jueves, 3 de noviembre de 2011

Los amigos de Oscar Arias y el terrorismo

¿Se acuerdan ustedes de Al-Walid bin Talal Bin Abdul Aziz Al Saud, el archimillonario príncipe saudita con cara de jaibo en karaoke que visitó Costa Rica hace 4 años y el país prácticamente se detuvo a olerle la cola? ¿Recuerdan que la Dirección de Migración se le abrió de piernas y lo dejó entrar sin cumplir con los protocolos establecidos para el ingreso de extranjeros? ¿Se acuerdan de que Aduanas le permitió a don Al-Walid irse del aeropuerto con su exótico séquito de 47 innominados antes de haberles revisado su equipaje?  ¿Recuerdan que Oscar Arias lo recibió con todos los honores, mismos extendidos a la Maripepa 20 años antes?

En La Suiza Centroamericana nos quejamos en aquel entonces del riesgo para la seguridad nacional de permitir que semejante comitiva de ciudadanos de países de visa restringida – según los criterios de nuestra propia Migra – pudiese ingresar sin siquiera cotejar que las fotos en los pasaportes coincidieran con las caras de quienes los portaban. Algunas personas me tildaron de exagerado, neurótico, y paranoico. Pero en materia de seguridad nacional nunca se puede ser demasiado cauto.

Aquello fue hace cuatro años, y ustedes se preguntarán por qué lo traigo a colación en este momento. Resulta que ahora un tal Jaled bin Talal Bin Abdul Aziz Al Saud es foco de noticias, aunque no en nuestro país.  Si el nombre le suena conocido, es porque se trata del hermano de nuestro simpático Al-Walid, propietario del hotel Four Seasons del Golfo de Papagayo y, suponemos, ejemplo de lo que Oscar Arias pregonó como el potencial de inversión que representan los ciudadanos de los países árabes “moderados”.

Don Jaled bin Talal – al igual que su hermano, príncipe con remotas posibilidades de ascensión al poder en Arabia Saudita – se está labrando un nombre propio no por cómo hace sus billones de dólares, sino por cómo escoge gastarlos.  Y no nos referimos a los 25 Rolls Royce que debe de tener parqueados frente a su palacio de 375 habitaciones, sino a la oferta pública que hizo de novecientos mil dólares para quien secuestre a un soldado israelí que pueda luego ser canjeado por algunos centenares de terroristas presos en las cárceles de ese país.  Estos $900.000 son, en palabas del príncipe Jaled, para complementar la bolsa de cien mil dólares ($100.000) ofrecida por un clérigo saudita para el mismo propósito, redondeando el “premio” por secuestrar a un israelí a un milloncito de billetes con la cara de George Washington.

Aquí en San Eustaquio, donde vivimos tan tranquilos excepto por el ocasional carterazo o el malhadado vendedor de drogas en la puerta de la escuela pública, llamamos las cosas por su nombre. Lo que ha hecho el príncipe Jaled es promover el terrorismo internacional, independientemente de cuál lado del conflicto árabe – israelí le genere a usted mayores simpatías.

Dean CóRnito reconoce que los $400 por noche que cobran en el Four Seasons está completamente fuera de su rango de posibilidades, razón por la que nunca ha visitado ese hotel. Pero a partir de ahora, no importa qué tan bien le vaya en la vida, como cuestión de principio, Dean CóRnito jamás se hospedará en el hotel del multibillonario príncipe saudita cuyo hermano mayor promueve abiertamente el terrorismo, y cuya impresionante riqueza no sabemos exactamente de dónde provino ni a qué causas oscuras contribuye.

Hacemos también un llamado a la cautela a nuestros gobernantes a la hora de promover la inversión extranjera. Así como tenemos leyes para dificultar el lavado del narco-dinero, no tenemos ninguna ley que impida lavar el dinero proveniente del terrorismo, ni para evitar que las riquezas generadas en nuestro país sean destinadas a financiar el terrorismo internacional. Lamentablemente tampoco tenemos una agencia capaz de prevenirnos acerca de las actividades extracurriculares de las diferentes “celebridades” que visitan nuestro país con el afán de invertir ó, peor aún, de establecer una cabeza de playa para el terrorismo islámico o de cualquier otro origen.

Insistimos: en materia de seguridad nacional, nunca podremos ser demasiado cautos.

12 comentarios:

  1. Dean, no es el mismo... es un hermanillo menos famoso... estás igual que el diputado del Frente Amplio...

    "Prince Khaled bin Talal, brother of billionaire Prince Alwaleed bin Talal, told the kingdom's al-Daleel TV station by telephone on Saturday that he was raising a previous offer made by Sheik Awadh al-Qarni, a prominent Saudi cleric who promised $100,000 for the capture of an Israeli soldier."

    http://english.aljazeera.net/news/middleeast/2011/10/20111030145039985583.html

    ResponderEliminar
  2. Eso fue lo que dije, Terox: "Resulta que ahora un tal Jaled bin Talal Bin Abdul Aziz Al Saud es foco de noticias, aunque no en nuestro país. Si el nombre le suena conocido, es porque se trata del hermano de nuestro simpático Al-Walid..."

    ResponderEliminar
  3. Diay mae, pero lo podés culpar por las varas que haya en la familia, si vos te proponés no hospedarte en ningún hotel donde algún "familiar" de algún dueño se haya dedicado a actividades terroristas o narcotráfico, diay, tendrías que andar con una tienda de campaña en la maleta...

    ResponderEliminar
  4. En la medida que yo sepa que un establecimiento comercial es de un indeseable narcotraficante o terrorista, o de alguien que podría esatr ayudándole a uno, tené la seguridad de que no lo patrocinaré, y gracias a Dios soy libre de así decidirlo. Pero estás "missing the point" de lo que escribí. Si yo me quedo o no en el hotel de ese individuo es irrelevante. Lo que quiero destacar es el riesgo de invitar a este tipo de gentes a invertir en el país, solo por unos pocos dolarillos más o por el show mediático que se desata con furor cada vez que uno de ellos aterriza en nuestro país.

    ResponderEliminar
  5. Pero es un hermano del mae... el que vino acá parece ser mucho más moderado... vos los echás en el mismo saco sólo para probar un punto... obviamente no es bueno ponerse de alfombra POR NADIE, en eso estamos de acuerdo, y creo que era el espíritu de tu artículo original, pero agarrarse de esta noticia para decir: "ven! ven! yo tenía razón", pues... tampoco...

    ResponderEliminar
  6. Sabiendo como trabajan esos maes, uno pone la cara de jaibo en los negocios lícitos mientras el otro usa los billones para promover otro tipo de negocios, y todo queda en familia. ¿Vos me podés decir con seguridad que entre los 47 acompañantes de Al Walid que entraron a Costa Rica sin una revisión "normal" no venía un indeseable? ¿Por qué tanta facilidad? ¿Sólo porque el mae venía en su jetcito particular de $340 millones? ¿Sólo porque se decía que la fortuna del mae ascendía en ese momento a $21.000 millones? ¿Sólo porque es dueño de un hotel en nuestro país? Gracias, pero no gracias.

    ResponderEliminar
  7. Mae, vos estás suponiendo demasiado con muy poco. Todos esos argumentos son válidos para no bajarse los rucos ante nadie, sea o no sea príncipe, sea o no sea terrorista. Punto. Esta noticia a lo sumo permite saber que en la familia real Saudita, de por sí bastante numerosa, hay unos más recalcitrantes que otros...

    ResponderEliminar
  8. Ahora estás llegando al punto que quise establecer. En eso que Oscar Arias llama países árabes moderados, hay de todo. Arabia Saudita es un país que ha entendido que su negocio petrolero depende de la pujanza de Occidente, y por eso mantiene relaciones cordiales con Estados Unidos y Europa. Pero, como dije en un post anterior, el régimen saudí es promotor y exportador de una de las formas más radicales del fundamentalismo islámico sunita (el wahabismo o salafismo). Esos que posan de moderados son gentes preparadas en Occidente para darle una fachada presentable al retrógrada régimen, que en el fondo anda promoviendo el terrorismo, sólo que con algo más de cautela y menos pompa que otros más descarados como Gadaffi y Sadam Husein en el pasado. Y con esa gente mi país no tiene nada que estar haciendo. Es muy peligroso.

    ResponderEliminar
  9. Diay mae, pero para advertir esto no hay que esperar que nos visiten príncipes ni que se ofrezcan recompensas por actos de terrorismo. Tu post es personalísimo y básicamente se circunscribe a los bin Talal... sólo al puro final decís que hay que tener cuidado con la inversión extranjera... pero en general y sin particularizar a Arabia Saudita...

    ResponderEliminar
  10. TRatándose de la familia real saudita, ¿cómo va a ser que mi post es personalísimo? Es un asunto de Estado, ni más ni menos. No se trata de decir que yo lo advertí, sino de demostrar con ejemplos reales el peligro de coquetear con algo tan incierto, tan desconocido y para lo que no estamos preparados como lo es la inversión de esas partes del mundo. Ninguna inversión, no importa de donde provenga, llega sin lo que los gringos llaman "strings attached". La pregunta que nos debemos de hacer es quién maneja esos hilos y adónde conducen. Insisto que es un coqueteo peligroso e innecesario.

    ResponderEliminar
  11. solo para apoyar a Dean , antes que aterrizara el avión del tal príncipe , aterrizo un jet con pilotos sudafricanos y personal de seguridad ( lease mercenarios) y nada paso , es muy probable que hasta armas trajeron y nada paso ...... un país se tiene que hacer respetar siempre , no a veces como pasa aquí

    ResponderEliminar
  12. HABRA GATO ENCERRADO DE LAVADO DE DINERO CON LA INCESANTE TRAIDA DE EQUIPOS GRANDES?

    Y POR QUE DIABLOS DEDICARLE EL PARTIDO CON ESPAÑA A OSCAR ARIAS, PUES ESO DE LA PAZ EN CENTROAMERICA ESTA MAS QUE TRASNOCHADO,

    PARA PODER VIVIR MEDIANAMENTE EN PAZ (esto sin tomar en cuenta el azote de la voracidad fiscal, la tramitomania, ineficiencia estatal, corrupcion, infraestructura pauperrima, etc.
    HABRIA QUE ERRADICAR LA DESBOCADA DELINCUENCIA QUE ESTA VOLVIENDO CASI INVIVIBLE A COSTA RICA!!

    Empresa que trae a España negocia traída del Real Madrid
    La idea es que los merengues enfrenten a un club nacional

    Noviembre 7, 2011 - 3:39pm |

    El Real Madrid podría venir a Costa Rica.

    San José, CRC, por José Alberto Montenegro H. ([email protected])

    La empresa que trae a España al país, Marketing Advisor, anunció la intención de traer al Real Madrid a mediados del 2012, confirmó el empresario Ernesto Arceyut.

    Arceyut confirmó que ya tienen algunas conversaciones adelantadas, luego de hacer el intento igualmente con el Barcelona. No obstante, los culés no tienen disponibilidad en el calendario para el próximo año.

    El empresario confirmó el tema en una entrevista en el programa de Monumental, Hablemos del Deporte.

    "Tenemos una gran gran posibilidad de que estos dos equipos vengan al país. En una primera etapa sería el Real Madrid y tentativamente estaría para mediados de 2012 y el Barcelona sería hasta el 2013, porque 2012 está dedicado a un tour a Asia", dijo Arceyut.

    La novedad sería que los españoles no enfrentarían a la selección mayor de nuestro país, sino que jugarían ante un club nacional.

    "Tenemos muy buena relación con los equipos de primera división y obviamente tiene que ser un partido muy llamativo en términos de afición".

    Comentarios
    Agregar Comentario Nuevo
    Enviado por JaimeGonzalo el Noviembre 8, 2011 - 11:37am.

    Todo es posible! En 1960 el Real Madrid cobraba $30.000,00 por partido, casi el equivalente en poder adquisitivo a $6 millones hoy. No se cuanto cobren en la actualidad pero ha de ser muchisimo dinero, dudo que ni la taquilla ni los derechos de TV para un partido q en el mundo ha de despertar poco interes alcancen para cubrir gastos. A lo mejor hay gato encerrado en estas contrataciones de la manera frecuente como se estan presentando equipos de tan alto vuelo en un paraiso lavandero como es hoy C.R.

    He recabado en internet y lo que cobra la seleccion española es una suma cercana a los cuatro millones de dolares, cobrada en euros, mas gastos por partidos amistosos jugados anteriormente en USA y Venezuela.

    Enviado por Saprissa75 el Noviembre 8, 2011 - 12:44pm.

    ResponderEliminar