miércoles, 28 de noviembre de 2012

El golazo de la Tasa Básica

Mientras estábamos todos indignados por la grosera forma en que una pandilla de diputados pretendió deshacerse del Magistrado Cruz hace unos días, el Banco Central aprovechaba para meternos un gol de proporciones Messi-ánicas del que nadie parece haberse percatado.


A partir de setiembre del año pasado, la tasa básica pasiva (TBP) empezó una escalada que la ha llevado a estar en su nivel más alto de los últimos tres años, con un aumento del 45% entre agosto de 2011 y agosto de 2012. Esto coincidió con las últimas fases de la discusión – a finales del 2011 – del Plan Fiscal que el gobierno estaba impulsando en la Asamblea Legislativa. A simple vista, el treponazo súbito de la TBP pareció una medida de presión concertada por el Ejecutivo con los bancos estatales, en un intento por torcer el brazo a los opositores del paquete fiscal.

La “justificación” para el aumento de la TBP era que el gobierno estaba saturando el mercado local para financiar el déficit, ante el atraso en el trámite del paquetazo de impuestos.  Curiosamente, una vez que la Sala IV se trajo abajo el mamarracho aprobado por la Asamblea Legislativa, al gobierno no le quedó más opción que empezar a controlar un poco el gasto, que era lo que pedíamos quienes nos oponíamos a darle más recursos al Estado para que los siguiera gastando de la misma manera ineficiente e irresponsable que lo había venido haciendo. La TBP se llegó a estabilizar en alrededor del 9%, lo cual ya de por sí era demasiado alto, hasta que de nuevo hubo que presionar a la Asamblea Legislativa para que aprobara los mal llamados Eurobonos. La TBP llegó a estar en alrededor del 11%, antes de devolverse paulatinamente al vecindario del 10% después de dicha aprobación.

La gente en general, y en particular quienes tienen deudas en colones ligadas a la TBP, se han venido quejando  de las fluctuaciones de dicho indicador.  Desde mediados del año pasado las cuotas de los créditos hipotecarios pueden haber subido en el orden del 40% al 50% tan solo por el efecto de la TBP, y más en los casos donde los deudores pactaron con sus bancos tasas escalonadas, que son casi todos los créditos de vivienda.

Considerando este panorama, el pasado 20 de noviembre el Banco Central publicó en La Gaceta una nueva forma de cálculo de la TBP, con el objetivo expreso de tornarla más estable.  Todo parece indicar que los cambios propuestos producirán, en efecto, una TBP menos fluctuante. En ese sentido, el BCCR es consecuente con sus objetivos, lo cual no siempre se puede decir de los tomadores de decisiones públicas de nuestra querida Tiquicia. 

A estas alturas usted se preguntará por qué Dean CóRnito hace tanta alharaca, si el Banco Central está haciendo lo correcto. ¿Cuál es el golazo “de proporciones Messi-ánicas” que este atorrante nos viene advirtiendo desde el título?

Resulta que el problema de los deudores no es tanto la inestabilidad de la TBP, como el treponazo que dio en tan pocos meses.  Lo último que los deudores quieren, y que la economía necesita, es que la TBP se estabilice en los niveles tan altos en que se encuentra.

Esto me recuerda cuando hace unos pocos años los consumidores nos cansamos de la fluctuadera del precio de los combustibles.  La Sala IV terminó ordenando que se eliminara el modelo de ajuste automático del precio de la gasolina y, ¡Eureka!, desde entonces los precios no han hecho más que subir y subir.  Buena parte de los aumentos se han debido al precio internacional del petróleo, es cierto.  Pero cuando ese precio ha caído, el mecanismo diseñado para estabilizar los precios internos de los combustibles ha impedido el ajuste hacia abajo.  Como resultado RECOPE se ha embolsado cualquier cantidad de dinero comprando combustible menos caro en el exterior y vendiéndolo aquí a precios no ajustados a la baja. Mientras tanto, el Ministerio de Hacienda aplaude como foca, porque ese superávit le permite maquillar las cifras del déficit del sector público consolidado.

Algo similar va a ocurrir con la TBP.  Se va a estabilizar, pero en un nivel insostenible para el crecimiento económico.  Por eso nos empezaron a presagiar, desde antes de la aprobación de los Eurobonos, que las tasas de interés no iban a bajar… que a lo sumo iban a dejar de subir, cuando esa observación va a contrapelo no solo de la teoría económica, sino de la experiencia que ha tenido el país con otras emisiones internacionales de bonos en el pasado no muy lejano. En vez de RECOPE, los beneficiarios de esta ronda de proteccionismo estatal serán los banqueros; primordialmente los estatales, pero de rebote y de manera significativa, también los privados. Chingo’e solidaridad la que pregona la socialdemocracia del siglo XXI.

7 comentarios:

  1. Mae, pero ¿qué impide la competencia, o sea, que algunos bancos se pongan vivos y ofrezcan créditos a menores tasas, incluso para susituir los que ya se tienen en condiciones leoninas? ¿No es así como funciona la "mano invisible" del libre mercado? (Aunque parece que acá lo que tenemos es mano peluda por todo lado).

    ResponderEliminar
  2. Lo que lo impide, Terox, son las mismas instituciones autónomas superavitarias como RECOPE, que llegan a cualquier banco y le dicen "si no me sube la tasa de interés me llevo esos 42.000 millones de colones a otro banco". Ellos son los que han venido elevando el costo de captación de los bancos, que a su vez se ven forzados a subir los costos del financiamiento. Es decir, es el mismo Poder Ejecutivo el que tiene el control del asunto.


    La mano invisible no funciona en un mercado tan relativamente pequeño, con pocos competidores, y megaclientes con el poder de cambiar las condiciones que ofrecen esos banquitos de juguete.

    ResponderEliminar
  3. Diay, siendo estatales deberían controlar eso... me imagino que de todas formas, todos esos superavits se consumen anualmente en la "caja única" o algo así... No tiene sentido que el gobierno se siga endeudando mientras le sobra plata por otro lado...



    Además, decime a calzón quitado... ¿no es cierto que el margen de intermediación bancaria es más alto de lo necesario? Creo que la mejor prueba es que todos los bancos (estatales y privados), aún jalándose tortas y mal administrados, reportan utilidades considerables... (o estoy equivocado).

    ResponderEliminar
  4. Tenés toda la razón, Terox; el margen de intermediación sigue siendo altísimo. No podemos esperar de los bancos privados que nos vengan a hacer caridad. Ellos están contentos con su negocio, porque mientras los bancos estatales sigan cogiéndose a la gente como si no hubiera ley, los privados pueden seguir llenándose los bolsillos de ganancias sin tener que bajar tasas ni márgenes. recordá que los jugadores pequeños del mercado siempre van a tratar de no provocar a los grandes que se los pueden matonear. El banco privado más grande del país (BAC) debe de tener activos como de la cuarta parte de los del BNCR. Y el que le sigue debe de andar en menos de la mitad de lo q

    ResponderEliminar
  5. Ronulfo Jimenez hace un interesante analisis acá (http://www.crhoy.com/bancos-publicos-inocentes-o-culpables/). Ratifica el hecho que en los últimos 12 meses el principal factor que impulsa la demanda por fondos prestables es el Gobierno. Yo agregaría que la mayor presión es también debido al logro de la reducción de la inflación, que ha reducido el impuesto inflacionario. Hay 3 formas de financiar el gasto público:, Impuestos, Inflación y Deuda. Los Impuestos se descartaron, y la inflación bajo. Por lo cual queda la deuda. Ronulfo menciona que a pesar de aumentar el nivel de la TBP, el margen de intermediación permaneció constante, por lo cual las ganancias de los bancos no habrían aumentado por este motivo. Como siempre, no hay almuerzo gratis: al final hay que pagar por el Estado que queremos, de alguna forma u otra.

    ResponderEliminar
  6. Jorge, cierra usted su comentario con la clave del asunto: "al final hay que pagar por el Estado que queremos". La pregunta legítima es si el Estado que queremos es este mamut hipertrófico, ineficiente e incapaz de brindar los servicios mínimos que la población demanda. Hay que tomar la oportunidad para reducirlo, hacerlo más eficiente, y que se concentre en lo que debe de hacer para que lo pueda hacer bien... o al menos mejor que hasta ahora. Habría que ponerle un tope de endeudamiento para que no puedan jugar con nosotros por la vía de la tasa de interés...


    Por cierto, excelente el artículo de Ronulfo. Aunque le da un enfoque distinto al mío, las conclusiones son similares. No es culpa de los bancos, al menos no exclusivamente. Es culpa del gobierno y, en mi opinión, con la complicidad de los bancos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Dean. Estuve tratando de responder al principio pero no pude manjar bien el sistema de respuesta en este blog. Ya creo que estoy al día.


    Respecto a su idea de la eficiencia del Estado la comparto plenamente. También que el Estado deberái hacer menos cosas y bien. Pero ese punto de vista ha sido testeado en elecciones y no ha obtenido más del 20% del electorado. Y a la gente le encanta al CCSS y la educación pública, sineod que podría ser más barato subsidiar la demanda y que su provisón fuera por entes privados.


    Si es así, lo que debe hacer una sociedad responsable es costearse sus propios gastos y no acumualr deuda que deberán pagar futuras generaciones. Además nuestro sistema tributario tien muchas injusticias, que hubieran sido perfectametne solucionadas por el plan Fiscal que muchos llamaron despectivametne Paquetazo Tributario.

    ResponderEliminar