miércoles, 2 de marzo de 2011

Ticoleaks Day One: ¡Qué decepción!

A pesar de toda la alharaca que han hecho hoy bloggeros, twitteros, políticos, periodistas y cualquier hijo de vecino en nuestro país, las primeras revelaciones de Wikileaks en La Nación han sido bastante decepcionantes. Nada sustancial (where's the beef?), nada excepcional, ni nada que no supiéramos de antemano sin necesidad de cables diplomáticos del Departamento de Estado en Guachipelín Guachinton.

¿Que el gobierno sabía de antemano cómo iba a votar la Sala IV? Cualquier persona con dos dedos de frente lo sabía. OJO: de lo que nos habla La Nación no es de la votación del Tratado en si, sino de la última de aproximadamente 14 leyes de implementación y/o de agenda complementaria.  A esas alturas ya la Sala IV había tenido que votar varias veces sobre la constitucionalidad del TLC y de sus leyes complementarias, y por lo general las votaciones habían quedado 5 a 2 ó 4 a 3. ¿Cuál iba a ser la sorpresa en la última de esas leyes?

¿Que el Presidente de la República o el Ministro de Comercio Exterior habían hablado con el Presidente de la Corte Suprema o de la Sala Constitucional? Lo extraño es que no hubieran hablado.  Solo eso nos falta en este país, satanizar el diálogo entre los distintos poderes de la república.  Una cosa es hacer presiones indebidas, ofrecer "dádivas" y pagar mordidas, y otra muy distinta es hacer "lobby" en favor de las propuestas de gobierno. Si yo como Presidente o Ministro puedo aportar argumentos valiosos para que un Magistrado considere a la hora de tomar su decisión, estúpido sería si me los guardo. Eso, a fin de cuentas, es parte del sano ejercicio de la política: el diálogo, la coordinación, el intercambio de opiniones y argumentos, el intentar convencer para vencer.

¿Que el diputado Bienvenido Venegas estuvo a punto de retirarse de la coalición de 38 diputados favorables al TLC, por apoyar a Rafael Angel Calderón?  Ni que fuéramos idiotas. Ni que la Embajada de la Yuesei o el Presidente de la República pudieran asegurarle un sobreseimiento en un caso llevado en los tribunales de justicia.  La verdadera razón de Venegas fue jalar para su saco, pero no el personal, sino su provincia.  Bienvenido fue quizás el diputado de oposición más vivo: sacó promesas y beneficios para la provincia que representaba, a cambio de un apoyo que de por si iba a dar a final de cuentas.  Pero mientras el gobierno se rascaba los huevos tratando de bailarse al diputado, este fue subiendo el precio de su apoyo y forzó la firma de compromisos oficiales.  Nadie habla de beneficios personales, sino beneficios para sus electores. ¿Necesitábamos que Wikileaks nos revelara lo que es un comportamiento legislativo absolutamente predecible y normal?

A pesar del berrinche que hizo Ottón Solís (always the sore loser) en ADN hoy - que no es democracia hablar con los representantes del tío Sam en Costa Rica, que el gringo de la cámara de exportadores hizo campaña anti-Ottón (yo también); a pesar de que Gianina Segnini se haya puesto a la defensiva cuando un señor Barahona catalogó la mayoría de estos informes de chismes de viejas de patio, la verdad es que en su primer día La Nación no nos reveló nada sobre lo que valga la pena detenerse mucho tiempo más. Los cables diplomáticos pueden contener información interesante, pero hasta ahora lo que hemos visto son, efectivamente, chismes diplomáticos y nada que nos sorprenda ni nos deba causar indignación.




2 comentarios:

  1. Estamos de acuerdo Dean, demasiado humo pra que al final resultara un fosforito intentando prender un zacatal-

    X otro lado no se si es reconfortante o agüebado que te confirmen que este paisse maneja como una finca - que la clase politica no le importa quedar en evidencia pues despues de todo saben que van a salir impunes y la vida sigue igual de "bonita" aca-

    Saludos men

    ResponderEliminar
  2. Tampoco hay que perder de vista que esos cables consignan lo que le dijeron a los gringos... para mí, decir que:

    "El viceministro Roberto Thompson, quien está manejando el proceso para la Presidencia, fue cautamente optimista cuando nos reunimos con él el 14 de octubre. La Sala Constitucional ha dado señales informales de que completará la revisión mucho antes de los 30 días de que dispone y que no presentará nuevas preocupaciones respecto a la ley modificada"

    (las negritas son mías).

    es sencillamente un plato de babas que le estaban dando al gringo... si por lo menos hubieran dicho que todo estaba seguro, que tenían la votación en firme, etc etc...

    ¿Sabés que es lo malo de todo esto, Dean? Que la mayoría no diferencia entre estas babosadas y verdaderas torcidas de mano. A la gente le gusta ver las cosas sobresimplificadas... a favor o en contra del gobierno (o el PLN). Si Ud no concuerda con una crítica, o incluso con la FORMA de la crítica, es un "vendido", o batería, o en el mejor de los casos, envenenado liberacionista...

    Y ya ves, el santurrón de Ottón golpeándose el pecho, como todo un Ayatolla... como si a él no le hubieran montado su cacería de brujas por prestamista...

    ResponderEliminar