sábado, 26 de julio de 2008

Solidaridad bolivariana a doble cara

Mi querida y laureada amiga Solentiname me había pedido hace varias semanas que me refiriera a Petrocaribe (ver octavo comentario), el programa mediante el cual Venezuela ofrece petróleo en condiciones aparentemente favorables a los países, supongo, de la región latinoamericana. No lo había hecho, más que de pasadita en algún comentario a algún post, porque no tenía gran cosa que decir. Pero ahora el siempre ocurrente Presidente de la República Bolivariana de Venezuela se las ha ingeniado para darnos tema para hablar, y no le podíamos fallar. Aquí va.

Seguir leyendo...

Hace unas semanas nuestro Gobierno anunció que solicitaría el ingreso de Costa Rica a Petrocaribe, programa mediante el cual un porcentaje de las compras de petróleo que Costa Rica haga a Venezuela sería financiado a 25 años plazo a una tasa de interés del 1% anual, con dos años de gracia. El porcentaje financiado dependerá del precio del petróleo al momento de la compra. Pero el precio de venta será el de mercado, no uno preferencial. Si por ejemplo el petróleo llega a superar los $150 por barril, el 70% de la factura sería financiada; si el precio está entre $100 y $150 por barril, el porcentaje a financiar bajaría al 60%. El porcentaje restante sería pagado a 3 meses sin intereses. No cabe duda de que las condiciones de pago de Petrocaribe son interesantes, sobre todo si las comparamos con las condiciones actuales: pago a ocho días sin intereses. Pero no por ello son beneficiosas para el país.

Los bienes de consumo deberían de ser pagados por quien los consume cuando los consume. Una hogaza de pan se compra de contado y no hay alternativa. Un aparato de televisión se puede financiar a un par de años, pero no mucho más que eso. No tendría sentido, y por eso no existe, un financiamiento a 15 ó 20 años plazo para una licuadora. Por otra parte, los bienes de inversión, aquellos que incrementan la capacidad productiva o la situación patrimonial del adquiriente, pueden ser financiados a largo plazo porque en general están diseñados para ser aprovechados durante un tiempo largo sin que se produzca la obsolescencia del activo (casas de habitación), o porque están diseñados para producir durante un período prolongado un flujo de ingresos que permitirá el pago de la deuda (maquinaria industrial). Por eso uno encuentra financiamiento hipotecario a 25 ó 30 años plazo, mientras que el financiamiento para maquinaria puede oscilar entre los 5 y los 15 años o más, dependiendo de la vida útil del equipo. El petróleo y sus derivados son bienes de consumo, y como tales deben de ser pagados al momento de ser consumidos. Es una inmensa irresponsabilidad, y una tremenda injusticia, endosar a una futura generación la factura de nuestros excesos energéticos de hoy.

A pesar de lo anterior, el copetudo José Merino del Río y su séquito de nuevos progres sigloveintiuneros, incluido el contingente ubicado en la Casa Amarilla y encabezado por el también copetudo Canciller, promueven con ardor y entusiasmo la incorporación de Costa Rica a Petrocaribe. Convencidos están de que la oferta venezolana es magnánima, beneficiosa, inocente e incondicionada. Resulta que, así como los nuevos progres han acusado a los negociadores del TLC con Estados Unidos de haber vendido las joyas de la corona a cambio de espejitos (sin haberlo demostrado hasta ahora), son ellos quienes han vendido los intereses supremos del país a cambio de bisutería barata. Porque la oferta venezolana no es beneficiosa, ni es magnánima. Ni siquiera es lo mejor que Venezuela nos podía ofrecer, y aquí tenemos la prueba.

Hugo Chávez, que apenas hace unos pocos meses andaba a los pescozones con el Rey y el Primer Ministro españoles, y que raudo y veloz amenazó con nacionalizar o expropiar los activos de españoles en Venezuela después de que el Rey lo mandara a callar por bocazas, hoy da una nueva muestra de esa doble personalidad que lo ha distinguido durante mucho tiempo. Nadie como él es tan capaz de decir hoy Si y mañana No a lo mismo, y por supuesto que después de haber sido convidado a pasar un regio rato en el nada revolucionario palacio estival de la Isla de Mallorca, es hoy el mejor amigo que los españoles podrían añorar. Y por eso ha ofrecido a España, un país con un nivel de ingreso promedio de $30.587 anuales (PIB per cápita en el 2007 según el Banco Mundial), petróleo garantizado a $100 por barril mientras esté por encima de ese precio en el mercado. Y en una muestra de fraternal solidaridad bolivariana, ofrece a Costa Rica (PIB per cápita según el BM de $8.295), lo mismo que a Nicaragua (PIB per cápita según el BM de $2.130) y que a Honduras (PIB per cápita según el BM de $3.320), petróleo a precios de mercado para que lo paguen nuestros hijos y nietos en el futuro.

¡Chingo’e concepto de solidaridad!

8 comentarios:

  1. Personalmente, creo que en un sentido estricto, no es tan mal negocio. Si me financian a 25 años plazo al 1% anual, mínimo podría invertir la plata (en lugar de pagar de contado) y sacarle al menos un 4% de rentabilidad anual (Bonos del FED). Y me ganaría la diferencia, o sea, un 3% anual. Al cabo de 20 años, y suponiendo que retiramos la diferencia anualmente (ese 3%), habríamos recuperado el 60% de lo gastado en petróleo (o sea, nos habría salido a menos de la mitad del precio nominal).

    Obvio, eso eso, teniendo la disciplina de no hacer loco con ese gasto.

    Y el hecho de que Chávez quiera ofrecerle ese jugoso trato a España (con quién sabe qué intereses ocultos), pues, ciertamente es muy intrigante, pero para eso el petróleo es de ellos. Es absurdo rechazar un trato muy bueno (y el único que se nos ofrece, además, aparte del pago de contado rabioso) solamente porque a otros les dan uno mejor...

    Claro, el secreto es la disciplina.

    P.D: Dean, si encuentra algún error en mis cálculos, favor indicarlo...

    ResponderEliminar
  2. Agradecidísima de la dedicatoria, de intrigosa, pregunto:

    a. Y la parte de que los países miembros están obligados a hacer inversión social?

    b. Coincido con Terox (jamás pensé que diría algo así, pero ya ves) en cuanto al tema de que el petróleo es de ellos y así como se lo regalan a Cuba deciden a quién sí y a quién no. Aun así, me parece entender que sigue siendo más barato que lo que ofrece el mercado. no?

    ResponderEliminar
  3. Terox, la clave está en ese pequeño caveat de la disciplina. ¿Cuándo ha tenido Costa Rica un gobierno disciplinado como para confiar que vaya a hacer lo que sugerís? Igual sigo pensando que si consumimos el petróleo hoy, debemos de estar en capacidad de pagarlo hoy. De lo contrario es como usar una tarjeta de crédito irresponsablemente... nos permite incrementar el consumo en el presente, y cuando nos damos cuenta no tenemos cómo pagar la cuenta.

    Por supuesto, Sole y Terox, que el petróleo es de Venezuela y pueden hacer con él lo que se les pegue la gana. Mi punto no era ese, sino el descaro de venir a vender su oferta como un gran acto de solidaridad, y la predisposición de algunos variopintos políticos locales de servirles de canal de reproducción del mantra socialista de bolsillo a la derecha.

    Con respecto a la inversión social que menciona Sole, se supone que con lo que no pagamos hoy el país debe de crear un fondo para hacer inversión social. La pregunta es quién obliga a nuestros gobiernos a hacer dicha inversión? Remember el Fondo de Emergencias en el gobierno de Monge, el de FODESAF en el de Figueres Olsen, y muchos otros que sufrieron similares destinos? Es la peor de todas las recetas: endeudarnos para que unos cuantos vivillos puedan enriquecerse ilícitamente con los recursos supuestamente destinados a la inversión social. El escándalo de la donación de Taiwán para mejorar las condiciones de vida en los peores barrios de Pavas cuyos fondos se destinaron a consultorías, conciertos de guitarra y lijadas de pisos de madera es demasiado reciente como para que seamos tan ingenuos y queramos reincidir.

    Daniel... bipolar. Esa es la palabra que estaba buscando y no me salió cuando estaba escribiendo el post. Aunque en realidad no quisiera minimizar la maldad implícita en los constantes cambios de opinión de Hugo Chávez. Decir que es bipolar es decir que padece de una enfermedad. La verdadera enfermedad de Chávez, como la de todo dictador, es la megalomanía, y no les importa aparecer como descompensados psiquiátricos si ello sirve a sus perversos intereses.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, yo con gusto me ofrezco a administrarle el fondo para el pago del petróleo. Que el gobierno me pague a los 90 días, y yo le administro lo financiado por petrocaribe por una pequeña comisión...(digamos un 20% de las utilidades).

    ResponderEliminar
  5. Soy nuevo en esto del blogueo, ahi me disculpan cualquier metida de patas. Me parece que lo que el suizo quiere decir es que la propuesta es que nos comamos la piña hoy y que a otros les duela el estómago dentro de 25 años. Para una persona cuya esperanza de vida acaba de disminuir significativamente, podría ser una propuesta interesante. Pero por mis hijos tengo que decir que no.

    ResponderEliminar
  6. Dean, ¿y si reconvertimos la deuda? ¿Por qué no agarramos la plata que nos financia Venezuela para pagar deuda? Así todo el mundo contento... (y menos intereses)

    ResponderEliminar