miércoles, 15 de junio de 2011

Fecundación in vitro, la ley y la religión

A regañadientes, y casi que obligado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el gobierno de la hija predilecta de la Virgen María remitió a la Asamblea Legislativa un proyecto de ley para regular la fecundación in vitro que para todos los efectos prácticos constituía una prohibición de la técnica. Que ahora los diputados hayan enterrado el proyecto no hace mayor diferencia. Es más, si se hubiera aprobado ese mamarracho, le hubieran causado mayor daño a las familias que necesitan de la reproducción asistida para  procrear. Y sin embargo, la cobarde decisión de los diputados habla volúmenes del estado de las cosas en nuestro país.

Al igual que con el caso del matrimonio entre personas de un mismo sexo, de lo que deberíamos de estar hablando es de los derechos civiles de las personas. Como bien lo dijo H3dicho en su blog, “a pesar de que ciertas conductas que sean legales rocen contra los principios cristianos, está en nosotros los creyentes decidir si vamos a “pecar” o no”. Además, como no todo el mundo comparte esos principios supuestamente “cristianos”, el Estado no debe de tomar la decisión por los individuos de en qué creer o qué prácticas religiosas seguir. Eso es para el fuero interno de las personas. En todo caso, me propongo demostrar que ni siquiera es correcto endilgar a la religión la decisión de oponerse a la fertilización in vitro (FIV), oposición que nace de la ignorancia o de la mala fe de las personas.

A pesar de que el autor de este blog cree firmemente que la discusión se debería de centrar en los derechos civiles de las personas, también siente la imperiosa necesidad de recordar a sus lectores que, de todas las causas sociales liberales, la de la FIV es quizás la única que se puede justificar desde una perspectiva religiosa. Veamos.

En Génesis 1:28, Dios da su primera orden a los seres humanos, a través de Adán y Eva: “Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la tierra y sométanla”. En Génesis 9:1 Dios repite la misma orden, a los hijos de Noé: “Crezcan, multiplíquense y pueblen la tierra.” Y por si acaso padecían de déficit atencional, seis versículos más adelante insiste: “En cuanto a ustedes, tengan hijos y multiplíquense, dispérsense sobre la tierra y domínenla” (Génesis 9:7).

No hay nada, ni en el Viejo Testamento ni en el Nuevo Testamento que se oponga, modifique o rectifique esta primera orden directa que el Dios de los judíos y de los cristianos dio al ser humano. No hay transitorios, ni excepciones, ni dispensas; la instrucción es clara: tengan hijos, multiplíquense, llenen la tierra.

Una mujer nace con alrededor de un millón de óvulos en sus ovarios, los cuales van muriendo paulatinamente. Al alcanzar la pubertad quedan alrededor de 300.000, de los cuales entre 300 y 400 “serán ovulados durante el curso de la vida reproductiva de la mujer” (fuente: Cleveland Clinic). La mujer promedio en Costa Rica tiene 2 hijos en toda su vida. Aún en los casos más fecundos, pocas mujeres llegan a tener 20 hijos. Eso quiere decir que alrededor de 999.980 óvulos son desperdiciados por la naturaleza a lo largo de la vida de una mujer.

Entre el 15% y el 20% de los embarazos detectados terminan en un aborto espontáneo, de acuerdo con babycenter.es. “Se estima que hasta un 50% del total de los óvulos fecundados mueren y se pierden (son abortados) en forma espontánea” (fuente: Blog del bebé). Existe un porcentaje de óvulos que son fecundados en las trompas de Falopio (convirtiéndose en embriones) y que sin embargo nunca llegan a adherirse a las paredes del útero, siendo descartados con la menstruación. De hecho, según elbebe.com, “la mayoría de los abortos suele producirse al principio del embarazo, incluso antes de que la mujer sepa que se ha quedado embarazada y se interpretan como meros retrasos menstruales.

El mensaje, para los que escogemos creer en un Dios, es que el Patrón quiere que nos reproduzcamos a toda costa, y ha puesto a nuestra disposición una cantidad casi ilimitada de recursos para que lo logremos. Es como si nos dijera: “Nada de excusas, mamita, usted nació con 1.000.000 de óvulos, y todo lo que necesita para quedar embarazada es uno de ellos. No importa si los otros 999.999 óvulos se pierden; la vida humana es tan preciada para Mí, que estoy dispuesto a desperdiciar un millón de óvulos, algunos de ellos fecundados, con tal de que usted engendre un niñ@.

El Dios judeocristiano NO dice “les voy a dar 15 óvulos para que se reproduzcan, y ay del que los desperdicie”. Lo que a todas luces nos dice es “busquen la manera de tener hijos, ahí les va un millón de óvulos para que les sobre”. El tema en discusión NO es cuándo empieza la vida. Aun si aceptamos que la vida empieza al momento de la concepción – es decir, cuando el óvulo es fecundado por el espermatozoide – no podemos oponernos a la FIV. El argumento “pseudo religioso” es que para implantar un óvulo fecundado con éxito en el útero de la mujer estéril, es necesario fecundar varios óvulos. Una vez logrado el implante, los demás embriones serían descartados y, dicen los confundidos de la religión, estaríamos desechando vidas humanas.

El asunto es que la misma naturaleza – Dios en todo su esplendor y con toda su sabiduría – desecha centenares de miles de óvulos por mujer, y varios de ellos fecundados – probablemente decenas. Oponerse a la FIV es oponerse al designio divino de tener hijos, de multiplicarse, de ser fecundos. Oponerse a la FIV es ser “mas diosista que Dios”. Cada quien tiene derecho a oponerse a lo que se le pegue la gana, pero oponerse a la FIV en nombre de Dios es tomar su nombre en vano, y eso es violar el segundo de los 10 mandamientos.

14 comentarios:

  1. Lo que uno no se explica con los diputados (y los políticos en general) es que anteponen sus intereses religiosos para unas cosas como la FIV o la unión civil entre personas del mismo sexo pero se olvidan de Dios cuando se trata de poner la mano llenos de avaricia para tratar de aumentarse el salario a como dé lugar o llevarse plata a la bolsa sin importar la forma.

    ResponderEliminar
  2. MMm es muy bueno el comentario aunque habla desde el punto social tambien menciona y explica su forma de verlo desde el punto religioso excelente comentario por lo menos se toma el tiempo para saber lo que dice sin hablar patrañas y sin conocerlo desde mas de un punto de vista sin embargo yo me opongo completamente a este proyecto aunq tambien me parecen ciertas sus palabras pero el cambiar mi pensamiento es algo que yo diria que nunca se podria hacer, "aunque yo quisiera" y para no alargar mucho no doy mi comentario analitico puesto que seria charlataneria dado a que conozco demasiado poco sobre que trata es por esto prefiero dejarmelo como pensamiento NADA MAS!!!

    ResponderEliminar
  3. Marcos, esa es otra manera de ver las cosas. Buen punto.

    Isaac, como lo digo al cierre del artículo, cada quien es libre de oponerse a lo que quiera, y muchas veces nos oponemos visceralmente a algo sin que haya mediado un proceso analítico. Eso también se vale. Mi escrito es para llamar la atención sobre la hipocresía de invocar el nombre de Dios para justificar una medida que no solo es draconiana, sino además opuesta al deseo manifiesto del Jefe!!!

    ResponderEliminar
  4. Muy buen Post, solo corregiria: h3dicho en su blog dijo XD

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante el punto de vista. Una perspectiva de la cual no había leído antes. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Que cada año fallezcan más personas en forma natural, que las que son asesinadas, no convierte el asesinato en algo aceptable. Una cosa es un accidente natural, o producto del mismo, a un acto consciente de manipular la vida.

    Ni que decir que el óvulo por sí solo no es más que una célula de la madre. Y muchos de los abortos espontáneos es producto del rechazo del sistema inmunológico de la madre ante el nuevo organismo que surge dentro de ella.

    Lo cual echa por tierra muchos de los prejuicios de los que se creen liberados de la superstición religiosa y se amarran al tótem del Cientifismo.

    La Ciencia provee muchas respuestas. Pero no todas. Y es puede ser tan perversa como la peor superstición religiosa, si no se ancla en una visión moral. Véase los experimentos con humanos, hechos incluso por científicos de naciones democráticas. Y en China, los avances de la medicina permite a los padres, por medio de una tomografía, determinar el sexo de su bebé y abortarlo, si es mujer, si prefieren tener un sólo hijo.

    Se acuerdan de Frankenstein?

    ResponderEliminar
  7. Jorge, estoy 100% de acuerdo con todo lo que usted plantea en su comentario, y sin embargo no me da un solo argumento en contra de la FIV. Es más, si en algo no estuve de acuerdo en su comentario fue en la alusión a Frankenstein, pero es un detalle menor. Le diría que Frankenstein es un personaje de ficción, pero recordemos mejor al Dr. Mengele..., ese si que no tuvo nada de ficción y si mucho de maldad.

    El asunto, Jorge, es que compás moral no es sinónimo de moral cristiana, y en una sociedad democrática no se debe de imponer el código moral de una religión a todos los ciudadanos.

    Cada iglesia puede definir sus leyes y costumbres de acuerdo con su interpretación de la palabra divina o de lo que sea que creen, y son libres de hacerlo. Los feligreses decidirán si cumplen o no, si le hacen caso a sus líderes espirituales, o si se queman en el más allá por sus acciones en el más acá. Nada de esto, sin embargo, es lo que está en discusión.

    El asunto es lo que definimos como vida, y lo que definimos como vida humana, que son dos cosas distintas. La vida empieza con la concepción, creo que en eso estamos de acuerdo. Pero esa forma de vida no es más que una célula embriónica, que no se vuelve una forma viable de vida sino hasta que se adhiere a las paredes del útero.

    Hablar de asesinato cuando se trata de un embrión "inviable", es tan erróneo como perverso. Si el "destino manifiesto" de todo embrión humano fuera convertirse en vida humana, otro gallo cantaría. Pero no lo es, y en la medida que podamos ayudar mediante la ciencia a que la gente que así lo desea cumpla con el mandato de multiplicarse y poblar la tierra, enhorabuena.

    Recuerde, Jorge, que en nombre de Dios y de la religión durante siglos se prohibió la exploración del cuerpo humano, pre y post mortem. ¿Era la moral cristiana de la época la correcta? Yo creo que no, y doy gracias a Dios por los cirujanos.

    ResponderEliminar
  8. Dean, incluos podrían considerar, los más "religiosos", aprobar la FIV con la condición de implantar todos los óvulos fecundados. O sea, se fecundarían 3 y esos son los que se implantarían. Y se repite el procedimiento, si resulta fallido... claro, también pueden salir trillizos... este no es un caso hipotético, hay un médico bastante "ortodoxo" que lo hace así (haciendo la FIV en Panamá)...

    ResponderEliminar
  9. El asunto, Terox, es que "los más religiosos" pueden decidir si utilizan la técnica de fecundación in vitro o no, o si solo la usarían en una clínica que tenga un "sello de aprobación del Vaticano". Y el resto de los mortales tienen que tener la posibilidad de usar la técnica para superar su discapacidad reproductiva, y no ser rehenes de los valores y las taras morales de los illuminati.

    ResponderEliminar
  10. Mae, por supuesto, la solución real es dejar en manos de los ciudadanos esos juicios morales y aprobar la FIV sin condiciones... a mí lo que me llama la atención es que esta posibilidad, que debería ser a prueba de "santurrones" ni siquiera se menciona... y ya han pasado 10 años desde que se hizo la última FIV en el país...

    ResponderEliminar
  11. LOS VALORES SUPREMOS DE LA TRASCENDENCIA HUMANA Y LA SOCIEDAD PERFECTA QUE ORIENTAN LA ETICA Y LA MORAL DEL CRISTIANISMO LAICO, SUPERAN LOS VALORES BÍBLICOS DE LA RELIGIÓN JUDEO CRISTIANA. El cristianismo se inició como un movimiento laico. La Epístola apócrifa de los Hechos de Felipe, expone al cristianismo como continuación de la educación en los valores de la paideia griega (cultivo de sí). Que tenía como propósito educar a la juventud en la “virtud” (desarrollo de la espiritualidad mediante la práctica continua de ejercicios espirituales, a efecto de prevenir y curar las enfermedades del alma, y alcanzar la trascendencia humana propiciando transformaciones buenas para si mismo y la sociedad) y la “sabiduría” (cuidado de la verdad, mediante el estudio de la filosofía, la física y la política, a efecto de alcanzar la sociedad perfecta). El educador utilizando el discurso filosófico, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos) __La vida, ejemplo y enseñanzas de Cristo, ilustra lo que es la trascendencia humana y como alcanzarla. Y por su autentico valor propedéutico, el apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo (posteriormente enriquecida por San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría, con el pensamiento de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,), a fin de alcanzar los fines de la paideia griega siguiendo a Cristo. Meta que no se ha logrado debido a que la letrina moral del Antiguo Testamento, al apartar la fe de la razón, castra mentalmente a sus seguidores extraviándolos hacia la ecumene abrahámica que conduce al precipicio de la perdición eterna (muerte espiritual)__ Es tiempo de rectificar retomando la paideia griega de Cristo (cristianismo laico), separando de nuestra fe el Antiguo Testamento y su religión basura que han impedido a los pueblos cristianos alcanzar la supra humanidad. Pierre Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Editorial Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-

    ResponderEliminar
  12. Quedamos entonces notificados de que hay que ser antisemita para oponerse a la FIV basado en la superior religión neocristiana que reniega de su origen en la "letrina moral" del Antiguo Testamento y su "religión basura". Gracias por tan enriquecedor aporte; con argumentos como este es evidente cómo se eleva el nivel de la discusión.

    A mal palo se vino a arrimar, Sr. Plata. ¿Qué sigue? ¿Abortos forzados para quienes no profesan o comparten "LOS VALORES SUPREMOS DE LA TRASCENDENCIA HUMANA Y LA SOCIEDAD PERFECTA QUE ORIENTAN LA ETICA Y LA MORAL DEL CRISTIANISMO LAICO"? ¿Cruzadas para deshacerse de los infieles o de los cristianos no laicos?

    ResponderEliminar
  13. Evidentemente encontramos dos posturas muy claramente delimitas, una secular y una religiosa.
    La perspectiva secular presenta relativismos muy evidentes. Para los que producen técnicas de reproducción asistida el motivo de fondo en realidad no es la preocupación de un matrimonio estéril de hacer posible concebir hijos, sino el enorme beneficio económico que este procedimiento implica. Por lo tanto, es conveniente para ellos redefinir nuevamente el principio de la vida.
    Hace muchos años, estaba claro para todos que la unión de un espermatozoide con un óvulo forma el cigoto y a partir de ahí inicia la vida. Luego sale al mercado anticonceptivos como la t de cobre y las pastillas del día después (tratamientos que impiden la implantación), entonces arbitrariamente surge el conflicto que la vida no inicia con la fecundación sino con la implantación del blastocisto, para así justificar dichas terapéuticas .
    En la actualidad surgen procedimientos de reproducción asistida. Por lo tanto, ahora es nuevamente necesario debatir dónde empieza la vida. La ética secular propone que la vida inicia con base en la consciencia la actividad cerebral, y la consideración de otros elementos como la calidad de la vida, la responsabilidad individual y la libertad.
    Como es evidente, cada vez el concepto de vida se va adaptando a las circunstancias y no toma un límite claro. Probablemente, en un futuro, no falte el que diga que se deben asesinar a todos los niños, porque los niños no tienen una responsabilidad individual y una libertad clara, y que se deben eliminar de la Tierra las personas con Alzheimer porque no tienen una actividad cerebral adecuada.
    Lo anterior demuestra que no es posible defender el principio de la vida, con relativismos (hoy sí mañana no). La vida es un hecho que se da y que el hombre debe respetarlo al máximo y no un asunto de intereses..
    En el caso de la fecundación in vitro, hay conflictos éticos con los cigotos que no se implantan y los procedimientos eugenésicos que se producen.

    ResponderEliminar