miércoles, 31 de agosto de 2005

De todo un poco

En los últimos días había sentido una cierta escasez de noticias interesantes para comentar. Pero los periódicos de ayer y hoy vienen cargados de noticias de las que me gusta analizar, de manera que haré una serie de comentarios “cortos” de varios temas diferentes.

▲▼▲▼▲

Tanta es la necesidad de Abel Pacheco de hablar caballadas, que no se pudo aguantar las tres semanas que le restan a una tregua firmada por él mismo con el Presidente de Nicaragua para tratar de buscar una solución negociada al conflicto fronterizo. Según la Cancillería, todavía era posible encontrar la solución, pero el Presidente con sus declaraciones se acaba de asegurar de que eso no suceda. Dice el Presidente que ahora enviará el asunto a algún organismo internacional para que lo resuelvan en arbitraje. Yo creo que más bien lo que va a hacer es dejarle el churuco al próximo gobierno.

▲▼▲▼▲

La Ley de Concesiones de nuestro país permite que la empresa privada tome la iniciativa de proponer hacer obras por concesión. Una empresa colombiana presentó un plan para arreglar y ampliar la carretera a Limón (la más peligrosa del país y, a la vez, la más importante para la economía nacional). El CONAVI rechazó la propuesta argumentando una serie de excusas que se pueden resumir de la siguiente manera: los empresarios no fueron capaces de leer la mente de los burócratas que, ni juegan ni prestan la bola. Es decir, el plan presentado por la empresa en cuestión no es idéntico a lo que esos burócratas hubieran querido, pero esos burócratas no han cumplido con su deber de iniciar un proceso licitatorio para mejorar esa vía tan importante, lo que hubiera permitido al público (y a las empresas potencialmente oferentes) conocer qué es lo tienen en mente. Como lo tituló La Nación, esta es otra obra más que quedará para el próximo gobierno.

▲▼▲▼▲

Los funcionarios públicos se pueden meter en problemas de cuatro formas diferentes. En primer lugar, están los que no hacen nada, aunque en la realidad, el incumplimiento de deberes casi nunca es castigado. Segundo, están los corruptos, que no necesitan explicación. En tercer lugar están los que hacen las cosas como creen que deben de hacerse, contra viento y marea y a pesar de la indolencia típica del sector público. Estos se meten en problemas porque al actuar, invariablemente afectan los intereses creados de los defensores del “status quo”. Por último, tenemos aquellos que se meten en problemas por bocones, es decir, por hablar más de la cuenta y sin conectar la lengua al cerebro. Entre estos, tenemos a los verdaderamente brutos, y a los vanidosos que creen que es importante figurar, aunque la noticia sea mala. Suponemos que el Ministro de Hacienda debe de ser de estos últimos. Sino, ¿cómo explicar sus geniales declaraciones al Semanario Universidad ("La gran ventaja de este Gobierno es el problema que tuvo por los temas de corrupción. Entonces, (el PUSC) no tiene una posibilidad real de reelección (...). Es una coyuntura maravillosa para Costa Rica porque yo creo que es la primera vez en la historia en la que el partido en el poder no tiene la menor posibilidad de ganar la elección")? No es que lo dicho no sea cierto, es que por dignidad un Ministro debe de abstenerse de echar sal en las heridas del partid(ito/illo/ucho) que lo tiene en tal puesto.

▲▼▲▼▲

Y los diputados del PUSC, ni lerdos ni perezosos, le están pasando la factura. Ahora exigen la renuncia de don Federico Carrillo para acelerar el trámite del Plan Fiscal. Ojalá no lo renuncien, y que tampoco aceleren el trámite. Ta vez de algo sirvan las boconadas del Ministro.

▲▼▲▼▲

Por otro lado, el gobierno anuncia la reactivación del ferrocarril (plan que hemos apaudido), el Ministerio de Obras Públicas pide una asignación presupuestaria para el mantenimiento de las ferrovías, y el Ministro Carrillo se hace el chancho al enviar el Presupuesto Extraordinario a la Asamblea Legislativa. ¿Tan rápido se van a pasear en la excelente iniciativa de don Miguel Carabaguíaz? Y el Presidente, ¿no se da cuenta? Ah, no, como lo dijo Jorge Guardia ayer, el Presidente adelantó el calendario hasta el 8 de mayo del 2006, y ahí se quedó.

▲▼▲▼▲

La reputación de la democracia costarricense está en entredicho. Los ciudadanos hemos perdido la fe en los políticos. Finalmente una iniciativa pretende – tímidamente – darnos un poco más de control sobre quién pueda llegar a calentar curules legislativas, pero los diputados la han desechado. Por supuesto. Si no fuera por el sistema actual de listas cerradas (el elector vota por una lista de diputados de un partido, sin poder escoger quién de esa lista va a llegar a la Asamblea), la mayoría de estos rumiantes no habrían llegado adonde están. Con el voto preferente, si bien seguimos conminados a votar por una lista cerrada, podríamos al menos escoger dentro de ella al candidato que quisiéramos poner en primer lugar. Al menos –reconozcamos lo bueno – los mismos diputados que rechazaron el voto preferente acordaron reducir la deuda política del 0.19% del PIB al 0.10% del PIB. En dinero contante y sonante, esa reducción representa aproximadamente unos 7.000 millones de colones.

▲▼▲▼▲

Otra víctima más de la modorra gubernamental es el Aeropuerto Juan Santamaría. En La Suiza Centroamericana no conocemos el famoso adendum, pero sabemos que la misma Contraloría ha reconocido que el contrato de Alterra no tiene “equilibrio financiero” y eso es lo que el adendum pretende subsanar. Un par de diputaditos retrógradas son suficientes para asustar a los funcionarios públicos, que con toda la razón prefieren que de ellos se diga “aquí corrió” y no “aquí murió”. Esa es la explicación de la renuncia en masa de miembros de Aviación Civil la semana pasada. Lo mismo sucedió durante la administración pasada. Y mientras tanto, el aeropuerto está colapsado, las obras de ampliación están varadas, y con el crecimiento del turismo, la próxima temporada alta promete causar un descalabro. Téngalo por seguro, estimado lector, que la solución a este conflicto también quedará para un próximo gobierno.

▲▼▲▼▲

Treinta y ocho diputados, dos terceras partes de la caballeriza, pidieron al Presidente que envíe el TLC a la Asamblea, órgano que por mandato constitucional tiene la potestad de discutirlo y aprobarlo o rechazarlo. Estoy seguro que el Presidente no hará nada al respecto. Es más, cuando la Comisión de Notables le entregue su informe a don Abel, seguramente nombrará otra junta de notables para que lea el informe y se lo expliquen en cristiano. Otro asunto más que quedará para el próximo gobierno.

▲▼▲▼▲

Diosito, ¿en qué momento fuimos a elegir gente tan insensata, insensible e incompetente?

10 comentarios:

  1. Yo estoy realmente molesto con el asunto del voto preferente. La reforma política es de mis obsesiones desde hace mucho, mucho tiempo, y el PLN+PUSC una vez más decidieron ignorar las exigencias que la gente hace.

    Lo ideal sería una reforma total, pero eso jamás se va a dar... el voto preferente tiene más de 10 años de estarse discutiendo y nada ha sucedido, mucho menos se va a dar jamás una reforma integral. Así es que mientras tanto me encantaría poder votar por MIS diputados, no por una lista donde para que quede electo uno que quiero tengan que salir otros 4 burros.

    ResponderEliminar
  2. No estoy tan seguro de las bondades del voto preferente. Me pregunto, por ejemplo, cuál sería entonces el papel de los partidos políticos. No es que los existentes sirvan, pero yo sí creo que el sistema de partidos es necesario en una democracia representantiva. Mi impresión es que el voto preferente terminaría por destruirlos porque los diputados no tendrían que responder ante los partidos que los llevaron al poder. En última instancia, con el voto preferente, ya no habría necesidad de partidos como intermediarios para accesar al poder. Acepto que puedo estar equivocados, pero mi primera reacción es de gran escepticismo.


    Atte. Klever

    ResponderEliminar
  3. JD, yo también creo que es necesaria una reforma total, pero en este país esas reformas se dan de a poquitos, despacito y con buena letra. Es una lástima que ni siquiera este paso tan pequeño podamos dar. Pero claro, los diputados saben que detrás de este cambio vendrían otros, y ni a p*[email protected] van a permitir que se afecte su modus vivendi. Fijate en el PUSC, que todos los "primeros lugares" son repitentes.

    Klever, justamente lo que yo creo es que los diputados deben de responder a sus electores, porque lamentablemente los partidos han dejado de representarnos. En todo caso, desde hace mucho los diputados no responden a sus partidos (fijate no más en las fracciones del PUSC, PLN y PAC en la actual legislatura), y andan, como dicen por ahí, a la libre. Si al menos se debieran a sus electores, otro gallo cantaría.

    ResponderEliminar
  4. Dean:

    Pero precisamente el voto preferente lo que va a hacer es terminar con el papel de los partidos políticos, acentuando el caos que tenemos ahora y que se ve reflejado en esta Asamblea Legislativa. Hay que tratar de revertir el proceso no hacerlo todavía más grave.


    Klever

    ResponderEliminar
  5. Klever, yo creo que es una buena estrategia para un candidato mantener el control sobre los candidatos a diputados, de manera que si llega a gobernar, tenga ese respaldo en la Asamblea. Lo que hizo Toledo fue una soberana estupidez, pero al final de cuentas no importa porque es más probable que un gallo ponga un huevo a que ese maje alcance la Presidencia. Pero sigo creyendo que en medio de la descomposición social de nuestro país, no importa cuán cuidadoso sea el candidato, al final de cuentas los diputados lo van a mandar a pastar si les calienta el sol por otro lado. Pero es un tema (el del sistema de elección) en el que definitivamente hay mucha tela que cortar, y no creo tener el conocimiento para hablar con demasiada autoridad. Lo que si creo es que la gente debería de poder votar directamente por candidatos a diputados de su jurisdicción, aunque sea por partidos, pero no que suceda lo de hoy, donde un votante de Tibás puede estar ayudando a elegir a un diputado de Moravia.

    ResponderEliminar
  6. Klever:
    Yo creo que hay varios cuestionamientos que hacerle al voto preferente. Pero ninguno no tiene solución.

    Se dice que puede causar mayor clientelismo, despilfarro de dinero en propaganda, donaciones irregulares, y alejamiento de los partidos. Es tan simple como prohibir que los candidatos hagan propaganda por sí mismos en los medios de comunicación. Ellos se limitarán a hacer volantes y stickers si quieren, visitar comunidades y presentarse ante la gente. De la propaganda masiva se encargará el partido, que tendría la obligación de publicitar en forma igualitaria a todos los candidatos en puestos elegibles.

    Además el voto preferente tiene la gigante ventaja de que crea ciertas "jerarquías"... ya no será lo mismo para un diputado llegar electo con 100 mil votos para su persona, que 100 mil votos para su partido. Ese diputado sabe que se debe a la gente, que tiene que rendir, y que los ojos están sobre él (o ella).

    Así también podremos saber quiénes fueron electos por rebote y quiénes de verdad se lo ganaron. Así diputadillos de cuarta como Elvia Navarro no pueden salir diciendo "fuí electa por el pueblo de Pérez Zeledón", cuando todos sabemos que salió electa gracias a que al PAC le fue muy bien en los cantones centrales de San José. ¿Qué legitimidad hubiera tenido ella para salirse del partido que la llevó al poder, si se supiera cuánta gente de verdad votó para elegirla?

    ResponderEliminar
  7. Pero se me hace, entonces, que la solución iría más por crear más distritos electorales en donde cada uno elija directamente a sus representantes. El cuidado que hay que tener es que muchas veces proponemos una solución que es peor que la enfermedad.

    Klever

    ResponderEliminar
  8. En eso si te doy razón, Klever, hay que crear distritos electorales y permitir a la gente escoger sus diputados.

    En otro orden de cosas, con tremendo dolor en el alma he de reconocer que me adelanté demasiado cuando dije en el post que los diputados habían acordado bajar la deuda política al 0.10%. Eso fue en comisión, pero lamentablemente al día siguiente se cocinó el acuerdo entre el PLN y el PUSC para que cuando llegue al plenario lo suban a 0.14% ó 0.15%. Lo mío fue un caso de "much ado about nothing".

    ResponderEliminar
  9. No... si hay una solución peor que lo que tenemos actualmente es crear distritos electorales donde se elija un único diputado. Eso sí tendría consecuencias nefastas para la democracia, porque estaríamos eliminando la representación proporcional.

    ¿Qué pasa si implantamos un sistema así? Que un partido fácilmente puede barrer con una abrumadora mayoría de las diputaciones, aunque sus votos no lo reflejen. Pongamos un ejemplo muy simple... digamos que están 3 partidos participando en las elecciones, en 57 circunscripciones que elijen un diputado cada uno. Por obra de la casualidad, los resultados quedaron iguales en todas... el partido X ganó por un voto en las 57, y sacó el 33.34% de los votos. Mientras tanto el partido Y y el partido Z sacaron el 33.33% en todas. Lo justo en este caso sería otorgarle un tercio a cada partido, y tal vez reconocerle una pequeña diferencia al partido X por haber sacado un 0.01% más.
    Pero si sólo elegimos a una persona por distrito electoral, estaríamos eligiendo 57 diputados del mismo partido.
    Algo tal vez no tan dramático pero sí similar hubiera ocurrido en las elecciones pasadas. El PUSC ganó el voto para diputados en seis de las 7 provincias (sólo Heredia no, donde ganó el PAC)... lamentablemente no tengo los datos por cantones, pero es un hecho que ganó la mayoría de cantones. Gracias a esto, el PUSC hubiera obtenido muchos más diputados de los que tiene en la actualidad, posiblemente más que suficientes para una poco merecida mayoría simple. Un ejemplo de esto es Gran Bretaña... en las elecciones de 1997, el Partido Laborista sacó un pelito menos que 45%, pero obtuvo el 63% de los escaños.

    Hay otras alternativas para mejorar el método que tenemos... en algún momento se propuso un plan que hablaba de crear 9 circunscripciones de 5 diputados cada una. Eso suena un poco mejor, así uno vota por las cabezas de papeleta y no por sextos o sétimos lugares.

    Y también está el sistema alemán, que mezcla brillantemente el sistema de lista y el de circunscripción unipersonal. En Costa Rica por ejemplo, asumiendo que no se aumentara el número de diputados, se podrían establecer unas 30 o 35 circunscripciones donde se elija un único diputado en cada una. Y se establecen listas nacionales que sirvan para aplicar la representación proporcional... así por ejemplo el elector tendría dos papeletas para diputados. En una escoge al representante de su distrito electoral, su diputado directo. El otro voto es para establecer cuantos diputados deberá tener cada partido en total, y los de la lista se utilizan para rellenarlo. Así si un partido obtuvo el 20% de los votos en todo el país pero ninguna diputación directamente, entonces se le otorgan suficientes diputaciones de la lista nacional para completar el 20% (o cerca) del total de la Asamblea. Si un partido obtuvo el 5% de los votos pero ganó una diputación directa, no se le otorga ninguno de la lista nacional.

    Lo mejor de ambos mundos, pero sería virtualmente imposible de explicar a un electorado apático y lamentablemente, bien ignorante.

    ResponderEliminar
  10. Interesantes propuestas, definitivamente. Nada más me queda aclarar que cuando hablé de distritos electorales no tenía en mente que fueran "unipersonales", sino simplemente a establecer jurisdicciones diferentes de las de nuestro inexpugnable mapa político, cada una con más o menos el mismo número de electores, asegurando que cada diputado represente (más o menos) al mismo número de gente y, sobre todo, que los diputados se deban a la gente que los eligió y no a favores que le deben o que debe a terceras personas.

    ResponderEliminar