martes, 25 de octubre de 2005

Huelga en AyA: día 13

A menos de que hoy haya sido resuelto el diferendo que mantiene en huelga a los funcionarios del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) – y hasta el momento no he encontrado ningún noticiero que lo haya anunciado – vamos entonces para el día número de 13 de paro total en esa institución. Y eso después de varios paros progresivos que efectuaron los empleados del AyA antes de irse a huelga. Dean CóRnito cree tener una solución para poner fin a este movimiento de los empleados.

Por lo general, Dean CóRnito no es amigo de las huelgas en los servicios públicos ni de los dirigentuchos sindicales que sólo sirven para convocarlas, pero el caso de AyA llama poderosamente su atención. Resulta que, por razones ajenas a nuestro conocimiento, los empleados del AyA tienen un régimen salarial distinto del de los demás funcionarios públicos, y los salarios en esta institución son 18% menores que los salarios mínimos en puestos similares de otras entidades del sector público. Por ende, los empleados de AyA reclaman un ajuste salarial del 18% y la “deshomologación del servicio civil”. Hasta la fecha, lo máximo que el gobierno ha ofrecido a los huelguistas es un aumento del 8.7%, que fue rechazado por los trabajadores.

La solución es muy sencilla. Si es cierto que los empleados del AyA ganan un 18% menos que los funcionarios del resto del sector público, el reclamo de equiparación parecería justo. Entendemos que la prudencia fiscal no permite hacer “de un solo tiro” un ajuste de la magnitud del solicitado, por lo que el gobierno podría ofrecer el ajuste del 8.7% como una etapa inicial, y un ajuste del 2.33% por semestre durante los próximos cuatro semestres (adicional al ajuste por inflación), de manera que se llegue a equiparar los salarios en un plazo de dos años. Adicionalmente, y ya que los empleados del AyA desean la “deshomologación” del servicio civil, entonces que acepten que si el servicio civil no es bueno para el ganso, pues tampoco lo es para la gansa. En otras palabras, si los salarios del Servicio Civil no les sirven, entonces que tampoco reciban los demás beneficios del mismo. Es decir que, a cambio del ajuste salarial, los empleados de AyA sean excluidos por completo del Servicio Civil, de manera que en adelante, con mejores salarios, empleado que no cumpla con su labor a satisfacción pueda ser despedido. Creo que es un justo intercambio. ¿No les parece?

4 comentarios:

  1. Cómo? más salario pero sin estabilidad per seculas? Tás loco? ;)

    ResponderEliminar
  2. Sole, something's gotta give, o no?
    Así esos maes obtendrían lo que quieren y aprenderían a vivir en el mundo laboral real, en vez de seguir en su la-la-land.

    ResponderEliminar
  3. Creo que, lamentablemente, asi no es como funcionan las cosas en el sector publico. Se pide y se quiere mas, pero no a cambio de nada, solo porque ese el orden establecido, por mas ilogico que sea.

    ResponderEliminar