domingo, 14 de noviembre de 2010

El circo de la OEA

Dean CóRnito está que se lo lleva el diablo. La OEA es un circo de medio anillo, lleno de animales, payasos, y algunos malabaristas. La resolución tomada por la OEA el viernes por la noche es una burla a nuestro país, y sin embargo son legión los compatriotas que se congratulan por lo que llaman un “gran éxito diplomático”. La actitud de los países del continente deja mucho que desear, muy a pesar de lo contundente en apariencia de la votación de dicha resolución. No tenemos nada que celebrar todavía.

Empecemos por señalar lo que ningún medio de prensa tradicional de nuestro país se atrevió a publicar: que la resolución adoptada por el Consejo Permanente de la OEA, al hacer suyas las recomendaciones del informe de su Secretario General José Miguel Insulza – el tonto útil de los tiranos neo-bolivarianos – instó a retirar las “fuerzas armadas o de seguridad” de ambos países “en el área donde su presencia podría generar tensión”. En otras palabras, no condena la invasión nicaragüense y, por el contrario, conmina a la policía tica a no acercase a la frontera porque nuestros vecinos podrían sentirse presionados. Esto tiene un solo nombre: doble moral. Es poner en un mismo plano a agresor y víctima.

Conozcamos ahora al elenco de animales que conforman esta OEA. Empecemos por el Embajador de Venezuela, Roy Chaderton – con nombre de caballo y todo – pidiendo “que quede claro para los registros cómo se puede erosionar y afectar esta organización”. No, Mr. Ed, la imagen de la OEA se afecta cuando imbéciles como usted y sus colegas usan toda clase de tácticas dilatorias y chantajes para evitar que el Foro se pronuncie durante más de dos semanas, rascándose las bolas como si el tiempo del resto de la humanidad no valiera nada.

¿Qué tal el burro de Denis Moncada, Embajador de Nicaragua? Para describir a este descerebrado bulto de carne y huesos que representa al ratero y proyecto de dictador Ortega, me limito a transcribir el más grande de los rebuznos que jamás se haya oído en los salones de la OEA: “Estamos viendo el nacimiento de un nuevo imperio, el imperio costarricense”. Jajajaja, perdónenme que me ría. ¿Quién invadió a quién? ¿Cuál es el único país centroamericano que 160 años después de haber negociado sus límites con sus vecinos mantiene disputas abiertas con tres de ellos? ¿Quién es el que tiene intenciones expansionistas? Lástima que la OEA esté ubicada en un país libre como Estados Unidos. En otros países más del agrado del asno Moncada la gente va presa por decir cosas menos ofensivas y estúpidas que esta.

¿Y qué me dicen del avestruz Insulza, ese pájaro pendejo que prefiere esconder la cabeza en la tierra antes que enfrentar los problemas? Este pajarraco emplumado que pone huevos bien grandes, pero carece por completo de ellos, se mandó a decir que “a mi no me asusta la resolución que tomemos; yo puedo vivir con cualquiera que tomemos, pero que tomemos una. Me conformo con una resolución antes de irnos a dormir”. A este señor le pagamos un excelente salario todos los americanos para que trabaje por la promoción de la democracia y la preservación de la paz en nuestro continente, y a él no le importa lo que su Consejo Permanente decida, con tal de que le permitan ir a disfrutar de la paz de su camita. Tené dignidad, hijueputa, y renunciá.

Payasos también abundaron en la presentación del circo este pasado viernes. Payasos pendejos como el representante de Bolivia que, reconociendo una flagrante violación de Nicaragua, prefirió ausentarse del foro antes que emitir un voto que pudiera contrariar al patrón (Hugo Chávez) de su Presidente, Evo Morales. Payasos expertos en la mímica – ese arte mudo de imitación – que prefirieron abstenerse antes que decir lo que pensaban, como los representantes de Ecuador – otro cliente del “libertador” Hugo Chávez –, Guyana y Dominica.

El malabarista principal del circo fue nuestro embajador, Enrique Castillo, quien nos representó con gran dignidad y en ese corral maloliente que es el circo tras bambalinas, logró al menos rescatar del ahogado el sombrero. Estoy seguro que una persona de su nivel, experiencia y capacidad reconoce que lo acordado por la OEA no es el triunfo que nuestro Canciller y nuestra Presidenta andan pregonando, pero en ese retrete de cuadrúpedos hizo lo que se podía, y por ello la patria debe agradecerle.

El enojo de Dean CóRnito no se limita a la OEA. En Facebook y en muchos blogs, mis compatriotas se regocijan por el acuerdo y por lo “abultado del marcador”. No me caben dudas de las buenas intenciones de la mayoría de ellos, pero me disgusta su reacción “en automático”, sin mayor análisis de lo que realmente significa esta resolución. Primero, NO ES VINCULANTE, y Nicaragua se la va a pasar por donde nunca brilla el sol. Ni siquiera lo va a hacer de manera solapada; ya su desgobierno anunció que no acatará la resolución ni retirará sus tropas del territorio costarricense que hoy pretende robar. Segundo, las dos semanas transcurridas desde la denuncia de Costa Rica hasta la accidentada resolución del Consejo Permanente son la mejor señal para Ortega de que ninguna nación de nuestro continente está dispuesta a “comprarse el chicharrón” de defender a Costa Rica y/o forzar a Nicaragua a retirar las tropas invasoras, si llegara a ser necesario.

No me malinterpreten. Dean CóRnito se ha manifestado una y otra vez a favor del diálogo y el respeto entre los países vecinos. Pero también canta con orgullo el himno nacional, y no olvida la estrofa que dice “cuando alguno pretenda tu gloria manchar, verás a tu pueblo valiente y viril, la tosca herramienta en armas trocar”. No podemos pretender organizar un ejército en 15 días con capacidad para expulsar una fuerza invasora, pero debemos de reconocer los límites del diálogo y estar dispuestos a invocar oportunamente los mecanismos del derecho internacional como el TIAR.

Me disgustan también las reacciones xenófobas, patrioteras o nacionalistas de muchos compatriotas, que distan mucho del sano patriotismo. ¿A cuál imbécil se le ocurre tirar un coctel Molotov en la embajada de Nicaragua? ¿Qué logró con eso? ¿A qué clase de cretino se le ocurre exacerbar el nacionalismo barato con una campaña como la de las banderas de Repretel?

Por último, ¿donde está la legión de patriotas de pacotilla, que se envuelven en banderas venezolanas hasta para protestar contra la minería a cielo abierto, pero no han aparecido ni una sola vez para protestar por el daño ambiental causado por las fuerzas invasoras? ¿Acaso no saben nuestros ambientalistas que eso que Pastora y Ortega llaman un swampo infestado de mosquitos es un humedal designado sitio RAMSAR, protegido por nuestro país? ¿Es tan difícil darse cuenta de que el canal que están abriendo en Calero, además de servir para desviar el curso del río San Juan, puede provocar el drenado de la laguna? ¿Por qué no le exigen a Ortega que saque a su ejército de esbirros de nuestro territorio? ¿Por qué no protestan contra los mercenarios del ALBA que están destruyendo nuestro patrimonio natural? ¿Dónde están para gritarle al socio nicaragüense de su amigo Chávez: deje de hacer mierda mi país?

6 comentarios:

  1. Primera vez que leo un Dean Cornito tan puteado en un post. .pero es que honestamente todos estamos indignados con esta situación.

    Al igual que vos comparto la posición que ahorita C.R necesita ayuda de tropas internacionales para hacer presión para que los nicas invasores salgan de calero.

    ResponderEliminar
  2. Pucha, excelente post! Me tomé la libertad de compartirlo. Yo también estoy de acuerdo en que es hora de dejarnos de habladas, y llamar a los aliados...

    ResponderEliminar
  3. Rajado, se le lee puteado.
    Pero claro que tiene toda la razón, la OEA es un verdadero circo, pero que en algún momento sirvió, y la verdad Costa Rica no quiso salir por algo.

    Realmente ahora hay que esperar, no tanto esperar la ayuda de fuerzas armadas, sino más bien la decisión firme del gobierno, de ir a la ONU, donde pueden dar un verdadero dictamen vinculante -eso esperaría- para sacar a los militares de costa rica...

    Y luego La Haya para reponer todo el daño y etc, etc..
    Que ahuevado así..
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Estoy muy de acuerdo con nuestro emputado amigo... yo no sé con qué hígado aguanta nuestro embajador esas sesiones, y las salidas improvisadas del gemelo de Iván Díaz (qué le compro! qué le vendo! qué cambalache hacemos!).

    Eso sí, creo que es un paso que había que dar. Primero, ¡manos fuera! En esta vara de la diplomacia hay que tener mucha paciencia... nadie se va a comprar una bronca de buenas a primeras... por más claro que sea el caso... creo que ni San Óscar Todo-lo-critico Arias hubiera podido hacerlo mejor... lo que SI tiene que trabajar más el gobierno es contra las reacciones xenofóbicas...

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con este post, al rato alguno de esos payasos tambien llevò su circo de pulgas para entretenerse.

    Solo quiero agregar ese dicho tan trillado pero creo que se aplica en este caso tambien:

    "Los verdaderos amigos son los que estan contigo mas en las malas que en las buenas"

    Bueno ya nos va quedando claro quienes son realmente amigos de Costa Rica allà afuera.

    Salu2 de WOLVERINE


    ResponderEliminar
  6. Peptobismol, Dean, ojo la presion... Chan y panitso frios.

    Yo me enfermo con ver estas noticias, por todos los lados. No veo algo coherente en el horizonte. Me recuerda las burradas de este lado del mundo, cuando hunden barcos, apedrean supermercados o ponen banderas en islas en medio de la nada por "soberania" y "patriotismo". Y vean lo mal que se ha salido de esas.

    La unica manera de parar el circo es dejar de alimentarlo. En vez de exhibir nuestras faltas como pueblo -clasistas a pesar de la educacion- usemos los medios sociales para desnudar a estos payasos. El conocimiento de la verdad nos hara libres. No se dejen llevar por los cachiflines.

    ResponderEliminar