jueves, 14 de julio de 2005

Cobardes asesinos II

Como que si los mismísimos terroristas quisieran resolver la disputa que se armó en torno a mi comentario de hace una semana titulado Cobardes asesinos, el día de ayer los terroristas islamistas cometieron el más vil y grotesco acto de cobardía. En un atentado en Bagdad, Iraq, explotaron un coche-bomba en una calle donde un par de soldados del ejército invasor gringo repartían confites. El resultado: 32 niños iraquíes y un soldado gringo muertos.

Ya lo decía yo en mi anterior comentario: la lucha de estos fanáticos no es contra Estados Unidos, ni se origina en la invasión gringa de Iraq. Ellos luchan contra todos aquellos que no piensan como ellos. Si no, ¿por qué matar 32 inocentes niños iraquíes musulmanes cuyo único “delito” fue aceptar dulces del invasor?

A mi nadie me va a poder convencer de que estos 32 niños muertos son lo que los gringos llaman “collateral damage” cuando sus propias bombas matan civiles inocentes. Si en aras de matar un enemigo (el soldado gringo), en la retorcida mente de esos cobardes asesinos es justificable sacrificar 32 niños inocentes, hijos de los propios hermanos de los perpetradores, entonces es más que claro que los objetivos de esos malnacidos no son de bien. Su lucha no es contra los gringos, su lucha no es contra la invasión, su lucha no es por la liberación de Iraq, su lucha no es por la autodeterminación. Su lucha es por el poder, por el poder absoulto para poder terminar con todos los que no actúen, piensen, sientan o crean igual que ellos.

Nunca antes fue tan claro que el fin NO justifica los medios. Los terroristas de cualquier denominación son unos asesinos cobardes, y quienes los justifican son unos grandes tontos. Cada vez que ellos matan, la cosa es conmigo, contigo, y con todos.

(PD: les recomiendo leer este artículo de la exDefensora de los Habitantes, Sandra Piszk, en La Nación de hoy.)

6 comentarios:

  1. Y tanto silencio? claro, claro, cuando asesinan a niños en medio oriente, como ya estamos acostumbrados, nadie dice ni esta boquita es mía.

    ResponderEliminar
  2. Este... bueno esto no tiene nada que ver con el post, pero tal parece que este blog ya se está haciendo famoso...

    clic

    ResponderEliminar
  3. En efecto. En wwww.anchasalamedas.blogspot.com, le hicimos un agasajo por escrito porque al autor le dio pena comentar. Pasenle con confianza.

    ResponderEliminar
  4. En lo que a nuestro ilustre cabeza de estado toca, estáte tranquilo. Conozco a nuestro señor presi desde sus tiempos de legislador. Te garantizo que aun le queda mucho por dar: material para tu virtual pluma, y motivos para las risas (o lágrimas) de muchos de nosotros.
    Con respecto a lo otro, dejáme unirme con mis (tardías, pero no menos sinceras) felicitaciones a los demás de tus fieles lectores. Es mas cliché de lo que la decencia permite salir acá con el desgastado "Nos ladran, Sancho...", pero no se me ocurre nada mas a propósito. No comparto todos tus puntos de vista siempre, pero es refrescante leer ideas bien expuestas, bien argumentadas por alguien que hace siempre un esfuerzo consciente por ser sincero y evitar las trampas falaces. Salud, viejo.

    ResponderEliminar
  5. Jaja! Ya los años me pesan, de seguro. El "comment" previo era, en su segunda mitad, para referirme a otro relativo a este post; pero la primera mitad pretendía comentar un post que aun no existía al momento de ser escrito "Cobardes Asesinos II". Será senilidad prematura de mi parte? ...No, la verdad siempre he sido igual de distraido.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por sus comentarios y felicitaciones...

    ResponderEliminar