miércoles, 17 de agosto de 2005

Salacuartazo al “No circulo”

Sucedió lo que tenía que suceder. El Movimiento Libertario presentó una acción de inconstitucionalidad contra las restricciones a la circulación por número de placa en el casco central de San José, y ahora el cobro de las multas queda suspendido hasta que la Sala IV resuelva la acción. De por sí, en La Suiza Centroamericana no teníamos mucha esperanza de que las restricciones de circulación fueran a funcionar.

Tenía que suceder, porque el Movimiento Libertario le mete salacuartazos a todo lo que se mueva o respire, pero además porque era lógico: el programa del gobierno viola el derecho a la libre circulación de los habitantes. La resolución que vaya a tomar la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, sin embargo, no es tan sencilla. En muchas ocasiones los derechos se contraponen, y para poder proteger uno, hay que permitir la violación del otro. Es cuestión de jerarquizar los derechos. Si, por ejemplo, el gobierno argumenta que la medida pretende garantizar el derecho constitucional a un ambiente sano, la Corte perfectamente podría decidir que las restricciones vehiculares cercenan un derecho menos importante que el del ambiente sano, y por ende fallar a favor del gobierno.

Bien haría la Sala IV en ponerle mucha atención a lo que le diga el gobierno, y contraponerlo a los objetivos declarados del programa. En principio, las restricciones impuestas persiguen el objetivo de disminuir el consumo de combustibles, como respuesta a la escalada de los precios internacionales del petróleo. Como efecto secundario, si efectivamente se redujera el consumo de carburantes, disminuirían también las emisiones de contaminantes. Pero no es ese el objetivo ni la justificación del programa establecido por el gobierno.

En todo caso, más que las intenciones y declaraciones del gobierno, debería la Sala IV fijarse en los resultados de las restricciones. Los medios de comunicación han reportado presas sin precedentes en los alrededores del casco central de San José, mientras los conductores buscan rutas que les eviten pasar por la zona restringida. Hay indicaciones de que los conductores están recorriendo distancias más largas en calles más congestionadas, elementos ambos que se traducen en mayor consumo de combustible y mayor contaminación.

Por otra parte, la situación en el casco central de San José no ha mejorado sustancialmente. Pero no lo ha hecho no por culpa del “No circulo” en si, sino porque al estar los policías entretenidos multando a aquellos que ingresan en la ciudad con las placas prohibidas en las horas restringidas, las calles de San José se han convertido en tierra de nadie, donde prevalece la ley del más vivazo.

Dean CóRnito tuvo la desagradable experiencia de entrar a San José el día de hoy. Si bien se sienten menos vehículos en las calles, el tránsito no se ha agilizado. En las angostas calles y avenidas, cada quien se parquea donde le viene en gana, por lo general en zona “amarilla”. Los camiones repartidores se paran donde quieren fuera de horas de carga/descarga (que están reguladas). A veces un señor entra a la ferretería y deja el carro parqueado en la pura puerta, y simultáneamente, un camión se para a descargar en la carnicería de enfrente. El bus que va delante de uno fuera de ruta no logra pasar entre los carros parqueados, y no aparece un policía para multar a ninguno de los tres. El tránsito no se mueve hasta que no sale el señor de la ferretería con su bolsita de 200 pesos de clavos. Por otra parte, cada vez que un semáforo se pone en rojo, los carros siguen pasando sin inmutarse, hasta bloquear la intersección, y los que van en la transversal se pierden todo el tiempo que les da el semáforo esperando a que se deshaga el nudo de la intersección. Lo que el programa del “No circulo” obliga a hacer a los policías, es lo que en el campo llaman desvestir un santo para vestir a otro.

Mejor harían los policías poniéndose estrictos con los que entorpecen la circulación ágil de los demás vehículos, y el gobierno olvidándose de este programita sin pies ni cabeza. Mejor dedicar recursos a rehabilitar las líneas del tren para que pronto puedan entrar en operación otras rutas además de la de Pavas – San Pedro. Y mis amigos lectores harían bien en no confiarse de la situación, ya que el MOPT anunció que seguirán poniendo las multas, aunque no las cobrarán sino hasta que la Sala IV falle (si es que falla a favor del gobierno).

12 comentarios:

  1. y además corren intereses sobre esa multa. OJalá la Sala le spida el etsudio técnico que justificó la medida, para ver de dónde lo sacan.

    Advierto: eso no significa que le vaya a los libertarios salvo en el deber patriótico ineludible de evitar el plan fiscal.

    ResponderEliminar
  2. Yo apoyo el programa y cualquier esfuerzo del gobierno por educar a los malos conductores de este país. Es cierto que se puede empezar por otros lados (mala señalización, licencias choriceadas, traficos corruptos, etc), pero se puede empezar por restringir el tráfico también.

    El argumento del derecho de libre circulación me parece absurdo en una ciudad que se está llenando de residenciales con entrada restringida.

    No estoy de acuerdo en que el programa hace que las calles se conviertan en "tierra de nadie"; más bien las calles son "tierra de nadie" desde hace mucho tiempo. Este es un esfuerzo más por cambiar la situación y ahora algún diputado disconforme con su multita de 5 rojos está *boycoteando* la idea.

    Si no me equivoco, en méxico este sistema funciona desde hace años...

    ResponderEliminar
  3. No conozco los detalles del programa tico, pero me parece un poco extraño que solamente restrinja la circulación en el circuito más transitado. En efecto en México es un programa que podemos decir que ha funcionado, es decir, logró su meta de reducir las emisiones y controlar (de alguna forma) la contaminación que descansa sobre la ciudad como nube amarillenta-gris, pero allí, en teoría no se puede circular dentro de todo el distrito federal (aún en los poblados alejados de la urbe que caigan dentro de los límites político-geográficos como Milpa Alta y Mizquic). En realidad los que quieren manejar sin permiso lo hacen, y pagan la mordida si es que se les para algún poli, pero por fortuna la amenaza de tener que sobornar a fuerza detiene a muchos pobres (o al menos limita su circulación), claro, los ricos sólo sacan el otro coche con las placas que permiten su libre movimiento, en fin... también carros que no sean nuevos tienen lo que se llama "doble-restricción" y cuando suban los niveles de ozona por la ciudad, hacen anuncios en la radio y la televisión (tal vez para estas fechas en internet?) diciéndoles que no circulen.
    En total, siempre estoy a favor de las medidas ecologistas, sin embargo, por lo que decís, Dean, este programa en particular no tiene la misma meta clara que es reducir las emisiones tóxicas, sino jugar a ciegas con lo que es el libre mercado de petróleo (posición que ya sabemos por experiencias de guerra además no es, ni será, controlable hasta que haya alternativas viables de verdad).

    ResponderEliminar
  4. A mi me parece la restricción de placas, claro esta estoy pensando que utopicamente la gente se fijara lo hiciera de corazón para reducir contaminación y consumo (Claro que es pura utopia). Y el ejemplo es claro cuando los primeros días la mayoria de gente entrevistada decía que había que cooperar y que les parecía MENTIRA, si no porque los paraban y por que estaban circulando (la política del vivazo costarricense).

    ResponderEliminar
  5. En relación con los problemas de circulación en Costa Rica, leo hoy que nuestro parque vehicular está calculado hoy en día en unos 700.000 automotores. Solo el año pasado ingresaron al país cerca de 45.000, o sea un promedio de 124 vehículos por día. De esa cantidad alrededor del 80% (!) son automóviles destinados a uso familiar. En contrapunto solo un 13% son vehículos para transporte de mercadería, y el resto lo comprenden los vehículos para transporte colectivo de personas, motocicletas y otros vehículos para aplicaciones especiales. De la totalidad de vehículos importados casi un 45% son nuevos.
    La naturaleza de mi comprensión de las ciencias económicas es, en el mejor de los casos, muy empírica, pero me parece que es grave la desproporción entre vehículos directamente productivos y vehículos de los denominados "familiares".

    ResponderEliminar
  6. ndrtkr: Lo que existe en México es que además del marchamo o similar tu carro debe andar con un sticker (con medidas holográficas de seguridad) con un número, por ejemplo si tu número es cero puede circular todos los días, si es número uno debe abstenerse de circular un día a la semana, si es dos... y así sucesivamente. En general el número se determina por la condición del perol, a más chatarra, mayor el numero (si esa medida se aplicara aquí en CR, más del 90% de los carros saldrían de circulación)

    Pero también como dice Ilana estas medidas no sirven de mucho si igual las autoridades siguen sucumbiendo a la corrupción y al chorizo.

    Oscar: Dicen que hace poco pasaron en Telenoticias unos reportajes en donde se ve como al tico promedio no le importa endeudarse por décadas con tal de andar bien montadito en su flamante chunche nuevo. Me hubiera gustado ver eso. La cultura del carro-erotismo (y un transporte público deprimente) es lo que nos tiene con las calles colapsadas y los presones interminables.

    ResponderEliminar
  7. Beto, mi punto precisamente. Ya con motivo de un post previo de Dean (Vagancias de un país pobre), surgió la cuestión de que un país como el nuestro no debería poder darse ciertos lujos, pero que gracias a nuestra mentalidad cortoplacista continuamos teniendo actitudes (y dándonos la vida) de habitantes de paises del primer mundo, sin duda para mayor detrimento de nuestra situación. Los ticos somos como el proverbial tipo aquel, que pretende comerse los coyoles antes de haberlos siquiera quebrado.

    ResponderEliminar
  8. Ndrtkr: no se trata de apoyar simplemente por apoyar. Yo no apoyo las medidas que tienen buenas intenciones pero que están tan mal diseñadas que no van a servir para nada o, peor, que van a empeorar el problema que pretenden corregir. Creo firmemente que ese es el caso de este programa "No circulo".

    Como dicen Ilana y Beto, lo que hay en México es completamente diferente, aunque no estoy tan seguro de que esté funcionando bien. Los niveles de contaminación en el DF siguen siendo superiores que lo científicamente aceptable. Pero además, el "Hoy no circulo" de México provocó un empeoramiento de la flota vehicular del DF. Familias de clase media que antes tenían dos carros más o menos bien, tuvieron que venderlos para comprar tres carros más viejitos (que en general son más contaminantes), con lo que no solo envejeció la flota, sino que terminó creciendo (estos son datos verificables). Después de muchos años de darse contra la pared, han ido afinando el programa y, como dice Beto, le han hecho cambios importantes que en el populismo imperante en este país serían imposibles (como que las restricciones de circulación sean más severas entre más contamina el carro). En contraste, en Los Angeles lograron mejoras ambientales significativas desde la década de los 70s hasta hoy, sin restringir la circulación de vehículos.

    Tugo, yo creo que es irrelevante si la gente lo hace de corazón o a la fuerza. Lo importante para lograr el objetivo (ya sea reducir el consumo de combustible o disminuir la contaminación) es que se haga lo necesario, independientemente del espíritu con que se haga.

    Oscar, no conozco que la teoría económica diga cuál es la proporción correcta de vehículos, pero si vos considerás que un bus lleno transporta la misma cantidad de gente que 40 carros (no llenos, sino a su uso típico), entonces tal vez no sea tan dispar la relación. En todo caso, yo dudo seriamente de la cifra de los 700.000 vehículos (se que por ahí anda lo que dice el MOPT, pero igual lo dudo). Ponete a pensar: las placas en Costa Rica se dan en orden consecutivo. Ya vamos llegando a la 600.000 sólo en particulares. El otro día me estuve fijando en la calle, y encontré que las placas CL andan por el 200.000, y las C también andan por ahí. Agregale toda la flota del Estado (por lo menos unos 125.000 carros más), taxis, buses, especiales, etc., y quitale los que han salido de circulación, y no sabemos cuantos hay, pero creo que nos acercamos al millón.

    ResponderEliminar
  9. Dean, ¿tenés idea de cómo logró LA bajar sus emisiones (y te digo que aún a mí no me gusta ir por allí precisamente por la contaminación y el maldito tránsito que es insoportable)? Tengo la sospecha de que fue a base de restricciones más exigentes en el "smog check" al cual todos los californianos tenemos que someternos una vez al año, y cuyos niveles de emisión varían de pueblo en pueblo (¿creés?) Ahora bien, eso funciona aquí porque la gente no maneja carros, por lo general, que sean muy viejos no sólo por el craso consumismo que predomina sino por el alto precio de mano de obra para arreglar antiguos armatrostes que no funcionan bien. Pero ¿en un país donde la gente no puede cambiar de carro como cambiar de piel? Entonces, ¿qué sugerís?

    ResponderEliminar
  10. Que bueno se puso esto!

    Dean tenes mucha razon, se debe apoyar iniciativas que tengan un proposito claro y bien diseñado. Este programa en CR no tiene finalidad alguna, ya me tocó salir de SJ sin utizar el area de restricción y casi tengo que ir a salir por Alajuelita para llegar a La Sabana, por supuesto acompañado de una presa inconfesable...
    Tenemos más o menos 40 años de estar hablando de la reduccion de la factura petrolera y seguimos como si nada. El unico progreso significativo ha sido la evolución de la discusion hacia la sostenibilidad...pero fuera de eso poco o nada se ha hecho..RITEVE fue obligada a reducir el criterio de evaluación respecto a emisiones, desde hace tiempo se sabe que el sistema de semaforos está obsoleto y que se consume más petroleo (y dolares) en los tiempos de espera que lo que valdría renovar todo el sistema para agilizar el recorrido, y por supuesto en infraestructura llevamos un rezago de unos 30 años inclusive con paises más pobres que el nuestro.Creo que todos estamos de acuerdo en que es un deber solidario consumir menos petroleo pero si me tengo que transportar enlas "latas" que tenemos como transporte publico, siento mucho no apoyar semejante desproposito

    Por cierto en Mexico, las familias tienen hasta 5 autos con tal de poder eludir la restriccion...

    ResponderEliminar
  11. Ilana, no soy gran conocedor de la "historia contaminística" de Los Angeles, pero a grandes rasgos te puedo decir que en vez de impedir la libre circulación, California estableció más temprano que nadie regulaciones que limitan las emanaciones nocivas de los carros, y eso forzó a los manufactureros de autos a modificar su producto. Por ejemplo, en California fue obligatorio el uso de convertidores catalíticos años antes de que lo fueran en el resto de los Estados Unidos (esto fue en la década de los 70s; en contraste, en Costa Rica en el 2005 todavía no son obligatorios). Hoy en día, los "emissions standards" de California siguen siendo más estrictos que los del resto de Estados Unidos, y las regulaciones de California son las que han impulsado o acelerado el desarrollo de vehículos híbridos y de tecnologías limpias. Hay un artículo muy interesante al respecto en el NY Times del 3 de agosto, podés verlo haciendo click aquí.

    Bandido, diay, estamos en la misma onda. Tenés toda la razón. Insisto, el camino al cielo está pavimentado de buenas intenciones; aquí la vara es apoyando lo que pueda servir.

    ResponderEliminar
  12. Ah, y se me olvidaba decir que en California no se limitaron a los carros, sino que también impusieron emissions standards a las refinadoras, a las generadoras de electricidad, y a todas las industrias contaminantes.

    ResponderEliminar