miércoles, 1 de junio de 2011

Lo que se hace en nombre de dios

Les presento aquí algunas de las cosas que se hacen en Costa Rica en nombre de dios - tomadas de los periódicos de los últimos días. No son tan graves como las que se denuncian en otras latitudes, pero es un buen comienzo!!

Impedir la reproducción asistida:



Ofrecer servicios ilegales de intermediación financiera, y negarlo:



Negar derechos civiles a parte de la ciudadanía:




Coger por fuera y pedir perdón:



Ante tal despliegue de fervor religioso, solo tengo un comentario que agregar:

¡NO SEAS QUESO, MACARRÓN!


5 comentarios:

  1. Dean si este es el pais mas feliz del mundo es xq el dia a dia pasa en una eterna broma!!!... un mal chiste, un circo... único este país!

    ResponderEliminar
  2. El gran problema de los santurrones es que no quieren dejar pecar a gusto... como si fueran las nalgas de ellos las que se va a ir uno a quemar al chante del Chamuko...

    ResponderEliminar
  3. Me extraña esta explosión de histerismo de usted, Señor Córnito. Pero sin duda, los que se hacen llamar libertarios tenemos bases filosóficas bastante débiles y caemos pronto en el absurdo.

    Los ejemplos que usted mencioan claramente lo demeustran: el excesivo énfasis en el individualismo como prácticamente la única cualidad humana, hace que terminemos dependientes en el ogro estatal para resguardar nuestros derechos. Como el libertario que argumenta brillantemente sobre la legalización de la prostitución, pero que nos lleva a crear mayor burocracia estatal para certificar la salud de los trabajadores del sexo.

    Yo estuve ahí también: fascinado por Rand, von Mises, etc. Lo tomaba muy en serio. Pero dejemos esas tonteras a los jóvenes y seamos máss serios.

    Aquí en el fondo la idea es atacar a la religión cristiana, sea o no que haya cometido falta, o por el hecho de encontrarse del lado de la sensatez, cuando se opone a una cosa tan absurda como el matrimonio entre homosexuales, algo jamás tratado en ninguna sociedad, inclusive en la era pre-cristiana.

    Y por más que se argumente que la Iglesia se opone a la reproducción asistida, el "problema" no es ella, sino la Sala IV que llegó a la conclusión, científicamente avalada, que la vida se origina en el momento de la concepción. Y como la Constitución dice que la vida humana es invioalble, punto, declaró ilegal el método. La solución es fácil: reformar la Constitución y dar campo a estos métodos reproductivos. No pierda tiempo uniéndose a la turba.

    Y finalmente, nos trae a colación el ejemplo de Tania Zeledón, la persona más sensata de este carnaval del ridículo: ella y su amante cometieron adulterio, poniendo en peligro la paz de dos familias. Y pide perdón. Ese gesto es más significativo y valioso que cualquier cosa que usted o yo escribamos en este Foro. Después de todo, es fácil soñar nuestras utopías absurdas de izquierda o derecha. Lo difícil es vivir una vida féliz y recta, tratar a los demás como quisiéramos ser tratados, y practicar la verdadera caridad al prójimo. Los pensadores humansitas más ilustres, como Rousseau para citar uno, eran al mismo tiempo los tipos más desconsiderados y egotistas con sus familiares.

    ResponderEliminar
  4. Mmmmm aveces algunos piensan que por ser diferente a ellos o por que algunos no sean como todo el mundo quiera le dan la culpa a todo, el problema esq poco hacen por intentar cambiarlo y no solo eso sino que son capazes de hasta apoyarlo, son tan cobartes que como dice el refran si no puedes contra ellos uneteles este es le caso del homosexualismo... una sociedad nunca lo apoyo pero como vieron que otros paises y otras sociedades se fueron uniendo a ellos entonce ya nosotros tenemos que hacer lo mismo...no sean tan ipocritas y cobartes si van a tener un pensamiento tengalo hasta el final no sea que dentro de muy pronto vallan a considerar las drogas normales y "como no es a mi al que me daña", no sean ipocritas y vallan a terminar siendo una sociedad que vea todos los dias que el gobierno no les arregla la vida y no hacen ni pisca por intentar hacerlos ustedes, no sean ipocritas y debiles porque pueden terminar en una sociedad que la muerte de un ser querido por algun maliante lo empiezen a ver normal porque por algo se empieza!!!
    EL problema no es el homosesualismo sino los que lo apoyan...
    La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen Mal, sino por la que se sientan a ver lo que pasa(Albet Einstein)

    ResponderEliminar
  5. Jorge,

    espero que a través de su lectura de otras entradas en este blog haya llegado a la conclusión de que quien esto escribe no ataca a la "religión cristiana" ni mucho menos a Dios. Tampoco soy libertario y, como liberal orgulloso de serlo, no caigo en los extremos que usted correctamente expone de ese remedo de movimiento libertario que tenemos en este país.

    En realidad, Jorge, lo más cercano a una "explosión de histerismo" en esta entrada es su comentario algo más hepático de lo usual. Yo no ataco ni a las religiones ni a Dios, sino a las cosas que se hacen en su nombre. Ni siquiera ataco a las personas que hacen esas cosas; para la discusión de ideas me interesan los hechos, las opiniones, las acciones - no las personas. Me da igual quién piensa qué o cómo. Las ideas tienen mérito por si solas, no por quién las emite.

    Como ya leyó usted en otra entrada, baso mi apoyo a la FIV en los principios bíblicos, religiosos, o como quiera usted llamarlos. Baso la defensa a la unión civil o matrimonio civil entre personas del mismo sexo en la igualdad de sus derechos ante la ley humana. Considero una vulgaridad el papel de los representantes de la Iglesia Católica costarricense en la intermediación financiera ilegal, como considero una vulgaridad la participación de políticos en los chorizos más variopintos. A fin de cuentas, unos lo hacen en nombre de Dios, mientras que otros lo hacen en nombre del Pueblo. Y como aquí si aplico el "vox populi vox Dei", para mi es la misma cosa.

    Y con respecto a la tal Tania, a quien llama usted "la persona más sensata de este carnaval del ridículo", es mi opinión que lo que hace es una payasada digna de ese carnaval del ridículo. El verdadero arrependimiento, la verdadera contrición, se logra en privado, sin hacer alardes públicos en un campo pagado, sin exponer al ridículo al tal Juan Pablo que tanto dice amar, y si es de inclinaciones religiosas, hablando con Dios directamente o a través de su confesor. Ese campo pagado no tiene nada de "significativo y valioso".

    ResponderEliminar