miércoles, 16 de septiembre de 2009

Sin huevos no hay Presidente

No, este no es un artículo sexista, chovinista, ni mucho menos. Esta no es una serruchada de piso a Laura Chinchilla, por aquello de que es la primera mujer candidata presidencial por un partido grande y con posibilidades reales de ganar. Es más, este artículo nada tiene que ver con ella. Me refiero a los proverbiales huevos, no a los huevos físicos. A aquellos huevos que, nos gusten o no los personajes, tenían bien puestos Margaret Thatcher y Golda Meir, sólo para citar dos ejemplos. El tipo de huevos que en este país escasean, porque no los ponen las gallinas. El tipo de huevos que Oscar Arias, al igual que Abel Pacheco antes que él, evidentemente no tiene. Pero no el tipo de huevos que la gente, confundida, piensa que tenían maricones como Pinochet, Videla, o Trujillo, o que creen hoy que tienen mangantes como Chávez, Morales o Ahmadineyad.

Seguir leyendo...

En este país de educación lamentable, la gente confunde autoridad – entendida en este contexto como la potestad, facultad, o legitimidad de un gobernante para actuar de acuerdo con el mandato constitucional y electoral – con autoritarismo, que no es más que la actitud de quien ejerce con exceso su autoridad. El Presidente de la República es elegido para actuar, en nombre del pueblo y dentro de los confines que le establece el marco jurídico, en aras del beneficio de la población. Desde José María Figueres (1994-1998) hasta hoy, todos los Presidentes de Costa Rica han repetido la cantaleta de la ingobernabilidad para justificar su propia pasividad o incompetencia. Y en los últimos meses Oscar Arias ya cansa con el cuento. Pero, ¿qué ha hecho él para mejorar la gobernabilidad?

Uno se pregunta dónde está o estaba el Presidente cuando, mientras su Ministerio de Obras Públicas anunciaba la necesarísima ampliación de la Radial de Sabana Sur, el AyA se negaba a reubicar (unos centímetros hacia abajo) la tubería de agua potable que pasaba por allí, lo cual obligó a dejar un desnivel de hasta 24 centímetros entre el nivel de la calzada y el de las aceras y propiedades que tienen frente a esa vía. ¿Cómo puede ser que si se establece como prioridad de gobierno ampliar y cambiar la superficie de rodamiento de esa radial, una institución pública cuyo Presidente Ejecutivo y la mayoría (sino la totalidad) de su Junta Directiva han sido nombrados por el Presidente actual de la República se niegue a colaborar con semejante obra? ¿Es que pueden hacer lo que les venga en gana? ¿Para qué sirve la autoridad del Presidente si ni siquiera aquellos que él ha nombrado colaboran con sus planes y proyectos? Esto no es culpa ni de la constitución, ni de una malentendida ingobernabilidad que aparentemente flota en el aire y se transmite como la fiebre AH1N1. Es falta de huevitos presidenciales.

En la misma dirección, uno debe cuestionar el juicio de nuestro Presidente al escoger hace menos de tres meses a un tal Agustín Mourelo como Presidente Ejecutivo del INVU. Es legítimo preguntarse qué proceso de revisión de antecedentes y selección utilizó el Presidente para nombrar en un puesto de confianza a un funcionario que a los dos meses se ha convertido en enemigo de la Administración al plantearle un recurso de amparo exigiendo – en plena crisis fiscal – el traslado de 38.000 millones de colones de Hacienda al INVU. Y no es que don Agustín no tenga razón; según lo que reporta la prensa, desde 1964 el Gobierno Central no ha girado una subvención establecida en la propia Ley del INVU, y que las actuales autoridades de ese Instituto estiman en 38.000 millones de colones el valor actual de lo adeudado. Sin embargo, entre bomberos no se majan la manguera, que es justamente lo que está haciendo el Presidente Ejecutivo del INVU. Nuevamente, este no es un asunto que se resuelve convocando una constituyente – el nuevo discurso presidencial – sino amarrándose los pantalones y asegurándose de nombrar en los puestos de confianza a personas que vayan a jugar para el propio equipo, defendiendo la camiseta nacional por encima de cualquier otro interés. Esto evidencia, una vez más, falta de autoridad, falta de los proverbiales huevitos en nuestro Presidente.

Ejemplos como este hay muchos más. El ICE dándole largas injustificadamente a la definición de las bandas a liberar del espectro celular para la entrada de competidores. El ICE negándose a pagar el canon de regulación para la creación de la SUTEL, una vez aprobada la ley de apertura en telecomunicaciones. El ICE negándose a cumplir con las resoluciones tarifarias de la ARESEP, empleando toda clase de artilugios jurídicos. ¿Dónde estaba el Presidente de la República en todos estos casos para exigir al Presidente Ejecutivo del ICE – nombrado por él mismo – ponerse a tono con las prioridades del propio gobierno? ¿No fue acaso este gobierno el que dio la lucha por la aprobación del TLC y sus leyes conexas, incluida la de apertura en telecomunicaciones? O cuando toda la Junta Directiva del Bahnvi, Ministra de Vivienda incluida, se fueron a almorcenar en Cerrutti, y el asunto se resolvió rompiendo la cuerda por lo más delgado (la renuncia del Gerente del Bahnvi), sin que el Presidente trajera a cuentas a la Ministra ni a ningún otro directivo de los nombrados por él. ¿Dónde estaba el Presidente para exigir a sus funcionarios del sector Vivienda, los de confianza especialmente, cumplir con el código de ética que la propia Administración anunció con bombos y platillos?

Al igual que Kenton, Oscar Arias es un director técnico con mucha preparación. Al igual que a Kenton, se lo comió el manejo del camerino. Demasiadas estrellas buscando brillar por su propia cuenta, y no por el interés superior de la patria. Lo que le falta es relleno en los calzoncillos presidenciales. Costa Rica no necesita una nueva constitución. Costa Rica necesita un líder con huevos, que sepa movilizar – con absoluto apego y respeto al marco democrático – a su equipo de trabajo y a todo el país para conseguir las metas trazadas en el plan de gobierno y en el plan nacional de desarrollo. Lo demás es cuento.

12 comentarios:

  1. mae a estas horas da pereza leer un articulo tan largo....

    ResponderEliminar
  2. Muy acertado el comentario, para mí eso de la ingobernabilidad no es más que un eufemismo para decir que no tiene los suficientes huevos proverbiales para hacerle frente a los problemas que el país presenta.

    Y ahora se nos "promete" continuidad. Dios nos agarre confesados.

    Saludos...

    ResponderEliminar
  3. Mae, Conoche, guárdeselo para después del café, y luego me cuenta qué opina de su jefe (o de lo que yo digo de él)...

    Mario, en el post de ayer justamente hacía mención a Laurita Paños Tibios. ¿Continuidad? Si, definitivamente: cuatro años más de lo mismo. ¿Le ves alguna alternativa real?

    ResponderEliminar
  4. Cuando Pepe Figueres era presidente, nunca se le oía con la queja de ingobernabilidad. Era la "ley del guayabo", muy criticado por todos pero al final, parece que era lo que servía.

    Una vez en Orotina, Pepe Figueres estaba inaugurando algo en el Mercado y unos vagabundos de esos que siempre están en los pueblos sentados en la acera sin hacer nada, mandaron a un pobre carajillo y le dijero que fuera y dijera "Pepe hijueputa". El pobre carajillo embarcado lo hizo y Pepe lo pescó y de un arbusto que estaba cerca arrancó un chilillo y le dió su chilillazo. "Ya que usted no tiene un papá que lo eduque, aquí está el presidente de Costa Rica que es el padre de todos." Nadie salió a reclamar y el pobre niño aprendió la lección: nunca ir como monito a hacer lo que otros le digan. ¡Cuánto falta de eso ahora, carajo!

    ResponderEliminar
  5. Huevos, Gavilanazo, huevos de sobra era lo que tenía el pitufo Figueres, y tan eunuco que le fue a salir el chigüín... Muy buena la anécdota, esa no la conocía. Me sentí como en Tertuliando...

    ResponderEliminar
  6. jaja, buen post, casualmente yo hice un micro post en esta misma linea.

    Arias, tenga paz! http://carepichablog.com/micro

    Y si , parece que Laura va por la misma linea.

    saludos

    ResponderEliminar
  7. Lo peor es pensar que a alguien tna itilgente y de harto cholle por las universidades más buenas del mundo, con gente tan inteligente como él, le pasen estas peladas de chacalín. Pero tal vez es por esa misma arrogancia que considera que no vale la pena hacer nada al respecto. Cada vez que pienso en el continuismo, por esa línea, me agarra una tristeza...

    ResponderEliminar
  8. H3dicho, como te puse en tu blog, envidio tu capacidad de síntesis. Pusiste en menos de 30 palabras lo que yo aquí puse en poco más de 1.000

    Gonzo, muchas gracias ;-)

    Sole, vieras que sí, ese tema del continuismo es preocupante. ¿Pero qué alternativa hay? De momento no se vislumbra, ni siquiera una que me guste menos que el continuismo. La vara es que eso de Firme y Honesta, mejor fírmemesta!!!!

    ResponderEliminar
  9. Dean, Talves de tanto usar twitter jajaja..

    Pero tampoco tiene el mismo sabor que redactar un post larguito.

    Y claro que ya estamos en un equipo: Ticoblogger Team.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Dean, otra vez insisto que hay que empezar por reformar el servicio civil... no me imagino la tortura que debe ser llegar a bretear a una institución de esas donde no se puede tocar a nadie, y todo camina a paso de tortuga de diesel... diay, si hasta pereza de leer blogs les da (a los afiliados del ANEP)...

    ResponderEliminar
  11. No creen ustedes que undir un barco al propio podria beneficiar a su capitan??

    Si se fijan bien, Oscar no ha hecho nada mas lejano a gobernar.Mas bien pareciera que esta "suavizando" su cama para cuando se retire con la millonada despues de la quiebra de la caja, el ice, etc y el jugoso pago de la YUNAI.
    Excelente posteo!! les recomiendo escuchen en los 107.1 la cantaleta (domingos a las 9) y "por la calle de la amargura" en la misma emisora y el mismo horario (entre semana), ahi tambien se hablan muchas verdades y le dan duro a Oscar.

    Saludos!!

    ResponderEliminar