miércoles, 29 de junio de 2011

Peligro: Imbécil al volante

El asesinato el pasado viernes de un joven por haberle pitado a un carro que se le atravesó, me ha hecho poner las barbas en remojo. No quiero ofender a nadie con el título, así que digamos que el imbécil al que se refiere es Dean CóRnito. Pero Dean CóRnito es, en realidad, uno y todos los ticos a la vez.

No hay vuelta de hoja; los ticos somos unos cretinos consumados al volante. Póngase cada uno la mano en el corazón y atrévase a afirmar lo contrario. Puede ser que haya por ahí un 5% de choferes respetuosos, pero como raza, somos unos perfectos imbéciles. Y lo que pasa en nuestras calles es evidencia.
Cuando voy por el carril derecho y un carro viene por la izquierda queriéndose meter a la fuerza para doblar a la derecha en la esquina que ya queda a menos de 10 metros, es un imbécil, cómo se le ocurre venirse por la izquierda si sabe que necesita doblar a la derecha, acaso cree que soy idiota, yo que vengo respetuosamente en fila no tengo por qué permitir que este malnacido se me cuele en el último momento posible, y acelero para impedirle el paso. Cuando soy yo el que va por el carril izquierdo y necesito meterme a la derecha para doblar en la esquina y ya solo me quedan 10 metros, todos los que vienen por el carril derecho son unos hijos de su madre, malnacidos egoístas, qué putas les cuesta ceder el campo, ni que se fueran a atrasar 4 segundos en llegar a su destino.

Cuando voy por una calle cualquiera y a los 50 metros un carro quiere salir de un garaje, acelero para que no vaya a pasar delante de mí, no vaya a ser que pierda yo 15 segundos mientras el otro idiota termina su maniobra. Cuando soy yo el que necesita salir del garaje, el platanazo aquel que venía a 50 metros a toda velocidad y no frenó para permitirme salir, es un careguaba malparido que de seguro vio la luz del mundo en Los Cuadros de Goicoechea.

Igual es cuando el carro de adelante deja 10 metros de espacio con respecto al que va más adelante que él; nos impacientamos, pitamos, aceleramos y tratamos de pasarle, todo para ganarnos 5 metros en la maniobra. Pero cuando somos nosotros los que dejamos un espacio prudencial y un tercer carro se nos mete a la fuerza, cómo puede ser tan imbécil, le pitamos, le enseñamos el dedo medio, y ganas nos dan de romper la manivela del colerón que nos manejamos.

Al volante todos somos unos grandes valientes; gesticulamos, gritamos, insultamos y amenazamos. Pero cuando el gaznápiro víctima de nuestras ofensas para su carro y se baja, todos cerramos botones y ventanas y aceleramos para alejarnos de allí lo más rápido posible. Que es lo que quiso hacer don Alejandro Chacón Marchena, que en paz descanse, a 200 ó 300 metros de la rotonda de la Hispanidad, hasta que la bala lo alcanzó. Hasta ese momento, hacer enojar al prójimo no pasaba de ser una anécdota para una posterior mesa de tragos. A partir de ahora, es un error capital, cuyo precio puede ser la propia vida.

El nivel de violencia en nuestras calles es culpa nuestra. Todos nos comportamos como unos verdaderos tarados, todopoderosos comemierdas que ni siquiera sabemos medir las consecuencias de lo que hacemos. ¿Cuántos choques habremos visto donde resultaba evidente que un dueñodelacalle no quiso ceder espacio al precarista que se le quería meter a la fuerza, y éste a su vez no quiso parar para forzar al otro a darle campo?

El asesinato de Alejandro Chacón me hizo recordar la noche, hace no más de dos meses, en que andaba yo con mi esposa e hijos en el carro, cuando estando parados en un semáforo, atrás se me puso un carro que empezó a pitarme cuando la luz aún estaba en rojo. Como no me movía, al tipo casi le da un aneurisma, hasta que me sacó de quicio, saqué la mano por la ventana, le hice “la mala seña” y luego le hice la seña para que me pasara por encima (porque por otro lado no había donde pasar). El tipo me siguió durante casi dos kilómetros, pitando, haciendo cambios de luces, etc., y el otro imbécil, o sea yo, cada vez que podía le enseñaba el dedo medio. Cuando finalmente la calle se ensanchó, el tipo me pasó por la izquierda, tiró su carro a la derecha, y me cerró el paso. En el carrillo iban 4 muchachos de no más de 22 años, que uno a uno se fueron bajando y se encaminaron hacia mi carro. Dichosamente pude invadir el carril izquierdo y, como dicen vulgarmente, salí mamao. Pensándolo bien, yo pude ser Alejandro Chacón Marchena dos meses antes que él, con el agravante de que tenía a toda mi familia conmigo.

En aquel momento me sentí muy valiente, no dejé que un pieldechancho me hiciera saltarme el semáforo, y lo hice chupar rueda durante casi dos kilómetros. No es sino hasta ahora que “escarmiento”. ¿Valiente? ¡Imbécil!

Desde este sábado pasado, Dean CóRnito está tratando de convertirse en un chofer modelo. Cuesta mucho y cada 3 minutos tengo que recordármelo. Poco a poco veo cómo voy abandonando ciertas actitudes (como pitarle a todo el que no se vaya moviendo al ritmo que deseo), y cómo otras se me van haciendo más naturales (ceder el espacio). Lo hago, porque no quiero terminar mis días como don Alejandro.

Si usted está de acuerdo con lo que aquí planteo, copie la imagen, póngala en su blog, en su perfil de Facebook, o en la ventana de su carro, y hágase el propósito de convertirse en un chofer civilizado. A pellizcos se mata al burro.

11 comentarios:

  1. Cierto. Hace rato me preguntaba por qué diantres la gran mayoría de personas que vive en este país se transforma cuando se pone al volante. Lo he vivido con gente cercana, de la cual realmente en ocasiones me asusto por las actitudes que toman cuando van rodando. Y también nos hemos llevado sustos.

    Acá una vara que había escrito hace tiempo:
    http://dameuncampo.ticoblogger.com/2011/04/pensando-el-misterio-la-violencia-al.html

    ResponderEliminar
  2. Mae, yo trato de ser un caballero al volante, pero como cuesta cuando la gente se trata de pasar de lista..

    Pero si, lo mejor es tener paz...

    ResponderEliminar
  3. Yo aprendí la lección desde que maneje en Venezuela y Mexico ahora en este país calladito mas bonito...

    ResponderEliminar
  4. Yo intento ser un chofer educado, doy campo cuando me lo piden y a veces hasta cuando no - todos caemos victimas de la desesperacion, todos queremos llegar rapido, temprano y tendemos a hacer maniobras indebidas - yo paso recordandome que hay que ser pacientes, que todos andamos en lo mismo despues de este fin de semana me quedo muy claro que la calle es zona de guerra y ya nisiquiera se le puede pitar a la horda de caballos care guaba buchones que andan en la calle,

    Es el reflejo de nuestra sociedad Dean, estamos mal - muy mal!!!

    ResponderEliminar
  5. mae como diria un compa, tiene ud todo el hocico lleno de razon! afuera hay cada pedazo de imbecil que uno no sabe si sera que se creen grand theft auto o que... muy bueno mae!

    ResponderEliminar
  6. Simón, lo peor es cuando nos asustamos de nuestras propias actitudes al volante. Es muy fácil criticar las de los demás, como es más fácil ver la partícula de polvo en el ojo ajeno que una viga de acero en el ojo propio. MUY bueno tu post. Por cierto, yo ya había escrito hace como 5 años acerca de ese episodio de Goofy que tenés linkeado en tu post. Lo podés leer aquí:
    http://lasuizacentroamericana.ticoblogger.com/2005/05/el-sndrome-de-tribiln.html

    Anónimo, imagínese lo mal que andamos, que usted habiendo manejado en dos de los países más peligrosos del continente, en Costa Rica tiene que andar "calladito más bonito". De manejar en Venezuela nada se, pero si puedo certificar que el mexicano no es ni la mitad de violento que el tico al volante...

    H3dicho, Andrés y iMike: el primer paso de IA (Imbéciles Anónimos, organización de la que soy Presidente Honorario Vitalicio) es reconocer la propia responsabilidad. Repeat after me:

    Soy tico, ergo, soy un imbécil al volante!!!

    ResponderEliminar
  7. Yo opte por andar siempre buena musica para relajarme un poco y tratar de no regarme la bilis pq es cierto en este pais todos somos unos completos animales, desesperados y poco tolerantes al volante :(

    ResponderEliminar
  8. Primera vez q leo su blog. Y esta ud en lo cierto, hay mucha gente q hace feo en la calle y no se da cuenta o no le importa, pero no le gusta q otro haga lo mismo. Sin embargo, leyendo eso me da a entender q ud esta de acuerdo con el antisocial de mierda q muy cobardemente le pego un plomazo a un ciudadano comun q reacciono de la manera mas natural ante un retardado como ese. Porque mae, da colera q un caibil de esos con conocimiento de causa, haga una idiotez q ademas de pegarle a uno un coleron puede resultar peligrosa, no solo por el hecho d q le golpeen el carro y le hagan perder el rato en el seguro, sino porque ademas otras personas pueden resultar involucradas y de muy mala manera. Osea, el problema no es madrear o hacerle señas a un idiota, sino q las leyes y las autoridades permitan que energumenos asi q se creen intocables anden en la calle haciendo feo y armados, y en este caso en particular, con antecedentes por robo y otros delitos.
    Lo que no comparto es eso, a mi no me parece correcto decir q ahora hay q andar callado y dejar q cualquier idiota le haga a uno mates xq "no vaya a ser y me joda". El problema es que mientras ciertas personas y las mismas autoridades se pasen la ley por el culo, la cosa no va a cambiar mucho. De nada sirve ser un conductor ejemplar, si hay gente como ese miserable asesino en la calle, porque por mas respetuoso, cortes, educado, habilidoso y atento que uno sea, no quiere decir q un hp de esos no le va a salir haciendo mates. Yo estoy de acuerdo que con todo y que la cortesia ha mejorado un poco en los ultimos años, hay que mejorar la actitud al volante, pero esto es una cuestion q va mas alla de ser un chofer educado.

    ResponderEliminar
  9. Alex, esa es una buena receta, pero a veces hay es necesario no andar distraído con la música para prevenir las animaladas de los demás imbéciles. ¡Manejar a la defensiva!

    Carlitox, yo jamás podría estar de acuerdo ni justificar al mariconazo ese que asesinó al tipo que le pitó por ser él -el asesino- un imbécil al volante. Por favor lea bien y no venga a hacer afirmaciones tan temerarias.

    Lo que si es cierto es que uno sólo controla sus propias reacciones, no las de los demás. Si mi reacción no es provocativa para nadie, probablemente la reacción del imbécil que me atravesó el carro tampoco sea violenta. Estoy de acuerdo con que las autoridades están fallando, pero quejarse y no hacer nada no sirve para nada. Justamente porque sabemos que las autoridades de este país no hacen su trabajo bien, es que no podemos andar haciendo animaladas en la calle cuando cualquier desequilibrado mental puede conseguir carro, licencia y pistola. Allá usted, Carlitox, si por preservar su dignidad quiere sacar la cabeza por la ventana y gritarle hijueputa a cada animal que le eche el carro encima. En cuanto a mi, prefiero que la gente diga aquí corrió que aquí murió. Aunque tenga yo razón para ser el enojado.

    ResponderEliminar
  10. son demasiados los idiotas que hay manejando, siempre me da un coleron ver cuando algun idiota se mete en contra via solo para saltarse la presa o se menten en un carril exclusivo para doblar solo por la misma mierda, los choferes de autobus en su gran mayoria son unos retardados mentales que no respetan ni mierda y saben q si uno les tira el carro mama seriamente. ojala ese pedazo de mierda que disparo se muera o lo linchen de verdad que aqui no queda de otra que tomarse la justicia en propias manos , pero a la hora de andar manejando ni modo parar de pitar y corregir cada estupidez q haga el otro conductor xq ahora resulta que andan armados y son maricas que disparan sin q uno pueda defenderse, que mierda todos esos conductores ojala se jodan y obtengan su merecido

    ResponderEliminar
  11. Cuesta en puta, eso de controlarse... yo por lo menos casi nunca insulto o saco la mano... pero tampoco me gustar dejar que carepichas (mejorando lo presente) se salgan con la suya... cosa que debo mejorar... y hay lugares fijos donde siempre hay idiotas haciendo idioteces... ¿por qué los "tráficos" no se van un día a esos lados a darse gusto haciendo partes? Tal vez así se vaya corrigiendo poquito a poco el problema...

    ResponderEliminar