jueves, 26 de mayo de 2005

Uno cortito

Tan acostumbrados están los políticos en este país a que la mayoría de los costarricenses no tienen capacidad analítica ni crítica (por culpa de un sistema educativo que los mismos políticos han fomentado para crear seres domesticados), que ante cualquier pregunta de un periodista se dejan decir la primer tontera que se les venga a la cabeza, sin reparar en las consecuencias de lo que puedan estar diciendo. Hoy tenemos un excelente ejemplo.

A propósito de los 17,500 millones de colones que las instituciones del sector social se “engavetaron” durante el 2004 en vez de gastarlos en los programas de combate de la pobreza, la Ministra de Salud y Coordinadora del Consejo Social del Gobierno de la República se dejó decir, según lo transcribe La Nación de hoy, que uno de los problemas que impiden gastar el dinero es que “las organizaciones no gubernamentales [...] tienen que cumplir con requisitos de idoneidad y organización que a veces no tienen toda la fortaleza para cumplirlos”. A raíz de esto, la Ministra pide que se disminuyan los controles a estas ONGs.

Pregunta: ¿si algunas ONGs no cumplen los requisitos de idoneidad y organización, verdaderamente las queremos a cargo de brindar atención a los sectores más vulnerables de la población costarricense? En todo caso, ¿no correspondería más bien idear programas para fortalecer a esas ONGs, en vez de pedir eliminar controles a organizaciones “no idóneas”?

1 comentario:

  1. Sin contar que ejecutar presupuestos del estado a través de instituticiones NO gubernamentales, ha sido sancionado por la sacrosanta Contraloría General...

    Para la brillante comentarista, sabiduría antigua: No es lo mismo la gimnasia que la magnesia.

    ResponderEliminar