lunes, 9 de mayo de 2005

A la caza de votos

El problema de los principales partidos políticos en nuestro país – con poquitas excepciones – es que carecen de dignidad para rehusarse a recibir un voto. Más bien, hacen lo que sea por asegurarse un voto, aunque implique traicionar los principios sobre los que se fundaron o abandonar las banderas y los sectores sociales que dicen representar.

Partidos políticos como el PLN – que nació de un centro de estudio de la realidad nacional, con una base ideológica definida y el objetivo de representar a las clases medias del país – o como el PUSC y el PAC que surgieron como simples (o tal vez complejas) máquinas electorales aprovechando circunstancias específicas de su coyuntura, han propiciado una “democracia” de grupos de interés, en vez de la verdadera democracia representativa. Hoy en día el PLN es capaz de acuerpar sin sonrojo las causas de los industriales y de los propietarios de bancos, justo aquellos que el partido se dedicó a combatir (y nacionalizar) en sus albores. El PUSC, a pesar de no surgir de un verdadero esfuerzo ideológico concertado, siempre se declaró defensor y representante de los sectores más necesitados. Sin embargo hoy enarbola las banderas de sectores de la clase media que cada vez reclaman más beneficios y privilegios para sí, en detrimento de los más pobres. El PAC, que nunca pretendió representar más que los intereses electorales de Otón Solís, al menos es congruente en su política de tratar de quedar bien con Dios y con el diablo con tal de maximizar su caudal electoral.

Este comentario viene a colación a raíz del reporte de La Nación de hoy sobre el esfuerzo que hacen las bancadas legislativas del PUSCy el PLN por concertar una agenda de proyectos para discutir y votar en este último año del cuatrienio. La agenda que se negocia incluye los siguiente proyectos:

Paquetazo Fiscal: el PLN, que se cree ya en el poder a partir del 2006, reza por la aprobación de nuevos y mayores impuestos, que les permitan tener más dinero para gastar alegremente, sin tener que preocuparse por contener y readecuar el gasto cuando regresen a Zapote. El PUSC está dividido en dos sectores, pero ambos apoyan el Paquetazo. Están los que rezan por una victoria de Oscar Arias, creyendo que ello salvará la credibilidad del bipartidismo, y por ende apoyan las pretensiones impositivas del Palomo de la Paz. Y están los seguidores de Ricardo Toledo, quien tiene tal capacidad para el autoengaño que es perfectamente capaz de creer que puede ganar las elecciones, y que por ende le van a caer bien los ingresos adicionales. Por último, el PAC parece que se va a tragar el cuento de que este Paquetazo va a joder a los ricos y beneficiar a los pobres, lo cual juega perfectamente bien con los resentimientos sociales de su fundador.

Pensiones tempranas para algunos educadores: aquí el cálculo es muy sencillo. Esta ley beneficiará a 7662 maestros con una bien jugosa pensión “juvenil”, y los tres partidos creen que se pueden repartir esos 7662 votos. Por ello el apoyo será unánime, sin importar la magnitud del hueco fiscal que ello provocará, justo en estos momentos en que el gobierno se queja de la falta de recursos y se escuda en ella para no hacer nada.

Ley de Migración: no importa lo que diga la ley, mientras se joda a los nicas o al menos pueda ser presentada como una garroteada a los nicas, va a ser una ley popular y los tres partidos van a querer capitalizar el apoyo xenofóbico.

Regulación de donaciones extranjeras a campañas políticas: un saludo a la bandera que los tres partidos están seguros de poder burlar en las próximas elecciones, pero creen poder capitalizar con los “votantes éticos”.

TLC con el Caribe: cuenta con el apoyo de todo el mundo. Qué raro que lo que es bueno para el ganso no sea bueno para la gansa (el TLC con Estados Unidos). Lo interesante es que el potencial de beneficio de este TLC es mínimo comparado con el del CAFTA, pero este es tema para otra ocasión.

La honrosa excepción al tema que motiva este comentario parece ser el Movimiento Libertario. Aunque en otras ocasiones lo he tildado de populista y demagógico (ver por ejemplo El derecho a tener un perol), al menos hay que reconocerle al ML su valentía para rechazar votos que comprometerían su ideología. En este país de gente domesticada por el paternalismo estatal, donde todos nos tragamos sin chistar los nuevos impuestos que se inventa cada cuatro años el gobierno de turno, con el cuento de ser más solidarios con los más necesitados, el ML ha tenido la gallardía de oponerse a la creación de más impuestos, a expensas de ser tildados de elitistas y desalmados. Esperemos que el ML nos salve de más impuestos y pensiones juveniles. Esperemos que el ML se atreva a decir “renunciamos a esos 7662 votos de los maestros, creemos que podemos atraer más votos de la gente que nos agradecerá no permitir expoliar sus recursos con la creación de privilegios tan odiosos”. Por mi parte, faltará mucho trecho para que el ML se gane mi voto, pero la brecha se habrá reducido.

2 comentarios:

  1. A los fachos del ML les pasa lo mismo que a los comunistas radicales: son por lo menos claros de lo que quieren hacer cuando estén en el poder. Como suena tan volado, nadie les cree, pero cuando lo aplican, todos se quejan.

    ResponderEliminar
  2. Como reza el dicho "Aquí no hay santo donde persignarse". Cada uno corre para donde más calienta el sol mientras que los que quedamos en medio cargamos con su incongruencia.

    Y tengo que decirlo aquí, espero mi hermana, la cuál es maestra, me perdone: a esos 7662 maestros y su ley...¡sean más concientes!, si nuestros "líderes políticos" no tienen 3 dedos de frente, tengan ustedes discernimiento ¿Y los demás profesionales de este país? O es acaso posible poder disfrutar de mi pensión dentro de 40 años...

    ResponderEliminar