los agitadores.

    Ottón en su misiva al medio tiránico anti-patriótico por excelencia lo deja muy claro y Dean, brillantemente, lo pone de manifiesto. Los de la Comisión Nacional de Enlace (entre el bolivarismo) atacan desgarradoramente al sistema democrático, pero en el fondo sus quejas son totalmente paralelas a las de don Ottón, por mucho que éste diga que él acepta las reglas del juego.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Cuando se dará cuenta la gente que Otón es un ignorante?

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno Dean, si fuera vos quitaría lo de PUTICAS (pa no ofender tanto) y lo mandaría a La Nación

    ResponderEliminar
  4. He sostenido que Otton lo que es es un anarquista y populista, que lo que busca es ganar el favor de los sindicatos y demas vagos de este pais, con el que segun el alcanzo el poder para sostener la posicion que mantiene. En la Asamblea Legislativa se ve la verdad de la distribucion de poder, actual.

    Lo lei de alguien en este foro, que vengan todos los TLC con quien sea y cuando sea. Ya los costarricenses hemos dado muestras de sobra de la adaptabilidad de que somos capaces, o no pasamos de ser un pais agroexportador con 2 productos tradicionales a exportar la variedad que exportamos en este momento? Por cierto por iniciativa de OAS.

    Por ultimo Dean no le parece que con esos adjetivos de Jeton y Tonton que le adjudica usted a Otton esta ofendiendo a los jetones y tontos?

    ResponderEliminar