lunes, 26 de septiembre de 2005

Una verdadera tragedia nacional

El título no se refiere a las inundaciones que han afectado a miles de personas a lo largo de nuestra hermosa costa Pacífica en esta última semana de aguaceros sin par, aunque ello es ya una tragedia de dimensiones impensadas. Volvemos con el tema de la pobreza, y lo poco o nada que hacemos en el país por combatirla. Todo el mundo habla de solidaridad social, pero cuando se trata de los verdaderamente desposeídos entre nosotros, nadie pareciera estar dispuesto a hacer nada. Menos aún el actual gobierno.

Un interesante y a la vez preocupante artículo de La Nación de hoy revela dos cosas: que las excusas de Abel Pacheco para el incremento en la pobreza (los precios del petróleo y otras situaciones fuera de su control) son falsas, y que el índice de precios de la canasta básica – una lista de 44 bienes y servicios básicos cuyo consumo se considera un mínimo necesario para vivir en condiciones aceptables – se ha incrementando en un 21% en los 12 meses transcurridos hasta julio del 2005. En el mismo período, la inflación general, calculada con base en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) – una medida más amplia y que incluye 264 bienes de consumo básico y no básico – creció en un 14%. Esta situación amerita varios comentarios.

Con una inflación del 14%, este año Costa Rica aparecerá en la cima latinoamericana de un triste indicador: tendremos la dudosa distinción de ser uno de los países de América Latina con la mayor inflación. Como si eso no fuera ya de por sí malo, el crecimiento de los precios de los bienes que consumen las personas más pobres será un 50% superior a la inflación general.

La magnitud del problema de las familias pobres es aún mayor que lo que refleja esta disparidad en inflación. La política salarial seguida en nuestro país hace depender los salarios de los empleados – tanto del sector público como del privado – del nivel de inflación general. Las personas pobres ven sus ingresos crecer – en el mejor de los casos – al ritmo de la inflación general (14%), pero sus gastos crecen al ritmo de la canasta básica (21%), de manera que han sufrido un empobrecimiento relativo. Y digo que en el mejor de los casos, porque en la Administración Pacheco los incrementos salariales han estado por lo general por debajo del nivel de inflación. Por ejemplo, en el presente año el gobierno decretó un aumento salarial a los empleados del sector público del 4% en enero, y otro más del 4% en julio, lo cual da un total compuesto del 8.16%, significativamente inferior a la inflación. Es decir que los asalariados han perdido poder adquisitivo.

Mientras que la mayoría de países latinoamericanos han logrado reducir la inflación en la última década, Costa Rica se ha quedado estancada con inflaciones anuales de alrededor del 10%, y a partir del 2004 la inflación más bien empezó a crecer. La inflación del 2005 en Costa Rica será la más alta de los últimos 9 años. En contraste, países que en Costa Rica usualmente descartamos como atrasados y ejemplos de todo lo que no se debe de hacer, como Nicaragua, Honduras, Guatemala y Bolivia, han tenido inflaciones inferiores al 8.5% anual en cada uno de los últimos cuatro años (en algunos casos, bastante inferiores a ese 8.5%). El Salvador ha logrado mantener niveles de inflación inferiores al 4% anual desde el año 2000. Ecuador, sin duda uno de los países más desastrosos de América Latina, logró reducir su inflación del 25.52% en el 2001, al 4.42% en el 2004.

Cada uno de estos países ha logrado controlar la inflación siguiendo diferentes estrategias, siendo los casos más extremos (y no necesariamente los que debemos imitar) los de El Salvador y Ecuador, que procedieron a adoptar el dólar como moneda de curso legal en sus países. En Costa Rica, temerosos al cambio como somos, nos hemos aferrado a un modelo cambiario obsoleto que, como lo demuestra el Editorial de La Nación de hoy, impide al Banco Central ejercer un control efectivo sobre la oferta monetaria y la inflación. Además, seguimos aferrados a un modelo de Estado destinado a generar déficit fiscal año tras año, lo cual es otro detonante de la inflación. Entendamos que cuando el 80% del gasto se va en salarios, pensiones e intereses sobre la deuda pública, el resultado no puede ser otro más que una operación deficitaria. Sin embargo, en vez de embarcarnos en una revisión minuciosa del gasto público, insistimos en crear cada vez más y mayores impuestos que desaceleran la producción y – como en el caso del Paquete Tributario promovido por el actual desgobierno – toman buena parte de los recursos de los sectores más desposeídos de la sociedad. Es un modelo cuyo único resultado tangible es generar pobreza para repartir pobreza.

La medición de la pobreza en el 2003 reveló que el 18,5% de los hogares costarricenses se encontraba en esa condición. En el 2004 subió al 21,7% de los hogares. Los analistas y expertos coinciden en que la de este año andará entre el 24% y el 25%. Si seguimos aferrados a todo lo que estamos haciendo mal, no esperen que la tendencia se revierta en el 2006.

2 comentarios:

  1. La diferencia creo que se hace más grave cuando tenemos personas devengando salario en dólares y otros en colones, con lo que la brecha va aumentando mes a mes, más aun si sumamos el hecho que muchos sacan préstamos en dólares, aunque su salario no lo sea.

    Servicios cobrados en dólares, salarios en colones y aumentos deficientes. Receta para el caos.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida Medea a La Suiza Centroamericana. El problema de la brecha que mencionás es cierto y serio, pero es entendible que quienes pueden, protejan sus ingresos vía dolarización. Lo que es realmente peligroso es lo otro que mencionás: ganar en colones con incrementos inferiores a la inflación y tener deudas en dólares.

    Por todo esto es que se dice que la inflación es un impuesto que afecta proporcionalmente más a los pobres.

    Una pregunta a los demás: ¿tan complicado estuvo este post que nadie más comentó? ¿O es la prueba de que, como escribí en el post, "nadie pareciera estar dispuesto a hacer nada"?

    ResponderEliminar