sábado, 2 de agosto de 2008

Carta a la Ministra de Seguridad

Licda. Janina del Vecchio
Ministra de Seguridad
Presente

Estimada Señora Ministra:

Me atrevo a molestarla y distraerla de su apretada agenda, para expresarle ciertas molestias y temores que siento y que mucho tienen que ver con su actual trabajo. Lo que procedo a contarle no es un extracto de la sección de Sucesos de un periódico nacional. Son las experiencias de una familia común y silvestre que no ha descubierto la tecnología de la teletransportación y que por ende debe de salir a la calle todos los días para ir a trabajar, a la escuela, al doctor, al supermercado, a la gasolinera, etc. Y es que la gota que derramó el vaso fue el asalto que sufrió mi esposa esta semana en plena vía pública.

Seguir leyendo...

Saliendo del Hospital CIMA, dirigiéndose hacia la pista en dirección a San José, con nuestros hijos en el carro, un tipo se acercó, rompió la ventana lateral con una piedra, y se llevó la cartera de mi esposa y una bolsa de compras que anteriormente había hecho en Price Smart. Las pérdidas materiales son lo de menos: teléfono celular TDMA que de por sí ya pronto iba a quedar obsoleto, unos ¢30.000 en compras de supermercado, aproximadamente ¢18.000 en efectivo, ¢200.000 de la reposición de la ventana quebrada (que el INS aparentemente se va a negar a cubrir porque mi esposa no llamó al OIJ desde el sitio del asalto ni se quedó esperando en una calle oscura a que apareciera el perito del INS, sin importar que no tenía cómo llamar porque le robaron el celular), unos cuantos lápices labiales, las tonteras usuales que lleva toda mujer en su cartera, tarjetas de crédito, chequera, cédula y licencia. La carrera frenética para cancelar las tarjetas de crédito y congelar los fondos de la cuenta corriente, así como suspender la línea del celular, todo después de las 7:00 p.m. cuando ni las contestadoras automáticas están trabajando. Dos días enteros perdidos presentando denuncia en el OIJ (para nada sirve, porque al ratero ni lo vieron y no hay manera de identificarlo), denuncia en el INS, dando de baja el servicio celular, descongelando los fondos de la cuenta corriente, solicitando cédula, haciendo examen médico para la licencia, solicitando licencia. Todo ello se reduce a tiempo y dinero perdido, y aunque el tiempo no se devuelve, lo material es todo recuperable.

Lo que si duele, señora Ministra, es que mis hijos lleven tres noches sin dormir bien, porque siguen aterrorizados. Que no se quieran subir al carro de su mamá, ni siquiera después de haberlo arreglado. Que no quieran subirse a la Autopista Próspero Fernández para ir a visitar a sus tíos y primos en Ciudad Colón porque hay que pasar frente al lugar del asalto. Nos han robado la paz, y a mis hijos, la inocencia propia de su edad.

Lo más lamentable, doña Janina, es que este no fue un hecho aislado. En esta última semana el pediatra de mis hijos se encontró un ladrón dentro de su casa, que queda justo en frente de una caseta de seguridad privada, en Escazú. Por suerte no pasó a más, pero ya nadie duerme tranquilo en esa casa. También esta semana a mi compañero de trabajo T. lo bajaron del carro y le robaron todo lo que traía, en Ipís. No sólo le quitaron sus pertenencias, sino también la tranquilidad. Después de sacarle el dinero y las llaves del carro, un ratero le decía al otro: ¿Qué, mae, quemamos a este hijueputa? ¿O lo dejamos en silla de ruedas? El pobre hombre tuvo que rogar por su vida, apelar a lo poco de humano que queda en estos animales urbanos para que no le hicieran daño por el bien de sus hijos, y para colmo de males, cuando lo dejaron tirado en un charral el pobre de T. se dio cuenta que se había orinado en los pantalones. Hasta la dignidad le habían robado.

En los últimos dos años, a mi amigo C. lo han bajado cuatro veces para robarle la bicicleta que usa para hacer ejercicios. Como compite en carreras, antes usaba bicicletas profesionales casi tan caras como un carro pequeño. Luego se cambió a entrenarse con baratijas compradas en el Hipermás, pero igual lo siguieron asaltando. Incluyendo la vez que, allá por El Rodeo, por la UPAZ, un carro lo embistió por detrás, de él se bajaron un par de tipos que se llevaron la bicicleta sin importar que ellos mismos la habían hecho mierda, y a C. lo dejaron sangrando y magullado en una cuneta.

Hace menos de dos meses asaltaron en la Avenida Central y a plena luz del día al papá de mi amigo Marcelo, el che, un viejito apacible de setenta y altos años, que finalmente había podido visitar Costa Rica cinco años después de que su hijo se viniera para acá. Cuando describió a la asaltante, inmediatamente los policías supieron quién es y dónde vive, y la fueron a buscar a la casa, donde encontraron los artículos robados. Yo me pregunto: si tan identificados tienen a algunos raterillos, cómo es que no los sacan de circulación?

En esos mismos días, un drogadicto rayó con un cuchillo el carro de mi mamá, de punta a punta, a plena luz del día, en Avenida 10 en San José, donde siempre están parados los drogadictos y nadie hace nada por sacarlos de la calle, mientras mi mamá observaba aterrorizada desde el interior del carro y rogando que únicamente contra el carro fuera el ensañamiento.

Hace cinco o seis meses le robaron la cartera a mi esposa, la misma que esta semana sufrió el “ventanazo”. Esto fue obra de profesionales. Sentada en un restaurante, dejó la cartera colgada en el respaldo de la silla, y cuando fue a pagar, la cartera estaba pero la billetera había desaparecido. En el rato que ella se tomó en comer, le metieron más de ¢450.000 en cargos fraudulentos a la tarjeta (que tuvimos que pagar, porque como le robaron la cartera completa, los rateros presentaron la cédula de mi esposa al pagar, y aunque en el video de seguridad de la tienda se ve que la “compradora” en nada se parecía a mi esposa, la compañía de crédito se lavó las manos). También aquella vez hubo que perder un día entero interponiendo denuncia en el OIJ, solicitando cédula y licencia, etc. Y para nada porque ni siquiera con el video de seguridad disponible los del OIJ lograron dar con los asaltantes.

También por esa época, a mi sobrino le robaron billetera y celular en las fiestas de Palmares. Algunos dirán que se la buscó; andaba en un molote y probablemente tapis. Pero nada de ello ayuda a disminuir la sensación de inseguridad imperante, que es a lo que quería llegar. Porque cuando usted asumió el cargo que hoy ocupa, y para el cual no está preparada de ninguna manera que se le mire, en sus primeras declaraciones públicas se dejó decir que el problema de inseguridad era más uno de percepción que de realidad. Como escribió alguna vez Ortega, no existe mayor traición a la realidad que conceder valor absoluto a una perspectiva, impidiéndole la integración con otras que son negadas. No pretendo entonces que mi experiencia o la de mi familia y nuestro entorno sea representativa de la realidad nacional, pero por lo que lee uno a diario en los periódicos, y lo que oye de amistades y familiares, nos parece que existen otras “perspectivas” más graves, que al ser integradas con la propia, nos arroja una triste interpretación de la realidad: el hampa se ha adueñado de nuestro país.

Vivimos en el siglo XXI, donde en un día cualquiera tenemos acceso casi instantáneo a una cantidad de información que hace apenas 25 años era imposible de obtener en un mes. Con la televisión, internet, prensa escrita y radio, a todas horas somos bombardeados por información de asaltos, asesinatos, choferes borrachos, etc. Puede ser que a eso se refería usted cuando hizo tan desafortunadas declaraciones. Pero la realidad es la que se ve en esos noticieros, y aún si dejaran de reportar tanto incidente, la realidad seguiría allí escondida y acechando a los ciudadanos de bien a la vuelta de cada esquina.

Doña Janina, usted fue precedida en su puesto por un señor cuyo único objetivo era robar segundos de cámara para lanzar una eventual candidatura. Él, a su vez, fue precedido por otro señor que en su momento, antes del descalabro del PUSC, guardaba similares esperanzas. Llevamos como mínimo ocho años de no tener un verdadero Ministro de Seguridad y usted, reconocida catedrática y excelente profesora, tampoco lo es. Por el bien de Costa Rica, por nuestra seguridad, apelo a su dignidad profesional. Si usted sigue creyendo que la inseguridad es un problema de percepción, por favor renuncie y pida a su Presidente que nombre a un Ministro que sepa verdaderamente cómo combatir este flagelo. Una ola de criminalidad como la que estamos viviendo hoy, si no se elimina de raíz, se convierte en bola de nieve. Así empezó México a mediados de los años 90, y hoy está desplazando a Colombia como la capital mundial del secuestro y otros no muy honrosos títulos. El país se nos está yendo de las manos, y más adelante será muy tarde.

11 comentarios:

  1. Entre esas tonteras que andamos las mujeres en la cartera, esos cabrones se robaron la sensación de seguridad y deben haber dejado una vulnerabilidad enorme. Me da piel de gallina pensar que lo que contás no es una causalidad tétrica, si no algo que es más bien una muestra de lo que le está pasando a mucha gente.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que la carta debería ir dirigida al Presidente, y con copia a los presidentes de todos los partidos políticos representados en la Asamblea Legistaltiva.

    Es obvio que el problema sobrepasa en mucho al ministerio de seguridad. A fin de cuentas, no es responsabilidad de esa cartera si dejan libres a los detenidos en dos toques, o si las investigaciones no se hacen en la forma adecuada. Con cierta frecuencia ve uno en las noticias que agarraron a tales maleantes, o asesinos, incluso, muchas veces in fraganti, pero ¿cuánto tiempo duran "fuera de circulación"? Hasta cierto punto es injusto achacarle todo a la imprudente ministra, que habló de más recién entrada, pero que a partir de ahí creo que ha hecho una labor al menos comparable a la de su predecesor.

    Tenemos que apretar a toda la clase política para que, por una vez en la historia, se unan para resolver uno de los problemas que más afectan la calidad de vida en Costa Rica.

    ResponderEliminar
  3. Esta carta evoca, el mal social, económico, político que vivimos en nuestra pequeña Costa Rica, y esta carta es de todas las cientos de familias que han sido violentadas, muertas, agredidas y heridas por la criminalidad en nuestro país.

    Tal vez algún día cuando todos estos políticos bajen del Olimpo donde se encuentran, podrán entender al ciudadano común y corriente, que debe andar en autobús, caminado, , por las calles de este país, y que en cada esquina, hay alguien esperándolo para quitarle, no solo la billetera, sino hasta su propia vida.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Mis condolencias a usted, Dean, y a su familia. Ya somos demasiados los que hemos pasado por esa situacion, no una, sino varias veces. Esa mezcla de angustia, tristeza, ira e impotencia, que ya cuando se va calmando... viene y pasa otro incidente.

    Solo puedo decir: siento mucho lo ocurrido en esta ocasion. Dios los proteja.

    ResponderEliminar
  5. Sole, en efecto se robaron la sensación de seguridad, pero esa no estaba entre las tonteras de la cartera, sino entre las cosas importantes. Thanks for the call, my friend!

    Terox, estoy de acuerdo que el problema es complejo y multidimensional. Un ministro que sepa lo que debe de hacer buscaría las soluciones y juntaría voluntades con todas las instituciones involucradas. Pero cuando todo lo que interesa es aparecer bien peinada en la conferencia de prensa, entonces nuestra seguridad no es prioridad. Decir que esta señora está haciendo un trabajo tan bueno como su antecesor es confirmar de que debe de irse para su casita.

    Roy, si de algo estoy agradecido es de haber tenido la suerte de que mi esposa e hijos no se encontraran en una situación de vida o muerte. Pero pude ver el terror reflejado en la mirada de mi compañero de trabajo al que "iban a dejar en silla de ruedas" cuando me lo contaba, mientras se le salían las lágrimas al recordarlo y le temblaban los labios al hablar. Sin duda esto es un plano de los muchos que conforman la realidad nacional en materia de seguridad, y estoy seguro de que es un plano de relativa buena suerte.

    ExPat, sólo queda encomendarse a Dios, pero dicen que Dios ayuda a los que se ayudan a si mismos. Para muchos eso implica empezar a portar armas (no para mi, pero defiendo el derecho de quienes así lo creen necesario), o como en mi caso, empezar a tomar medidas que lamentablemente uno quisiera no tomar, como polarizar los carros con lámina de seguridad y bien oscurita para que esos malditos no puedan ver lo que hay adentro, y dejar de circular por ciertos lugares a ciertas horas, lo cual representa un triunfo para el hampa. Por eso vivimos encerrados en "gated communities" y cada vez es mayor la desconexión social. Pero si las autoridades no hacen nada por protegernos, esas son las medidas a nuestro alcance.

    Gracias a todos por sus comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Dean, y la ministra de Justicia, ¿no sería la llamada a esto, más que la de Seguridad?

    Por cierto, también estoy de acuerdo en que un ciudadano tenga el derecho a portar armas, siempre que la tenga registrada, y cumpla con los requisitos del permiso. El tener bien controladas las armas de fuego no signfica imponer burocracia innecesaria y más bien es en beneficio de todos.

    ResponderEliminar
  7. Qué molesto que para criticar la labor de una ministra que lleva apenas meses en el gobierno tenga que criticar que sea mujer. "Lo único que le importa es que esté bien peinada". Si fuera hombre diría eso? Ella alguna vez ha hablado de sus peinados, o es que usted le pone mucha atención al look de las ministras?

    Han habido TANTOS ministros que no son expertos en el área, que se les nombra por su capacidad de liderazgo. Aunque esto pudiera ser criticable, nunca he visto tanta saña como con ella. Para mi eso se llama misoginia.

    ResponderEliminar
  8. Wumpus, le recomiendo que se de una vuelta por acá para que vea de lo que hablo de la vanidad ministerial. Usted puede llamarlo misoginia, o como quiera. Le puedo sugerir chauvinismo, sexismo, machismo. La realidad es que la Ministra de Seguridad tiene cero preparación para el puesto, y la seguridad del país va de mal en peor. Si se leyera mi post completo se daría cuenta de que igual critiqué la labor de los dos antecesores masculinos de doña Janina, por andar robando cámara, pero me parece que eso no entra en su cuenta, sino únicamente mi crítica a una mujer.

    Si se molestara en leer un poco más de La Suiza Centroamericana se daría cuenta de que la critico por ser figura pública y por no estar haciendo una labor buena, no por su sexo. Pero supongo que para el tipo de "corrección política" que usted profesa únicamente hay que aislar la frase que sirve para la acusación, aún si es sacada de contexto. En La Suiza Centroamericana también criticamos a los Ministros de Seguridad hombres, y para muestra un botón:

    Ocurrencias e inseguridad.

    Basta con leer el primer párrafo si le da mucha pereza leer el resto. De igual manera, hay varios artículos en los que critiqué agriamente a quien bauticé como Ministro de Inseguridad del desgobierno de Abel Pacheco, que puede usted tratar de ubicar en los archivos del blog.

    ResponderEliminar
  9. Trolls en los blogs... De fijo algún lacayo del ministerio a cargo de monitorear medios.

    Yo tengo un dicho: Costa Rica es el país del 'porta'mí.

    'Porta'mí que a los raterillos los suelten por vacilón, dicen:

    -- los diputados que no mejoran los códigos procesales

    -- las autoridades de Hacienda que no asignan recursos para más plazas para investigación judicial y fiscalía

    -- los jueces que se la tiran rico y cobran por debajo

    -- la ministra de seguridad que tan irresponsablemente aceptó un cargo que no merece

    Tan así, que al final los que tenemos o tendremos una familia por la que velar diremos: 'porta'mí Costa Rica, yo me jalo a un país donde se pueda vivir tranquilo.

    ResponderEliminar
  10. Hola,
    la verdad que yo no tendria que opinar sobre esto,no soy tico ni quiero criticar a los ticos.Vivo en Italia y tengo que decir que la situacion de nuestras calles es un "poquito" mejor..por ejemplo,ahorita le chocaron el carro al papa de mi esposa, se le metió un hijuep_ _ _ en un cruze por prisa y mas malo el grandisimo hiujep _ _ _ escapó!!CODARDE!!!y la verdad que hay muchos!!!Menos mal que al papa de mi esposa no le paso nada, pero eso quiere decir que hay muchos codardes y gente sin responsabilidad en las calles de Costa Rica,conduciendo sin atencion y creo que hay muchos sin licencia o de pronto la compran!!! Veo que nunca usan las direcionales, y el carro no son un opcional, y que el 90 por ciento de los carros estan en muy mal estado! Yo vi carros de gasolina con mas de 450.000 kilometros, cuando un carro de gasolina no es bueno ya despues DIGO MUCHO 180.000!!!Carros con llantas malas, luces malisimas y mas con conductores malisimos imaginanse pues que despelote, y la maravilla en los ojos de la gente cuando pasa un accidente!!!???!!!Y las calles son muy peligrosa,debo decir la sola que es un poquito mejor es la calle desde San Ramon hasta La Fortuna, pero las otras son re-re-re MALAS...pero como que el pais esta embobado con Maria José,que hasta se le tiene que dar plata a esta imbecil boba que ni sabe cantar,toda "estrellita" y a cada rato en TV que yo estoy en Costa Rica desde muy poquito y ya tengo las pelotas pero llenas de esta Maria José! Oscar Arias les da un milion de colones a esta boba Y NO HACE NADA POR LA SEGURIDAD DE SU PAIS!!LAS CALLES QUIEN LAS CUIDA PUES? PORQUE NO SACA PLATA TAMBIEN PARA ARREGLAR LOS HUECOS, HUECOS!!! NO SON HUECOS SON PISCINAS!!! MALDITA SEA,QUE LE PASA A LOS TICOS!!REGRESANDO EN LA NOCHE DESDE SAN RAMON a SAN JOSE NO SE VE UN CULO!!!!!NO HAY UNA LINEA PINTADA,UNA LUZ,SIGNALES POR LAS CURVAS!!!PORQUE ESTE MALDITO ARIAS NO HACE NADA POR SU PAIS?PORQUE ESTA TAN OCUPADO A DARLE PLATA A ESTA TONTA Y NO ARREGLA LAS CALLES POR LA SEGURIDAD DE SU PAIS? PORQUE A LOS TICOS NO LES IMPORTA ESTO?????? NO VEAN MAS TELEVISION, DESPIERTEN HAGAN ALGO POR FAVOR! ES UNA VERGUENZA QUE UN PAIS ASI LINDO LLEGUE TAN BAJO EN LA SEGURIDAD DE SUS CALLES! DESPIERTEN TICOS! MARIA JOSÉ SE VA A VOLVER FAMOSA EN POQUITO Y NO VA A PENSAR MAS EN USTEDES TICOS,
    NO SE HAGAN FANTASIAS EN SUS CABEZAS QUE ELLA Y SU FAMILIA VAN A PENSAR SOLO EN ELLOS MISMOS!!! PIENSEN MAS BIEN EN SUS CALLES,EN SUS CARROS,EN SU SEGURIDAD!!! ESTO SI ES IMPORTANTE!!!Gracias por su atencion!!!

    ResponderEliminar
  11. Anónimo, déjeme decirle que para NO ser tico y vivir en Italia, se queja como todo un tico...

    ResponderEliminar