lunes, 10 de octubre de 2005

Las dos Costa Ricas

Desde hace algún tiempo don Leonardo Garnier ha venido hablando – con toda la razón y excelentes argumentos – de las dos Costa Ricas que coexisten hoy en día. Una, la de los residenciales cerrados con seguridad privada y casas de lujo, “malls”, escuelas bilingües y eventos artísticos internacionales con entradas cobradas de cien dólares para arriba. La otra, la de los bonos de vivienda, las escuelas sin infraestructura adecuada, las pulperías donde hoy no se fía y mañana tampoco, el hambre y la miseria. El concepto ha calado y ya son muchos los comentaristas que han usado la frase en las páginas de opinión de los periódicos nacionales.

Algunos opositores de la globalización se han adueñado de la idea, y señalan que el TLC con los Estados Unidos vendrá a profundizar la división y a aumentar la brecha entre ricos y pobres en nuestro país. Con la ayuda de un interesantísimo artículo aparecido en La Prensa Libre de hoy, yo me propongo demostrar que estas afirmaciones no son más que propaganda sin sustento en la realidad.

Hay una región de Costa Rica que se ha quedado prácticamente fuera de la globalización; una región donde no hay parques industriales ni zonas francas de exportación, donde no hay desarrollos turísticos de 4 ni 5 estrellas, donde los ticos de más dinero NO tienen sus casas de veraneo o fin de semana, donde prácticamente no hay un “mall” ni un multicine; en fin, una zona prácticamente virgen de todas las cosas que la gente apunta como ejemplos de esa división o brecha entre ricos y pobres. Es una zona, como lo dice el artículo de La Prensa Libre, donde la actividad predominante sigue siendo la agrícola, donde el sector servicios no representa una fuente importante de empleo. Me refiero a lo que los planificadores y académicos llaman la región Brunca: los cantones de Pérez Zeledón, Buenos Aires de Osa, Palmar Norte, Golfito, Coto Brus y Paso Canoas. Lo que los ticos comunes y silvestres llamamos Zona Sur.

Si la globalización fuera la culpable de la pobreza y de la creciente brecha entre ricos y pobres, uno debería encontrar en esta región menores índices de pobreza que en el promedio del país y una mejor distribución del ingreso. Lamentablemente el artículo de La Prensa Libre no nos dice nada sobre la distribución de la riqueza, pero nos indica que, siendo que en el país como un todo el 21.7% de las familias viven por debajo de la línea de pobreza, en la región Brunca un total del 40.4% de los hogares viven en esas condiciones. Casi el doble. Peor aún, nos indica La Prensa Libre que esta región es la más pobre del país. Tan pocas son las oportunidades laborales, que ésta es una de las regiones desde donde más personas migran a otros países en busca de mejores condiciones. Una pequeña Nicaragua dentro de nuestras fronteras.

El punto es, mis estimados lectores, que si bien la desigualdad es algo que debemos corregir con urgencia en nuestro país, no podemos hacerlo con base en una receta que resulte en que todos seamos “igual de pobres”. Con un gobierno tan inoperante como el que tenemos en Costa Rica (y aunque muy a menudo me refiero a la desadministración Pacheco, no olvidemos que llevamos más de 10 años con gobernantes que no han logrado mucho y han culpado de ello a la ingobernabilidad), negarle al país un instrumento que tiene el potencial de generar empleo, es una receta para la generación y distribución de pobreza, no de riqueza. Es inaceptable que una quinta parte de la población se encuentre en condiciones de pobreza, pero si no apoyamos la inversión y la generación de empleos, vamos a acabar con cuatro de cada diez familias viviendo por debajo del nivel de pobreza. Y eso es más inaceptable aún.

La estrategia de desarrollo del país no puede depender únicamente del TLC ni de la inversión extranjera. Es cierto que algunos empresarios se enriquecerán, pero eso no es pecado. El pecado es que no tengamos una política de distribución efectiva de la riqueza, que no tengamos programas para garantizar oportunidades a toda la población, y en especial a los más pobres. Es cierto que la inversión extranjera deja beneficios relativamente pequeños (empleo, algo de transferencia tecnológica, pero las utilidades en general se van del país). Pero no por ello debemos ahuyentarla, ya que no podemos darnos el lujo de perder esos empleos. El pecado no es que el inversionista extranjero se lleve sus ganancias; el pecado es que después de 20 años de estar fomentando la inversión foránea no hayamos creado las condiciones para que esas empresas se encadenen productivamente con suficientes empresas locales como para hacer la diferencia.

En resumen, el problema no es el libre comercio. Las empresas nacionales y extranjeras están haciendo lo que es de esperar de ellas. Ninguna de ellas es agencia de caridad, y si bien ocasionalmente les sirve a sus propósitos ser o posar como altruistas o ambientalistas, la realidad del caso es que no es su responsabilidad reducir la pobreza ni hacer que se conserve el ambiente. Esas son responsabilidades de la sociedad como un todo, y del gobierno como su representante. Es a los gobernantes a quienes corresponde establecer programas para mejorar la distribución de la riqueza, para fomentar los encadenamientos productivos, o para hacer respetar el medio ambiente. No le temamos al TLC, exijamos su aprobación y el impulso de una verdadera estrategia de desarrollo nacional que nos permita aprovechar al máximo los beneficios del libre comercio. Hacerlo de otra manera es pretender la “brunquización” del resto del país.

10 comentarios:

  1. Sin duda interesante el tema Dean, pero la afirmación de q la partís me parece falaz:

    "Si la globalización fuera la culpable de la pobreza y de la creciente brecha entre ricos y pobres, uno debería encontrar en esta región menores índices de pobreza que en el promedio del país y una mejor distribución del ingreso."

    Para mi, no sólo se trata de un mal ejemplo. Yo no creo que nadie en sus cabales haya afirmado que la globalización sea la culpable de esas "dos Costa Ricas", ni de que tengamos malls, condominios, country clubs y pavarottis.
    Claramente la responsabilidad no es "de la globalización", es de un país incapaz de asumirla y aprovecharla para beneficio de las mayorías. Incapaz a nivel estructural: del estado, las políticas y las decisiones económicas, y -creo yo- en el aspecto idiosioncrático.
    De modo que decir que en la Zona Sur deberían haber menos pobres, por ser una zona menos expuesta a los procesos globalizadores, se me hace rebuscado.

    Si bien, como lo apuntás, no debe verse el TLC como gran solucionador de estos problemas, yo ni siquiera termino de verlo como un facilitador de las soluciones. Por el contrario, considero que zonas ya deporsí golpeadas, como la propia Zona Sur, serán de las más perjudicadas con su aprobación y puesta en marcha. Mayor dificultad para accerder a la seguridad social, menores posibilidades de acceso a la tecnología y a las telecomunicaciones (para entonces privadas), son solo dos aspectos que se me ocurren, que poco contribuirán al bienestar de sus pobladores.

    Más trabajo, ¿pero de que tipo?, ¿con qué requisitos?, ¿pagado con estándares de quién?

    Más oportunidades, ¿en Coto Brus?, ¿o en una San José ya colapsada por la eterna migración desde las zonas rurales, sin infraestructura, sin seguridad?

    El TLC nos beficia a todos, pero ¿a cuáles de los dos todos?

    ResponderEliminar
  2. Mae, ¿vos de cuál zona sur estás hablando? ¿hace cuántos siglos no vas a Perez Zeledón o a Osa? Ah, cierto, vos sos de los ticos que vacacionan en Miami y no en Buenos Aires...

    Cuando te rebajés a ir allá a la zona sur te vas a dar cuenta que hay dos tipos de personas: los peones y los terratenientes hoteleros.

    Los problemas de la zona sur si vienen del libre comercio. Como se ha dejado que los empresarios exploten la tierra hasta donde da y más allá y solo se han visto limitados por sus propias posibilidades de inversión, lo que ha sucedido es que el que tenía poco tuvo que vender y el que tenía mucho pudo comprar.

    Antes de ponerte a hablar paja y "demostrar" nada, date una vuelta por el país del cual tanto hablás, ¿ok?

    ResponderEliminar
  3. Xtian, como es evidente de la lectura de mi post, yo NO creo que la globalización es la culpable de la pobreza ni de la brecha entre ricos y pobres. Sin embargo, si creés que nadie en sus cabales propondría semejante idea, no has estado siguiendo la discusión con suficiente cuidado. En lo demás, me parece que estamos de acuerdo en mucho, menos en la conclusión. El problema, como lo decís vos, no es la globalización sino un país que - añadiría yo - no ha hecho el esfuerzo por aprovecharla. Pero ese problema no se resuelve cerrándose al mundo exterior; se resuelve con decisión y acción. Adoptar el TLC y no hacer el resto de la tarea es generar riqueza mal repartida. Negarse a las oportunidades que el entorno nos ofrece nos conmina a distribuir pobreza. Yo prefiero dejar las puertas abiertas y hacer el esfuerzo necesario para que se tomen las medidas requeridas para poder aprovechar los beneficios de la globalización.

    Otros países que han adoptado estrategias similares a la de Costa Rica en los últimos 20 años (fomentar la inversión extranjera, promover la integración de mercados) han establecido incentivos especiales para promover el desarrollo de las zonas periféricas, rurales o no. Esa es otra tarea en la que Costa Rica se ha quedado corta. El desarrollo podría llegar también a Coto Brus con una estrategia bien elaborada. La culpa de que no haya sucedido así es de nuestra propia indolencia.

    Al Anónimo comentarista todo lo que le puedo decir es que usted no es el primer "psicoanalista vidente" que ha creído determinar rasgos de mi personalidad por lo que lee de mis opiniones políticas. Interesantemente, la única vacación que he tomado desde enero del 2004 fue justamente de 4 días en la Zona Sur. Pero fui de vacaciones, no a hacer un estudio registral de las propiedades que vi en el camino. Cuando usted tenga algo que discutir basado en mis opiniones expresadas y no en lo que usted cree que soy o en el estrato social al que se imagina que pertenezco, sus opiniones serán bienevenidas y discutidas con respeto.

    ResponderEliminar
  4. Dean, excelente post. Cuando se dijo que todos eramos iguales no era precisamente para abajo como trató de hacer Robespierre. El peligro más grande que tenemos en este momento es que la gradería de sol quiere empujar este país a su nivel y ya casi no quedan espacios para la gente verdaderamente interesada en proponer soluciones. La frase reciente de Oscar Arias donde dice que es un idiota por volverse a meter en politica evidencia esta situación. A quien que tenga un minimo de dignidad se le va ocurrir proponer su nombre para alcalde si lo que tiene que hacer es llegar a soportar las estupideces que se dejan decir los politicos profesionales que viven de sus puestos y no tienen ni la más mínima propuesta para el desarrollo de este país. Es frustrante asistir a un sesión de Concejo o escuchar las sesiones de la A.L. Hoy en La Nación en primera plana viene una foto de la gente haciendo fila en Migración para obtener pasaporte, es simplemente indignante, ya se igualó el país a rango de pordioseros en lugar de usuarios...y se se piensa es lo mismo que pasa en los puertos marítimos donde hay que rogar para que lo dejen embarcar los productos que generan las divisas, en los aeropuertos, en las calles para llegar a los trabajos...en fin estamos mendigando la posibilidad de producir....el país está como la foto, acampando para llegarle a lo básico...paralizado...eso no es igualdad ni es la oportunidad que queremos...los que producen tienen el derecho a que se les deje trabajar y seguir generando empleo en este país competitivamente...los empleados tienen derecho a mejorar su calidad de vida y recibir un trato justo...pero lo uno ni lo otro lo vamos a lograr acampando en la puerta filosofando baratamente e igualando para abajo (muy bien Dean) al todos y a todas. Todos somos iguales pero no somos lo mismo....

    ResponderEliminar
  5. De antología de nuevo...

    Dean, animate y publicá algo de esto...

    ResponderEliminar
  6. empecé a escribir un mensaje, y me empecé a ir por las ramas y me di cuenta que había suficiente para un poste completo, así que en vez de hacer mi épica acá, hice un nuevo poste.

    ResponderEliminar
  7. Dean... la verdad es que el problema de nuestro país viene desde hace más tiempo del que creemos... y que la solución no está en el sistema político o económico... sino que empieza desda la misma visión de los "ticos"... que hemos dejado pasar el tiempo sin tomar cartas en el asunto y no me refiero a una especie de guerra o toma del poder a la fuerza... la democracia en este país es un chiste, una forma de dejarle a los ticos poder excusarse de sus propios errores y problemas al decir que todo es culpa del gobierno... pero quien es el que lo elige... quien es el que se deja que le tomen el pelo... o quien es el que tiene el poder realmente... las masas pueden crear desastres... sino vean lo que pasa en Venezuela... o en Perú... que quieren reelegir al imbécil japones corrupto...
    Muchas veces la solución no esta en el sistema económico... sino en la sociedad que lo toma... ahora, podés ver la cantidad de personas con deudas increíbles tan solo x comprar como loco... o la gente que se va a tomar y gasta la mitad de su salario...
    Aqui el asunto también tiene que ver un poco con la actitud del tico... y como toma cada una de las situaciones... conozco gente que empezó de cero... y ahora están mejor que muchos que lo tienen todo... así que también tiene que ver con el esfuerzo que se hace x salir adelante... el contexto es importante... pero se puede manejar hasta cierto punto

    ResponderEliminar
  8. Bandido, tu comentario me parece digno de hacer un post en tu blog. "Estamos mendigando la posibilidad de producir" me parece una frase genial y 100% acertada. Todas esas cosas que vos describís son reales, y lo peor de todo es que la gente las llega a ver como normales. ¿Cómo vamos a reducir la pobreza si hay que rogar para que nos dejen producir?

    Iván, muchas gracias, pero insisto que el problema es que ningún medio "serio" me va a publicar usando pseudónimo. Y de otra manera no me interesa.

    Medea, me pareció muy interesante tu post. El tema de la medición de la riqueza es uno que genera muchos dolores de cabeza a los economistas. Además de que, como muy bien lo apuntás, riqueza no es sinónimo de bienestar, el problema es que ni siquiera la riqueza es bien medida. Si vos tenés una huerta que te permite autoabastecerte de legumbres y hortalizas, esa es plata que no gastás en el supermercado o la verdulería, y por lo tanto no entra en la medición de la producción nacional. Sin embargo, hay ciertas realidades que no podemos ignorar: el hecho de que tanta gente emigre de la Zona Sur es señal de que las cosas no andan bien.

    Maya, bienvenida por estos rumbos. Coincidimos plenamente en lo de que el verdadero problema es de actitud del tico, más que de políticas económicas. Al respecto he escrito varios posts; te recomiendo verEl Plan B.

    ResponderEliminar
  9. Candidatos a presidentes queremos hechos no palabras, es injusto ver como hay problemáticas en cuanto a titulación de tierras por parte del IDA en las lineas fronterizas con Panamá, es importante destacar la falta de respeto del gobierno central y los municipales en inversión a carreteras y caminos en los cantones del sur sur,y las vías nacionales, no hablo del cantón josefino del sur Perez Zeledón,sino hablo del sur sur, Osa, corredores, Golfito, Coto Brus, ademas de otros problemas como el desempleo por falta de inversion en zonas francas u otras empresas que generen empleo, y de seguridad, ¿Qué es que el sur no pertenece a Costa Rica? si es asi que avicen para anexarnos al hermoso y desarrollado vecino país de Panamá en donde existen autopistas , aeropuertos u otro servicio de calidad del gobierno central a mas de 500 kms de su capital.
    Retomo un comentario echo por un vecino de la zona sur donde manifestó "Mientras Panamá se monta en el metro,en Costa Rica nos deja el tren" es ciertisimo, ademas si lo que buscan son votos como cada cuatro años sumen dividan o multipliquen y se dan cuenta que no somos tan pocos y hacemos peso en elecciones
    nacionales. Doña Laura usted como candidata del partido de gobierno, ya es hora que se de cuenta quien le dio el triunfo en las eleccionem s a don Oscar no fue Puntarenas centro, fueron los voto de los habitantes que de la zona sur que es otra cosa.

    ResponderEliminar
  10. A también quiero hacerle un llamado a algunos individuos que desprestigian la hermosa zona sur del país, el sur esta arriba en ecoturismo en playas de gran belleza(pavones,zancudo,playa blanca, piñuelas, ballena, uvita, dominical, algunas otras más de la peninsula de osa), a lso ignorantes que dicen que en el sur no hay nada que hacer se equivocan hay cataratas como las del río Abrojo, río claro y otras en la península de osa y cavernas en Ciudad Neily, existen cerros y montañas de gran belleza en coto brus y osa con panorámicas vistas,aguas termales en el parque internacional la amistad por Coto Brus,tambien se pueden practicar deportes extremos como canopy, rafting, surfing, kayaking, ultralivianos y otros mas en algunpos lugares del sur. Es increible, mientras en Heredia, San José, Cartago y Alajuela u otros lugares habitan los grandes narcotraficantes en condominios de lujo, se jactan de decir algunos que en el sur solo drogas y narcotrafico, será que no tienen vision hacia los barrios heredianos donde niños de 8 y 9 años de drogan camino a san josé de la montaña, en parques en alrededores de Barva, en barrios alajuelenses como el infiernillo, sin hablar los famoso de la milpa, guararí, la carpio, león 13 en >San José, como la puebla y en San joaquin de Flores eso es la realidad,debemos de unirnos y exigir a los futuros gobernantes hechos no palabras y dejar de hacer críticas destructivas que humillan y desprestigian a los humildes y trabajadores campesinos y otros vecinos del bello sur de Costa Rica.

    ResponderEliminar