viernes, 11 de noviembre de 2005

Una ofensa a la inteligencia

¿Qué opinaría usted, estimado lector, si el cirujano que lo operó supuestamente para extirparle un cáncer en el estómago, le dice: aunque tiene usted un cáncer, lo que le hice fue una liposucción y decidí mejor dejar la extirpación del cáncer para una cirugía futura? Eso, exactamente eso, es lo que ha hecho nuestro gobierno al enviar a la Asamblea un proyecto de ley de fortalecimiento del ICE que mantiene el monopolio estatal en telecomunicaciones.

Para nadie que le haya seguido el rastro a La Suiza Centroamericana es un secreto que quien escribe estas líneas apoya el TLC. Pero este comentario no se trata del TLC ni de la posición que cada quien tenga al respecto, sino de la congruencia que uno debería esperar en las acciones y palabras de nuestros gobernantes. Si el actual gobierno hubiera decidido que en su visión de mundo (¿cuál?, me preguntarán muchos de ustedes) el TLC no le conviene al país, este comentario no tendría razón de ser. Pero habiendo decidido el gobierno, después de muchas cavilaciones y atrasos, finalmente enviar a la Asamblea Legislativa el texto del TLC con los Estados Unidos, uno esperaría que sus acciones subsecuentes fueran coherentes con su decisión. El TLC requiere de la aprobación previa a su entrada en vigencia de una serie de leyes que se conocen como agenda de implementación. No hay que confundir con las agendas complementarias, que en principio buscan mejorar las condiciones de competitividad del país para maximizar el aprovechamiento de los potenciales beneficios del TLC. Las leyes de la agenda de implementación proporcionan sustento a algunos compromisos generales asumidos en el Tratado, cuyo detalle regulatorio no corresponde al TLC, pero es necesario para su vigencia.

Así, en el TLC el país asumió el compromiso de fortalecer el ICE y a la vez permitir la competencia en las redes privadas de datos y en telefonía celular. Ese es el compromiso general, pero el detalle de cómo se fortalece al ICE o cómo se va a permitir la competencia no es materia del Tratado y corresponde a las leyes costarricenses determinarlo. Entonces, si el gobierno, que por cierto inició y concluyó las negociaciones del TLC (señal inequívoca de que estaba de acuerdo con él), decidió enviarlo a la Asamblea, lo lógico, congruente, consecuente y decente es que propusiera también proyectos de ley de la agenda de implementación que fueran consistentes con los postulados del Tratado. En vez de hacer eso, el gobierno ha decidido enviar este mamarracho que, según ellos libera al ICE de las amarras que le impiden competir, pero no sólo mantiene sino que refuerza el monopolio que tiene esa institución en materia de telecomunicaciones, y en particular en telefonía celular. Entonces, yo me pregunto, ¿para qué es necesario liberar las amarras que le impiden competir, si no es para ponerlo a competir?

El representante del gobierno dijo a La Nación que pretenden subsanar el defecto con un segundo proyecto, una ley marco de telecomunicaciones, donde se abriría el mercado a la competencia. Que ese segundo proyecto está siendo redactado, y que una vez concluido será discutido con el ICE. Que únicamente después de eso lo enviarán a la Asamblea. Dados los tiempos en que se mueve este gobierno, eso no es más que un descarado anuncio de que este es otro tema más que dejarán para el próximo gobierno. Y yo me pregunto, ¿si saben que el proyecto de ley que están proponiendo tiene una contradicción de tal magnitud, para qué lo envían? ¿Por qué no envían de una vez el proyecto correcto? ¿Se habrán preguntado estas pobres víctimas de nuestro sistema educativo que pasaría si la Asamblea aprueba el TLC y la “ley de fortalecimiento del ICE” pero no la “ley marco de telecomunicaciones”?

No hay que ser un genio para entender cómo funciona el ajedrez político. En la Asamblea, al igual que entre la ciudadanía, hay quienes quieren la apertura del mercado sin considerar necesario el fortalecimiento del ICE, y hay quienes quieren el fortalecimiento del ICE sin apertura. Si un proyecto de ley ofrece sólo una de las dos cosas (por ejemplo apertura), va a ser imposible convencer a los que quieren la otra (fortalecimiento) que lo apoyen. Para tratar de poner a ambos grupos de acuerdo, lo lógico sería incluir ambas cosas en un solo proyecto que todos puedan apoyar. El temor que tiene el autor de estas líneas, que cree en la necesidad de la apertura con fortalecimiento, es que el hecho de estar en plena campaña política hará muy difícil a los diputados aperturistas oponerse a un proyecto de ley que únicamente garantiza el fortalecimiento del ICE. Y entonces, si esa ley llega a ser aprobada, cuando sea hora de discutir la de apertura, los que deseaban el fortalecimiento sin apertura por supuesto que echarán toda la maquinaria en contra. Y nos quedaríamos con un ICE con menos controles y sin competencia. Válgame Dios.

En otras ocasiones hemos conjeturado que, ante la indolencia e inacción del actual gobierno, este país está siendo manejado por los dirigentes sindicales que una y otra vez han amenazado con violentar el ordenamiento jurídico. No olvidemos que estos son los sindicatos que hicieron la siguiente proclama:
“La llegada del TLC a la Asamblea Legislativa será considerada como el disparador político de una cadena de acciones particulares y coordinadas; sectoriales, locales, regionales y nacionales, desde lo más simple a lo altamente complejo, empleando toda clase de formas de lucha, tradicionales y no tradicionales, típicas y atípicas, de resistencia pasiva y de resistencia activa”.
Sin embargo, la llegada del TLC a la Asamblea no ha provocado ninguna de las acciones ahí descritas. Hay dos posibilidades: o los sindicatos no tienen el poder de convocatoria para hacerlo, o el actual gobierno negoció con ellos el envío de esta ley de fortalecimiento del monopolio del ICE a cambio de su silencio. Si lo primero, qué triste entonces que el gobierno no tenga la coherencia ideológica para apoyar sus propios proyectos. Si lo segundo, qué nefasto antecedente para el futuro del país y su gobernabilidad. Cualquiera que sea el caso, esta es otra forma más en que el actual gobierno le está haciendo un daño irreparable a nuestro querido país.

9 comentarios:

  1. Pues yo me inclino por la primera hipótesis del último párrafo. Aún estando contra la pared, el Estado insiste en una negación sistemática de la realidad, donde puede más el temor a las represalias sindicales que el uso y práctica del sentido común y el afrontar las consecuencias de las decisiones que se tomen. De ahí ese programita de "fortalecimiento", que en realidad, ni hace ni deja hacer - con tal de no provocar la santa ira de los jeques sindicales. Un problema más del gobierno indeciso y blandengue que tenemos, donde "no se está a favor ni en contra, sino todo lo contrario".

    ResponderEliminar
  2. Yo discrepo, Dean. El proyecto de fortalecimiento no tiene por qué incluír nada de apertura. Más bien es buena estrategia política separar las cosas... el de fortalecimiento lo apoyarán quienes estén en contra del TLC y muchos de los que están a favor. El incluír ambas cosas en el mismo paquete implica que tiene menos posibilidades de ser aprobado.

    E independientemente de si uno está a favor o en contra de la apertura, para todos es obvio y claro que las telecomunicaciones en el país tienen que mejorar, y mejorar YA. Una ley adecuada para permitirle al ICE ofrecer mejores servicios debió haber sido aprobada hace muchos años, 10 o 15 si acaso no más, independientemente de si hay apertura o no.

    Yo quiero -y exijo- mejores servicios en telecomunicaciones, que me permitan hacer cosas que ahorita no puedo. Estoy en contra de la apertura como forma para lograr esto porque me parece innecesaria si se hacen los cambios adecuados en el ICE. Pero eso es un tema aparte... con el fortalecimiento del ICE yo inclusive podría apoyar la apertura por que no estoy cerrado al respecto, pero en este momento no tengo garantía alguna de que un ICE que instale teléfonos en zonas rurales exista después del TLC (por poner un ejemplo).

    ResponderEliminar
  3. yo tambien comparto la idea que los que escribieron el pryecto son unos tarados...
    hasta el gobierno reconocio el error.
    aunque luego en otra ley que la pasan a tramite en 15 dias vana corregir ese punto, me parece increible que teniendo casi dos años de tiempo para haber redactado esa ley no lo hicieran bien.
    para mi este gobierno esta atrasando las cosas para dejarselas al proximo gobierno.

    ResponderEliminar
  4. Don Dean,
    no pude evitar que alguien publico en la nacion su comentario del obituario de Costa Rica en las cartas de la nacion... http://www.nacion.com/cgi/cartas?cmd=frmCarta&id_carta=86713

    Nada mas queria contarle.

    ResponderEliminar
  5. Dean, transcribo el siguiente comentario de parte de alguien que así me lo pidió:

    "Me parece que tiene razón... a nivel técnico siempre fue evidente la situación, pero el criterio político fue distinto.

    En mi criterio, conociendo los entretelones de esta "negociación", la única ganancia es que a cambio de la redacción enviada el Presidente
    aceptó mandar el TLC al Congreso, de lo contrario estarían diciendo que por culpa de la Ley de modernización el Presidente no envía el tratado...

    Por otro lado, hay que recordar que estamos hablando de un proyecto de
    ley, no de una Ley aprobada... de ahí que todávía puede ser modificada
    en la Asamblea y a partir del referente que implica el TLC.

    Sobre la observación que hace de que todo el tema del ICE se vea en un
    solo proyecto, eso sí me para el pelo... debería Ud. acordarse del
    COMBO... ese fue el principal error de la Administración Rodríguez en
    ese campo...

    ResponderEliminar
  6. Beto, qué triste es constatar cuánto daño le puede hacer un mal Presidente a este país. Blandengue, cabezón, miedoso, timorato. ¿Algo más?

    JD: creo que me das la razón aún sin quererlo. Vos no ves la necesidad de la apertura, para vos el proyecto de ley está bien como está. Justamente mi punto: si el gobierno quiere la apertura (y se supone que la quiere, dado que envió el TLC a la Asamblea), entonces lo que debe de hacer es amarrarla con el fortalecimiento. Eso es darle a cada lado del debate algo que puedan usar para decir (después de haber aprobado la ley) que votaron por un proyecto que logra lo que les interesaba. Unos dirían que fortalecimiento, otros que apertura. Por separado, sólo se aprobará el primer proyecto, o ninguno de los dos.

    Roy, yo no creo que quienes redactaron el proyecto sean unos tarados, ni remotamente. Lo que cuestiono es el cálculo político de hacerlo por separado. Los técnicos que redactan el proyecto lo pueden hacer de una forma u otra, la decisión de separarlo o combinarlo es puramente política. Y ahí es donde este gobierno tiene una debilidad absoluta.

    Anónimo, aunque no viene al caso, gracias por avisarme. Mi siempre eficiente abogada ya logró que La Nación quitara el vulgar plagio de internet. Yo no me opongo a que publiquen mis textos, a lo que me opongo es a que ratas como esa manden mi texto a La Nación como si ellos fueran los autores, sin reconocer que lo tomaron de otro lugar.

    Oscar, deduzco que la persona que envía ese comentario es un "insider". Veo que mis conjeturas no andaban para nada erradas:

    1) a nivel técnico hubiera sido mejor el proyecto unificado; el criterio político fue distinto. Y es ese criterio político el que tanto cuestiono.

    2) Este proyecto es producto de una negociación para que don Abel se armara de bolitas y mandara el TLC a la Asamblea. Lo triste es que TLC + Ley de Fortalecimiento pero sin Ley de Apertura implica: no TLC, no competencia, y un ICE sin amarras y con menores controles!!!! Por eso los sindicatos ahora sólo anuncian marchas pacíficas y no el despelote con que amenazaban hace pocas semanas. Ellos entienden el juego político igual que yo.

    Con respecto a la comparación que hace con el tristemente célebre Combo ICE, creo que no es del todo válida, aunque es definitivamente un elemento importante a considerar. Yo creo que el error del Combo ICE fue meter en el proyecto apertura en electricidad. El monopolio en electricidad es una de esas "vacas sagradas", y pasarán más de mil años antes de que se pueda tener una discusión civilizada sobre su conveniencia (o no). Creo que el tema de telecomunicaciones no despierta tantas pasiones. Además, la apertura que proponía el Combo en materia de telecomunicaciones era MUCHO más amplia que lo que requiere el TLC (internet, redes privadas, y telefonía celular).

    A fin de cuentas, yo diría que si el proyecto de fortalecimiento hubiera contenido todos los elementos necesarios para preparar al ICE para enfrentar la competencia, y no se hubiera reafirmado el monopolio que de por si está establecido en leyes existentes, mi reacción hubiera sido distinta.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que los que creemos que el TLC tiene mas cosas negativas que positivas, somos los que no leemos tanto la nación ni vemos tanto telenoticias como los demas y somos un poco mas críticos... a ver cuantos de los que defienden el tratado han leido el informe de los notables?

    En primer lugar no fue el gobierno el que dijo que la ley de telecomunicaciones no era compatible con el TLC, el que lo dijo fue un funcionario del gobierno...

    Por otro lado llegó otro funcionario del gobierno negando tal situación y dice que es lógico, que debe de seguirse ese orden: Imaginen el caso de que el TLC no se apruebe, pero antes se haya aprovado una ley de fortalezimiento del ICE donde se incluya acceso a la competencia, habria que abrir el monopolio de "gratis"...

    Ademas, creo que el título "Una ofensa a la inteligencia" no es correcto, pues cuando se eligio democraticamente a Abel Pacheco, no era parte de su campaña un TLC con EEUU, y menos en las condiciones que se dio (a puerta cerrada y abriendo monopolios del ICE y el INS, poniendo en juego los servicios de bomberos y seguro de accidentes de trabajo y el sistema solidario del ICE). Yo creo que lo que hace Abel es retrasar el TLC y me parece excelente para que TODOS los costarricenses decidamos por quien votar (sabiendo que apoyan o no una renegociacion del tratado).

    Solo para que vean como manipulan los medios aqui... Salió una noticia de que una empresa de servicios parecida a SYKES escogio El Salvador y no Costa Rica, pues el primero ya habia aprobado el tratado:
    1)El servicio de telecomunicaciones en el Salvador esta abierto a competencia hace ya años, si las compañias lo hubieran preferido, hubieran invertido alli hace años, no?
    2)Las compañias de servicios no pagan aranceles... las compañias que brindan servicios desde Costa Rica no se ven afectadas con o sin tratado...
    3)Hace tiempo que este tipo de compañias dicen que empieza a haber deficit de trabajadores bilingues, no sera esta la razon de abrir un centro en el Salvador?

    ResponderEliminar
  8. A MI LO QUE ME DA MIEDO ES QUE LAS COMPAÑIAS PRIVADAS PONGAN BUEN INTERNET, PERO SOLO EN ESCAZU, SAN PEDRO Y OTRAS ZONAS CLASE ALTA, NO PIENSO QUE VAYAN A INVERTIR MUCHO EN IPIS, UPALA, ABANGARES, ETC...
    SUPONGO QUE VOS VIVíS EN RHOMOSER.
    MARTA

    ResponderEliminar
  9. Anónimo, tus palabras me dejan perplejo y algo confunfido. Yo leo La Nación, pero soy MUY crítico, como lo puede certificar cualquiera de mis lectores asiduos. No veo que tiene que ver una cosa con la otra. Pero vamos por partes:

    1) "no fue el gobierno el que dijo que la ley de telecomunicaciones no era compatible con el TLC, el que lo dijo fue un funcionario del gobierno". ¿Cuál es la diferencia? El gobierno es un ente impersonal compuesto de funcionarios. El gobierno dice lo que sus funcionarios dicen.

    2) Es un error considerar que abrir el monopolio sólo se debe de hacer porque está en el TLC. Yo no estoy a favor de la apertura porque esté en el TLC, ni a favor del TLC porque incluya apertura. Estoy a favor de la apertura porque estoy convencido de que el monopolio es un lastre para el desarrollo. Y estoy a favor del TLC porque creo que el libre comercio mejora las oportunidades para la ciudadanía en general. Pero esos son temas que dan para varios artículos cada uno, y de hecho ya he escrito varios que podés ver en los archivos de La Suiza Centroamericana. Lo que no es lógico es fortalecer una institución en preparación para la competencia, y que después no haya competencia. Porque ese fortalecimiento implica e incluye necesariamente reducir o eliminar algunos de los controles a los que el ICE está sometido por ser un ente gubernamental, y a pesar de los cuales algunos "vivillos" han logrado choricear con los fondos públicos.

    3) La ofensa a la inteligencia no es por lo que haya sido la plataforma de campaña de Abel Pacheco. De hecho, Abel Pacheco no tuvo ninguna plataforma seria de campaña; la gente votó por él por simpático y dicharachero, y por la reputación de honesto que le antecede. El insulto a la inteligencia se da desde que el gobierno (si, el de Abel Pacheco) negoció el TLC, lo envió a la Asamblea (señales ambas inequívocas de su apoyo al TLC), pero luego propone leyes que van en contra del espíritu de ese TLC. O somos o no somos.

    4) Con respecto a Sykes y la manipulación de los medios: totalmente de acuerdo. Yo mismo había mencionado el tema de Sykes en un comentario a un artículo anterior relacionado con el deterioro de la educación en nuestro país.


    Marta,

    en primer lugar, no vivo en Rohrmoser, pero no veo cuál es la relevancia de dónde vivo. ¿O es que acaso ciertas formas de pensar se dan sólo en algunas regiones geográficas y no en otras? Con respecto a su aseveración de que las empresas privadas sólo pondrían internet en "zonas de clase alta", contrastemos la actitud patriótica de nuestro querido monopolio estatal. Iniciaron un plan piloto de "internet avanzada" (ADSL) en 4 ó 5 regiones privilegiadas, a un precio accesible únicamente a los de más alto poder adquisitivo. Luego ampliaron el servicio a otras zonas, siempre a precios diseñados para ordeñar a los usuarios. Nuestro querido monopolio estatal se comporta como empresa privada para ciertas cosas (como iniciar el servicio en ciertas zonas de mayor poder adquisitivo y cobrar precios de clase alta), pero como empresa pública para otras (como ser tremendamente ineficiente y lenta para reaccionar a las tendencias del mercado y las demandas de los consumidores).

    Yo le garantizo, mi estimada Marta, que una empresa privada habría penetrado con el mayor de los gustos en zonas como Ipís, y Desamparados, y Hatillo, y Alajuelita, y muchas otras donde hay concentraciones importantes de población con menor poder adquisitivo que las del plan piloto. ¿Por qué estoy tan seguro? Porque siendo que el ICE cobra hoy por hoy el ADSL de 128 Kbps a $25 al mes, y como lo dice La Nación hoy 16 de noviembre, en otros países cobran el ADSL de 768 Kbps a $14.95 (seis veces más velocidad al 60% del costo), una empresa privada se hubiera dado cuenta de que en esas zonas hay una inmensa demanda potencial si el precio es razonable. Y entonces, tal vez a $10 al mes ó a $7 al mes, hubieran podido penetrar esas zonas con ADSL de 256 Kbps y hacerse de una millonada de clientes. Con respecto a Upala o Abangares, yo también tengo mis dudas de que una empresa privada les de servicio de ADSL, pero hasta donde tengo entendido, tampoco el ICE lo está haciendo. Porque para eso si que se comporta como empresa privada nuestro adorado monopolio estatal!

    ResponderEliminar