lunes, 3 de septiembre de 2012

La ordinariez como revulsivo

Confieso que mi primera reacción cuando vi el nuevo spot de Fernando Berrocal, versión Pulpería, fue una carcajada profunda, mezcla de sorpresa por lo gráfico y ordinario del mensaje, con una buena dosis de identificación con el predicamento del personaje. A diferencia de la mayoría de las reacciones que hasta ahora he visto en redes sociales, la mía no fue de indignación, sino de “esto merece un buen análisis”. Les recuerdo, queridos cuatro gatos que me leen, que no soy liberacionista, nunca he votado por un candidato verdiblanco, y no voy a manchar mi inmaculado record de “oposicionista” en el 2014. Pero lo de Fernando Berrocal se las trae.


Hastiado como estoy de la mojigatería colectiva costarricense que ha encontrado canal de ventilación en las redes sociales en los últimos tiempos, me rehúso a condenar el mensaje de Berrocal de buenas a primeras y sin mayor consideración. Empiezo por las consideraciones políticas.

Fernando Berrocal parte, en la campaña liberacionista, como colero y más fuerte candidato al descenso, con porcentajes de apoyo que se confunden con el margen de error de las encuestas que lo miden.  Con lo que queda del mongismo dividido entre el heredero ideológico putativo y el sobrino de don Luis Alberto, cuenta don Fernando con una base potencial natural ínfima y disminuida. Para terminar de hacerla trompuda, de la casi media docena de precandidatos del PLN, don Fernando es definitivamente el que menos dinero tiene para hacer campaña.

En estas condiciones, su campaña necesitaba encontrar el medio para ponerse en boca de todo el mundo, y vaya que lo ha logrado. Esta campaña publicitaria pretende ser el revulsivo que ponga a don Fernando, como se dice en inglés, front and center en la contienda preelectoral. Yo no sé, ni puedo predecir, si la mayor presencia mediática se le traducirá en mayor apoyo entre los liberacionistas; es definitivamente una apuesta riesgosa. Pero jugando a lo seguro ningún candidato marginal jamás salió del sótano de las encuestas. 

El primer objetivo, que tiene que haber sido dar de qué hablar, y que el tema de conversación sea don Fernando Berrocal, ha sido logrado con creces. Después vendrán las mediciones de popularidad, y me huelo que mostrarán un aumento estadísticamente significativo en el apoyo a don Fernando.  El concepto de que la publicidad negativa ahuyenta a los votantes fue probablemente desarrollado en algún círculo intelectualoide de gente que dice esperar propuestas y no embarrijos.  La realidad es que para el votante promedio, ese que define las elecciones, las propuestas pasan desapercibidas, y las únicas que realmente cuentan son las que les presenten, a manera de promesa de campaña, en la plaza pública de su pueblo. ¿Nos van a construir el puente para cruzar de San Eustaquio a San Josafat sin tener que dar la vuelta por San Pancracio?  ¿Van a ponernos la tapia para dar seguridad a los carajillos en la escuelita local? ¿Nos van a dar latas de zinc y sacos de cemento para terminar el ranchito? Sabiamente decía Tip O’Neill, ilustre ex congresista por el Partido Demócrata y Presidente de la Cámara Baja norteamericana:  All politics is local!

El ataque directo a Rodrigo Arias me resulta más intrigante e interesante.  Al enfilar sus baterías contra él, a pesar de estar en un empate técnico con al menos dos otros precandidatos, lo está identificando claramente como el tipo a vencer. No es una mala apuesta para una campaña quijotesca como la de Berrocal.  Por más golpe de efecto que logre con el ingenio de Giovanni Bulgarelli y lo que pueda seguir después, don Fernando tiene que saber que su probabilidad de ganar ante “monstruos” como Figueres, Arias y Araya es ínfima, por lo que su objetivo más probable – aparte de amarrar una cuota de poder – es convertirse en una especie de “kingmaker” e influir para lograr un cambio de rumbo en Liberación Nacional, promoviendo el regreso a los principios de la auténtica socialdemocracia que él dice defender (a diferencia de la versión mercantilista que adhiere el PLN moderno). 

Desde esa perspectiva, la apuesta del Sr. Berrocal es interesante: identifica a Rodrigo Arias – y por extensión a su hermano Oscar – como los representantes y causantes el status quo – y por ende como el candidato a vencer a toda costa. Le hace un servicio a los demás precandidatos, con lo que se evita sus ataques directos.  Y se pone en la posición que sus asesores políticos le han de haber recomendado: el uno a uno contra el “perceived front runner”. 

Paso ahora a lo que podríamos llamar las consideraciones de tipo psico-social, cultural y hasta moral. La propuesta publicitaria, ya lo dijimos, es ordinaria y hasta un poco vulgar, y la producción es de una calidad que refleja la realidad financiera de la campaña de don Fernando. ¿Es acaso inmoral, ofensiva, irrespetuosa a las mujeres o insensible a las víctimas del abuso sexual, como lo dijo Pablo Guerén (el periodista faldero de don Rodrigo Arias) esta mañana en ADN?

Si algo podemos decir con certeza, es que el mensaje no es “políticamente correcto”.  Por lo demás, la frase (¿Te vas a seguir dejando?), acompañada por la imagen visual de una doñita sintiéndola por Detroit en una pulpería, o de un campesino en su parcela sintiendo cómo le entra hasta el fondo, no hace más que jugar con la forma de hablar del pueblo costarricense, y del no tan pueblo también. Porque los ticos, en promedio, somos muy malhablados.

Con muy pocas excepciones, los ticos decimos que nos están cogiendo por atrás cada vez que los precios (de lo que sea) aumentan, cuando nos enteramos de un nuevo chorizo, o cuando sentimos que se nos hace una injusticia. Evidentemente, con esta propuesta publicitaria don Fernando Berrocal no le está pidiendo su apoyo a las clases altas ni a la gente culta del país, sino a la masa votante que se expresa de la misma manera o “peor” que los personajes de sus anuncios (que por cierto, lo hacen sin pronunciar palabra).  Por esto – por el hecho de que apela a una forma común de expresarse del tico, una frase popular que escuchamos todos los días en todos los contextos – no compro el “psycho-blabber” ese  de la insensibilidad hacia las víctimas del abuso sexual.  Simplemente, nada que ver.

Hace una semana estábamos horrorizados por el mob lynching virtual del baboso estudiante de medicina que deseó un tsunami en el Hospital de Niños para que se le acabara la guardia.  Hace tres semanas nos asqueaba el despido de la viceministra en paños menores.  ¿Qué más que nuestra doble moral mojigata y santurrona puede explicar la crítica colectiva a una propuesta provocativa y provocadora de un candidato presidencial de momento marginal?

En  apenas 62 segundos don Fernando Berrocal ha logrado poner de cabeza la precampaña liberacionista. Al provocarnos y obligarnos a cuestionar nuestra valoración de “lo moral” y "lo correcto", ha logrado a cabalidad su objetivo de ser tema de conversación y ganar presencia “de mercado”. Por ello, posiblemente sea premiado con un incremento en intención de voto.  De paso ha logrado ponerse en la posición del boxeador que quiere ser recordado como el que noqueó a Mike Tyson, con lo que se garantiza una presencia continuada en los medios y en las redes sociales, mucho más allá del tiempo que su dinero le permita mantener los spots al aire. Recuerden que en política lo primero es que hablen de uno.  Ya habrá tiempo después para manejar la imagen. En todo caso, de entre los cinco precandidatos conocidos del PLN, la suya es la más impoluta.

Nada mal para un par de anuncios que, comparados con los de otros precandidatos, no han de haber costado más que una fracción.

28 comentarios:

  1. Interesante opinión, igual con toda la campaña que despliegue Berrocal a lo mucho le puede pelear el puesto a Desanti.
    Con estos videos hace la entrada al público como precandidato, y sin duda se ganó más de un voto, y mucha de la gente que lo crucifica(ra) por esta propuesta ni siquiera hubiera pensado en apoyarlo por lo que no pierde mucho con el "ataque frontal" hacia los otros candidatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso decía que Berrocal tiene otros objetivos:
      1. Destronar a los Arias.
      2. Asegurarse una cuota de poder.
      3. Promover el regreso a la socialdemocracia.

      Eliminar
  2. No entiendo un punto. Si los spots estan dirigidos al pueblo votante, por que lo estamos viendo en digital? quien realmente lo vio? esta pasando en tele esto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, salieron en tele. Y saldrán por 2 ó 3 días, que es lo que dice Berrocal que puede pagar.

      Eliminar
  3. Excelente análisis! Lo único que no me agradó fue el inicio donde señala que el votar o haber votado al PLN lo mancha a uno. Ante todo debe prevalecer el respeto, la tolerancia y que nadie dispone de la verdad absoluta. Por lo demás repito que excelente, mi reconocimiento y felicitación por la publicación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no dije que votar por el PLN lo manche a uno, aunque le agradezco por compartir lo que tiene en su subconsciente. Yo dije que tengo un récord inmaculado como votante "oposicionista", que es muy distinto. Con el calificativo de inmaculado me refiero a mi récord como votante, no a mi moral o mi ética, ni mucho menos a la de los demás. Si aclaré lo de mi historial como votante es para evitarme críticas y ataques por hablar razonablemente bien de un candidato liberacionista.

      Eliminar
  4. VivRRomero dice excelente analisis..Yo no digo esa palabra pq me choca..pero la oigo a cada rato y reerente a lo que pasa en CR por una u otra cosa y estoy 99.9% de acuerdo ya la gente esta hablando de el..va a ver tiempo para discursos, debates, analisis y planteamiento de proyectos...antes era en los medios de comunicación los 3 candidatos de PLN...y yo pensaba será que no saben contar???? para mi eran 4 eso si "no se no me acuerdo" no se decide a postularse " entonces serían 5

    ResponderEliminar
  5. Pues no sé... deben haber otros métodos que no incluyan penetración anal forzada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ese, justamente, es el mensaje que nos quiso dar Berrocal. ¿No?

      Eliminar
    2. forzada??? este pueblo manso y menso nunca lo han forzado a poner las nachas... lo hace cada 4 años y con todo el gusto

      Eliminar
  6. Otra fracesita en Inglés, para no dejar la pedantería: "Race to the Bottom" definiría muy bien esta campaña. Ciertamente ha dado que hablar esta vulgar y asquerosa campaña publicitaria. Pero hubiera sido lo mismo quizás si un candidato se pusiera en medio del Parque Central y se bajara los pantalones. Hay que diferenciar entre un audaz llamado a los votantes, con a lo que todas luces parece un patético llamado a ser visto. Dejando de lado que Fernando Berrocal es un político de segunda, que no sabe controlar lo que dice, y que por ende sería un pésimo presidente, su campaña es doblemente Vulgar. En primer lugar, por la dramatización de un acto que raya en lo indecible o inpresentable en cualquier discusión normal. Y que es en muchos casos realizado a otras personas en forma involuntaria. No es mojigatería, es simple y llanamente, mal gusto. Pero, y lo más importante, es la mentalidad que refleja su forma de ser: según declaraciones a La Nación, Berrocal dice que "Es lenguaje de pueblo". Que yo recuerde, las personas humildes y trabajadoras de este país no se conducen de esta forma en el día a día. Quizás en una mesa de tragos, como sucede frecuentemente, puede darse desvaríos. Pero que un idiota hijo del privilegio, como este tipo, que se benefició de una educación superior gratis, y que sin duda le interesa el contacto con el pueblo sólo al momento de requerir su voto, salga a deicr esto demuestra el esnobismo y la ignorancia que infecta a nuestra pordiosera élite. Élite que encuentra "polo" o maicero las costumbres ticas, o vestirse como campesino (se acuerdan del show de TV que se burló de eso?). O quizás me equivoque y sea muy ingenuo, y la "gente de pueblo" hable de verda así todos los días. Lo cual lo que refleja es en realdia una seria condena a nuestra élite criolla, por bajar el estándar de la conversación. Poruqe, guste o no, cada sociedad tiene sus élites: el problema es que la ideología democrática nos pone a decir que todos somos "igualiticos", lo cual no es cierto. Hay gente que, por accidente o esfuerzo propio, logra alcanzar lugares cómodos en la sociedad. Esa gente debería exigírsele más, en nombre al menos del honor, noción cursi sin duda, pero que no estaría de más en esta constante y vulgar carrera hacia el fondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos son rápidos para juzgar, mientras que otros preferimos analizar y entender, lo cual no es, en absoluto, una señal de aprobación ni de apoyo.

      Estoy seguro de que los ticos que se encuentran en un centro de investigación académica en un país de primer mundo no hablan así. Otra cosa es escuchar a trabajadores y clientes del Mercado Central, a los pasajeros de cualquier bus en Costa Rica, a los obreros de construcción, a la gente que conversa en los poyos del Parque Central, etc., para darse cuenta de que sí, los ticos somos muy malhablados. Sinceramente prefiero a una persona ordinaria para hablar pero de sentimientos nobles y conducta respetuosa, que quienes viven para juzgar a los demás mortales con un lenguaje digno de consistorio cardenalicio...

      Eliminar
    2. Jorge Fallas, que hijuep... verbodiarrea la tuya, la verdad no entendí con quien es que estás resentido. Los ticos sí somos bien-(mal)hablados, y si no me creés, deberías darte una vuelta por aqui por Desampa, tal vez en vez de poner a un campesino debieron poner a cualquier sampaguavas manejando un hyundai pirata, esos somos los que elegimos presidentes. Pero si no te gusta que el presidente hable como nosotros, entonces dejate de varas y votá por Rodrigo Arias.
      Y por cierto, fracesita se escribe frasecita.

      Eliminar
    3. Jorge Fallas, ya estan vendiendo terrenos en la luna, anda cagar alla sobalevas!

      Eliminar
    4. En este blog preferimos discutir civilizadamente, y no hacen falta los insultos. Voy a dejar este par de comentarios ofensivos porque creo en la libertad de expresión y por eso me rehuso a instalar la moderación de comentarios, pero la verdad es que sale sobrando el ataque tan grosero a un lector de este blog.

      Eliminar
    5. Muy agradeido Dean por su respuesta, y por darnos este espacio de opinión. No haré caso de comentarios cobardes desde el anonimato. Al menos acá soy el que tengo más mérito en que al menos pongo la firma. Y con esto no me refiero a usted Dean: apoyo 100% su postura frente al anónimo que escribió en una columna anterior. Eso sí, si resulta que no es oriundo de San Ramón, eso sí sería imperdonable ;-)

      No hago excusas de lo que dije sobre Berrocal. Es más, los hechos posteriores confirman un comportamiento a todas luces extraño, por decir lo menos. Más cuando, si se le cree a Rodrio Arias, la relación de ambos ha sido en general armoniosa. Qué dice de una persona que conoces, y dialogs con ella frecuentemente, que luego te saca un anuncio tal vulgar y ofensivo? Por más bajo aprecio que se tenga a Rodrgio Arias (y para muchos ignorantes en este país que tiene por otro lado labia par aescribir tonteras en foros, Arias es el nuevo Immanuel Goldstein que toda democracia bien hecha tiene siempre para arriar el ganado), comportarse con tal bajeza revela que Berocal es un traidor de la peor calaña, o un tipo que no tiene todas sus capacidades mentales en orden.

      EN cualquiera de ests casos, no es alguien apto par adirigir el país. Al menos pidamos lealtad entre ladrones. No es mucho pedir. Pero eso sería lo mínimo. Después de todo, vivimos en un mundo imperfecto de seres imperfectos. No en una utopía, sea socialista o libertaria.

      Eliminar
  7. Esto pasara simplemente como un anecdótico sin llegar a mayores alturas algo así como la otra "genialidad" de la campaña pasada "del menos malo"
    Al final creo que queda Figueres otra ves.....que Dios nos agarre confesados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosa apreciación, es como mandar y que los soldados rasos de despellejen en el primer combate, para luego mandar al verdadero General... con los giros históricos... quién quita y toda esta chabacanería (que a algunos les parece pasada de vulgar) luzca a quien llegue de último y que ría mejor.

      Eliminar
    2. Usualmente así es... estos escarceos iniciales rara vez definen la contienda, que está para el que sepa reír de último. Es decir, es una prueba para maratonistas, no para sprinters...

      Eliminar
  8. Pues no sé, creo que estás sobreanalizando la vara. Berrocal puede haber logrado aumentar algunos puntos su porcentaje de participación, pero seguramente ha perdido más en votos potenciales... y de feria, ha hipotecado la credibilidad de todo lo que vaya a decir de aquí en adelante...

    Y uno que se quejaba de los anuncios del mae chingo de Otto Guevara...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Terox, yo creo que sobreanaliza el que teje a partir de esto toda una leyenda acerca de la decencia y pulcritud del tico promedio, y la condimenta con afirmaciones "políticamente correctas" que ni se creen, como la de la insensibilidad ante las víctimas de abuso sexual. Sin embargo, dado que empecé diciendo que "esto merece un buen análisis", te concederé un "guilty as charged" de mi parte. Analicé, entendí de que se trata, y dormí tranquilo, sin darme golpes en el pecho por la inocencia perdida hace 50 años pero achacada a dos spots de 31 segundos que salieron al aire el 3 de setiembre del 2012...

      Eliminar
    2. Mae, Ud le encontró UN sentido al asunto, no EL sentido. Yo creo que ni Berrocal sabe exactamente en qué va a parar esta putada... De todas formas, por dicha no he tenido tiempo de leerme los (sobre)análisis que vos criticás (y concuerdo ampliamente con tu crítica). Los publicistas son buenos para jugar de semiólogos y lavarle el coco al cliente con toda clase de teorías, nunca demostradas...

      Y a propósito, recuerdo (qué memoria!) en tiempos de la primera campaña de Arias, cuando lo tildaban de choricero, a una carajilla de uno o dos años con una camiseta (creo) que decía: "Yo también soy choricerita", y el análisis tan rebuscado luego que hacía un liberacionista del nuevo significado semántico que hubo que darle al vocablo "choricero" para adaptarlo a la evidente realidad, dado que calificaba a alguien tan preclaro con el futuro premio Nobel...

      Eliminar
    3. Tenés razón, Terox, yo le encontré "mi" sentido a la vara. Así es por lo general... cuando la gente defiende "la verdad" o "la moral", se trata ni más ni menos que de "su verdad" y "su moral", y por eso me disgusta tanto la gente que solo eso sabe hacer: juzgar a los demás. Es como cuando uno encuentra a Dios: no es más que UNA versión de Dios, la de la iglesia o religión que logró hacerle a uno el cocowash, y no un Dios absoluto. ¿O vos creés que un mismo Dios le hubiera dicho a la gente "para usted el séptimo día es el viernes, para el de a la par suya es el sábado, y para el de la caspa allá atrás es el domingo?

      Eliminar
  9. mmm, siento que Berrocal está usando el populismo, como bien lo mencionas en tus elaboradas palabras, yo se que la mitad del pueblo odia a los Arias, pero aunque puede haber corrupción no te llama la atención que sólo en los dos gobiernos de ellos se hacen cosas. Con todos los bemoles del caso, pero se hacen. Un ser populista le entra a las entrañas al pueblo, pero tendrá la capacidad de liderar a Costa Rica y sacarnos se está mediocridad y doble moral, no creo que todavía merezcamos a un Populista como Chávez. Pero como dice la frase, aquellos que no aprenden de la historia están condenados a repetirla. Asi qué, si el pueblo empieza a moverse más y más hacia las acciones populistas va a faltar poco para que inicie el corte de cabezas, eso subsanaria las ansias del pueblo de sangre pero nos quitaria lo mediocres...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Christian: populismo, en sentido político, es decirle al pueblo lo que quiere oír, no lo que es necesario hacer. Berrocal no califica de populista, al menos no hasta que empiece a hablar de su propuesta para gobernar y veamos con qué sale. No hay que confundir conceptos. Con la difusión de estos spots Berrocal se muestra desesperado, algunos opinan que pachuco, chabacano y ordinario, pero no populista.

      Eliminar
    2. Populista me parece Desanti... algo menos vehemente de lo que usualmente caracteriza a un político de ese apelativo, pero a fin de cuentas, siempre sale diciendo lo que el pueblo parece querer oír...

      Eliminar
  10. Felicitaciones por este articulo, sencillamente la mejor opinión que he leído hasta el momento. Estoy totalmente de acuerdo con usted, pero ambos sabemos que la doble moral tica de aquellos que se consideran educados, la cual es cada día peor, va a hacer de estos anuncios objeto de critica hipócrita.

    ResponderEliminar