miércoles, 13 de abril de 2011

Promover la mediocridad como valor institucional

Un amigo ingeniero que conoce bien los matariles de Dean CóRnito pudo ingresar un día de estos al sanctasanctórum del Colegio de Ingenieros, donde tomó la foto que publico a continuación, y me la envió con el pedido de que la comentara en este blog. Una institución que promueve la mediocridad como valor institucional merece el comentario que mi amigo solicita.

Diversos estudios que este autor ha leído en los últimos años tienden a concluir que los países con culturas de innovación bien establecidas son aquellos donde se promueve la curiosidad desde edades tempranas, y donde los alumnos son premiados y no castigados por cuestionar y poner en tela de duda aquello que sus maestros y libros de texto les enseñan como verdades absolutas.

Quienes hemos hecho estudios de postgrado en países con este tipo de cultura, hemos aprendido el verdadero significado de la frase “shock cultural” la primera vez que asistimos a un seminario de investigación y presenciamos cómo al presentador – sea éste un profesor, un alumno, o un Premio Nobel invitado – se le cuestiona su trabajo con ferocidad. Peor aún cuando nos ha tocado pararnos por primera vez frente a semejante público para exponer los avances de nuestra investigación. Estos seminarios son de mucha utilidad para los estudiantes primerizos que apenas buscan un tema para una tesis doctoral o de maestría (si logran superar el trauma), ya que al cuestionarse cada aspecto del trabajo del presentador, surgen nuevas aristas y vetas de investigación. Estos talleres, por supuesto, son también aprovechados por investigadores más maduros, que siempre andan en busca de nuevas ideas para desarrollar. Además, más de un académico de renombre se ha salvado de pegarse una pelada ante una audiencia mayor al presentar su trabajo en uno de estos seminarios, donde algún alumno avezado le ha hecho ver el error en la premisa o en el desarrollo de su teoría.

Si la curiosidad es la madre de la innovación, la duda es la madre de la curiosidad. Si me creo todo lo que me dicen mi maestra de primer grado y mi profe de física de noveno de secundaria, probablemente me convertiré en el tipo de ciudadano que se cree cualquier estupidez que lea luego en Internet, en el Diario Extra, o que vea en Telenoticias. Si Galileo Galilei hubiera sido de este tipo de persona, quién sabe por cuántos siglos más la humanidad hubiera seguido creyendo que la tierra no se mueve, que es el centro del universo, y que la luna es de queso.


Volviendo al Colegio de Ingenieros, y como la foto no es del todo clara, transcribo aquí la frase, que según me dice mi amigo, está colgada en la pared con el objetivo de promover el trabajo eficaz entre los funcionarios:

“Una meta atormentada por la duda no puede concentrarse en el camino que conduce al éxito”

No me voy a detener excesivamente en el hecho de que erróneamente dice meta cuando debiera decir mente. Hasta donde mis escasos 10 dedos de frente me permiten entender, las metas no tienen la capacidad de estar o sentirse atormentadas, ni de concentrarse en el camino. Es más bien la mente la que se concentra para alcanzar la meta o el éxito que se halla al final del proverbial camino al que hace alusión la frase.

El punto al que quiero llegar es que, si bien entiendo que sea importante promover la concentración en el trabajo, la frase escogida es desafortunada. Constituye más bien una invitación a la mediocridad, porque en otras palabras pide a los funcionarios que destierren cualquier duda de su mente para que se puedan concentrar. ¿Y si la duda se refiere a algo que se podría mejorar? ¿No es preferible que el funcionario tenga autonomía para pensar y encontrar mejores formas de hacer las cosas? Quien se haya inventado esa frase, y quien la haya escogido como “material motivacional” para su fuerza laboral, debe de ser el frustrado producto de una maestra de esas que, cuando un alumno hacía más preguntas de la cuenta, lo mandaba para la esquina con unas enormes orejas de burro. “No piensen”, parece ser el mensaje. “Confórmense” y “no sean incómodos”. Todo lo contrario de lo que se necesita para promover un ambiente innovador.

6 comentarios:

  1. Creo con todo respeto que no entendiste. A lo que se refiere es a la duda que te paraliza... la que te impide seguir. Esa es la duda estéril. la duda fértil, es la que te permite cuestionarte todo. Son cosas distintas. Una mente atormentada por la duda es débil, es inconstante y no llega a ningún lado. Una mente concentrada constante en su meta, así sea cuestionar hasta encontrar la verdad produce frutos. Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Bueno leyendo ambas posiciones y desde mi perspectiva profesional mi camino esta lleno de dudas en cada nuevo proyecto - si yo me atormentara por ellas no lograria nada.

    Trabajo en diseño grafico y si bien existen reglas, fundamentos, bases y herramientas para desarrollar el trabajo lo que hace única a una pieza, diferenciarse de las demas, es la constante lucha contra las dudas buscando la innovacion, como evitar el cliche basicamente.

    Me parece que ambas posiciones tienen su logica pero la duda es tan necesaria como el miedo para lograr encontrar nuevas soluciones donde a primera vista no se ven.

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente Ignacio tiene un buen punto, y es una posibilidad a considerar. De hecho pensé algo similar, e iba a escribir que para el proceso creativo no es bueno tener la mente atormentada, pero en eso me acordé de tantos "genios locos" que pasaron por este mundo absolutamente incomprendidos por sus contemporáneos, muchos creadores geniales que terminaron en hospitales psiquiátricos o absolutamente desquiciados, y me incliné por una posición como la que expresa Andrés. Sigo creyendo que la frase es peligrosa porque puede ser entendida como "la duda atormenta y no permite concentrarse en la meta"... Just my opinion!

    ResponderEliminar
  4. Pues lo primero que vale cuestionarse en esa frase es precisamente la palabra "meta"... ¿cómo puede una frase motivacional ser tan ambigua, que para encontrarle algún sentido tenga que cambiar una palabra?

    Ahora, habiendo superado el primer escollo de la irracionalidad de la frase original (jajajaja), y suponiendo que fuera una "mente", la palabra clave sería "atormentada". Si una duda lo atormenta, lo más probable es que no se pueda seguir in camino constructivo. No me imagino poder decir que alguien fue progresando "gracias" a sus atormentadoras dudas...

    Por otro lado, podría ser que la frase original esté correcta, y "meta" se refiera a una guardavallas (ahora que el fútbol femenino está de moda)... en cuyo caso, la frase resulta bastante exacta...

    ResponderEliminar
  5. Una mente que no se atreve a pensar diferente, a dudar del camino que sigue la colectividad, esta destinada al fracaso...

    Como vos decís, que increible como se promueve la mediocridad...

    ResponderEliminar
  6. Leyendo la frase del colegio de ingenieros, es importante mencionar que nos encontramos con un descuido de interpretación semántica, es decir el significado y por ende, la interpretación de la palabra. Si bien la palabra META, tiene su propio significado y traducción libre para cada profesional, no podemos dejar a un lado la cultura que nos ha acompañado y fomentado en las aulas universitarias, como lo menciona el autor de este blogs, donde tomar aptitudes mediocres es demostrar a los demas que somos mejores, para esconder la falta de capacidad, por no decir pensamiento cuadrado de algunos, que confunden la mantequilla como el queso crema,en lo personal, cuando mis pensamientos tienen duda, es el momento para darme cuenta que tengo una capacidad intelectual por explorar y ofrecer una mejor idea, saliendo de lo convencional para proponer alternativas que rompan esquemas y demostrando que lo que se herada no se hurta,y tener un título en mano, es meramente un paso al desarrollo personal. Y bueno como dice una frase común "si aprendes a comunicar te conocerá el mundo", la diferencia esta entre ser y "querer ser".

    ResponderEliminar