martes, 9 de agosto de 2005

¡Que rueden las cabezas!

Alguien en la Tesorería Nacional la tiene en contra de los estudiantes más pobres del país. Y ya es hora de que lo paren en seco.

Cuando hace menos de tres semanas La Suiza Centroamericana denunció la falta de decisión del Presidente de la República al permitir que el pleito de gatos entre la Tesorería Nacional y el Fondo Nacional de Becas llegara al punto de dejar sin beca a los estudiantes pobres en el momento del ciclo lectivo que históricamente registra la mayor deserción estudiantil (el regreso a clases después de las vacaciones de medio año), milagrosamente el señor Presidente tomó una decisión y ordenó a la Tesorería dejarse de cuentos y a girar los recursos al FONABE a pesar de que éste no hubiera ingresado aún al sistema de la caja única del estado (aptamente bautizada el agujero negro del estado por nuestro estimado lector, Beto).

Ahora nos informa La Prensa Libre que el genio del Tesorero Nacional decidió acatar la orden del Presidente al pie de la letra. Giró los recursos de las becas, como se lo ordenó don Abel pero, seguramente para sacarse el clavo, se rehúsa a girar los recursos correspondientes al subsidio que reciben los estudiantes para pagar el transporte a las escuelas. Y con esa decisión quedamos igual.

Ya hemos dicho en otras ocasiones que muchos estudiantes de zonas rurales tienen que trasladarse muchos kilómetros para llegar a sus escuelas, y cuando no hay transporte público ni especial, deben de caminar horas y horas, cruzando ríos o lotes baldíos (como el par de muchachas en Tárcoles que fueron interceptadas el viernes pasado por un maleante que asesinó a una de ellas, de 16 años de edad), circunstancias estas que los llevan a abandonar sus estudios. Como dicen que una imagen vale más que mil palabras, aquí les dejo esta foto con que ilustró La Prensa Libre el artículo objeto de este comentario.




Estos estudiantes de la foto son de los que mejor suerte tienen, al menos por donde andan es un “camino transitado”, y únicamente corren el riesgo de resbalar y llenarse de barro hasta la coronilla, o de ser atropellados por un vehículo.

Ya hemos explicado en otras ocasiones que este tipo de decisión burocrática constituye una sentencia de pobreza perpetua para el estudiante-víctima. Los alumnos que desertan rara vez regresan a la educación formal, y así se les cierran gran cantidad de puertas para su desarrollo personal y superación económica. Que algunos abandonen los estudios por motivos personales ya es una tragedia, pero que muchos deban abandonar sus estudios no por una decisión personal o familiar, sino por la insensible negligencia de un funcionario público o de un gobierno al que nada parece importarle, eso es un crimen que no tiene nombre.

Ante tanta charlatanería e irrespeto a la segunda decisión que ha tomado don Abel durante su mandato presidencial (la primera fue no tomar decisiones), lo único que cabe es el despido inmediato del Tesorero Nacional, y una investigación para determinar si su prepotente actitud fue avalada o impulsada por sus superiores en el Ministerio de Hacienda. Y si así fuera, habría que barrer con todos ellos también. Con la educación de los pobres no se juega. Hacerlo, es carecer de cabeza y de corazón, la peor combinación en un político.

4 comentarios:

  1. Tal parece que el tesorero es un amante de los deportes de riesgo: como lo demuestra claramente la fotografía es un pionero en inculcarle a los jóvenes el "estudio aventura".

    ResponderEliminar
  2. Bravo Dean!. Sin miramientos, sin escuchar explicaciones! Con lo que no se puede jugar no se juega!
    Dean me parece que te estoy viendo ya el signo de Cain!

    ResponderEliminar
  3. Si este gobierno no puede decidir ni siquiera un permiso de aterrizaje cuando le van a regalar cosas, vos crees que va autorizar un despido? NOT!

    ResponderEliminar
  4. Yuré: Ja Ja Ja. No lo había visto así. Tal vez haya que tenerle compasión al Tesorero Nacional. revisaré mis opiniones ;-)

    Tugo: tomaré eso de la marca de Caín como un cumplido, aunque este Caín no tiene intenciones de matar a su hermano Abel (sobre todo, porque no le tengo ninguna envidia).

    Sole: lo peor es que no tienen que autorizarlo, sino decidirlo. Y ya sabemos que este gobierno es incapz de tomar decisiones...

    ResponderEliminar