lunes, 2 de septiembre de 2013

Mi persona soy yo

A veces meagüevás.com lo mal que hablamos en Costa Rica. Yo no se si vos te das cuenta de que cuando usted salta en una misma oración del  voseo confianzudo al trato formal, no solo sonás horrible sino que usted quedás como un ignorante.

Embeces son tales las burradas que uno escucha, que ni siquiera es posible saber cómo se escriben. Y ya que hablamos de lo que no es posible, ¿será posible que se pueda?  A ver si nos entendemos: si algo es posible, es porque se puede. Entonces la pregunta no es si es posible que se pueda, sino simple y llanamente si es posible o si se puede.  Es parecido a decir que hay que ver a ver si es posible. ¿No bastaría con decir que hay que ver si es posible? ¿Para qué la redundancia?

Otras veces, es tal la confusión, que intercambiamos el uso de palabras que suenan parecido pero que tienen significados muy distintos. Por ejemplo, en un partido de futbol, un jugador nunca se posiciona del balón; se posesiona de él. Es decir, toma posesión de la pelota, que es lo mismo que decir que se adueña de ella, que la tiene en su poder. De la misma manera que un equipo no se posesiona correcta o incorrectamente en la cancha, se posiciona.  Es decir, asume una posición en la cancha, que el comentarista de turno puede encontrar agresiva, correcta, eficiente, defensiva o tremendamente equivocada, pero es una posición, una postura, un “parado” (en los términos de los genios que comentan nuestro mediocre futbol en los aún más mediocres medios de comunicación colectiva), nunca una posesión.  La cancha, el estadio y hasta la bola pueden ser posesiones del equipo, pero cuando éste se para en la cancha con línea de tres, de cuatro o de cinco, se posiciona de una cierta manera, no se posesiona.

El paso sobre los puentes Bailey que el MOPT está poniendo sobre el hueco de la Circunvalación abrirán mañana no es correcto, aunque sea cierto que a partir de mañana se va a poder pasar por ellos. La razón es que  aquí el  “abrirán” se refiere “el paso”, que es singular, y no a los puentes, que vienen en plural por ser más de uno.  Lo correcto es decir que el paso sobre los puentes se habilitará (sin N al final) mañana, o si usted quiere, que los puentes abrirán (ahora si con N al final, porque los puentes son varios) mañana.

Pero quizás la mayor ofensa tica a la lengua de Cervantes sea el uso de la muletilla “mi persona”. “Mi persona” jamás aceptaría una mordida. Los demás serán unos choriceros,  pero lo que es “mi persona”, jamás me prestaría para eso. Pero, ¿quién diablos es mi persona?  ¿Será que vivimos aún en la era de la esclavitud, y mi persona es una de mis posesiones (nótese: posesión, no posición)? ¿Será tal vez que soy, por ejemplo, dueño de mi esposa, y ella se convierte en “mi persona”?

No, señores (y sí, se dice “señores” para abarcar tanto el género masculino como el femenino, y es incorrecto andar diciendo los y las ciudadanas, los bomberos y las bomberas, etc.): mi persona soy yo, y si tenemos una palabrita de dos letras para identificarla, ¿quién diantres nos enseñó a usar una frase de dos palabras y nueve letras para sustituirla? No soy filólogo, pero supongo que en lingüística habrá algo como lo que los abogados llaman economía procesal, que es lo mismo que decir que si hay una manera más simple de decir lo que usted está pensando, úsela.

Pero además, “mi persona” está mal dicho.  Es un anglicismo mal empleado.  El vocablo en inglés persona se puede traducir al español como imagen o carácter de un individuo.  Sin embargo, en español persona es cualquier individuo de la especie humana, y como los seres humanos no somos posesiones de nadie (al menos en el mundo libre), el artículo posesivo “mi” no se le puede anteponer sin agregarle un calificativo, como en la frase mi persona favorita (que por lo general no se refiere a uno mismo, a menos de que uno sea un enfermo narcisista).

Si se quiere referir a usted mismo, “yo” es suficiente, o “mí”, dependiendo del contexto. Y si se quiere referir a un rasgo de su personalidad, entonces identifíquelo (mi carácter, mi humor, mi honestidad, etc.), pero por favor no  confunda rasgo de la personalidad con persona. No está bien.

5 comentarios:

  1. A mi a veces se me va mezclar el "ustedeo" con el "voceo" jaja.


    Me doy cuenta, me da cólera y después me vuelve a pasar jaja


    Buen post, saludos

    ResponderEliminar
  2. ¿Cómo que EMBECES? Primero pensé que era a propósito, pero luego vi que el resto está bien escrebido...


    Muy futbolero también es aquello de "adolece" por "carece"... dicen: "la sele adolece de un centro delantero efectivo"


    Y bueno, yo sí puedo poseer legalmente una persona... jurídica!!! jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Me emputa además que me voseen culicagados que ni pelos en el sobaco deben tener... especialmente los que venden zapatos en Extremos!!!

    ResponderEliminar
  4. A mi a veces me pasa que no logro decidirme si usar el vos o el usted con una persona, y entonces a veces lo trato de una manera y otras veces de otra manera. Pero trato nunca mezclarlo en la misma frase... supongo que más de una vez se me ha caído el zapote!!

    ResponderEliminar
  5. Fue a propósito, mi querido amigo Terox, por supuesto que fue a propósito.


    Otra muy común es hágalon por háganlo... me zurra la paciencia!!!

    ResponderEliminar